espectaculos

Lunes, 24 de agosto de 2009

TEATRO › CICLO DE NUEVA DRAMATURGIA EUROPEA

Un cruce de lenguajes

Organizado por el Goethe, el encuentro teatral que comenzará hoy permitirá conocer el trabajo de jóvenes autores de Suiza, Italia, Francia y Alemania, con dirección y actuación de argentinos.

 Por Carolina Prieto

Hoy comienza la cuarta edición del ciclo de semi-montados organizado por el Goethe Institut, que permite conocer las nuevas voces de la dramaturgia europea en montajes aún no concluidos a cargo de directores y actores locales. Un diálogo interesante entre artistas extranjeros y argentinos que se desarrollará los lunes, martes y miércoles a las 20 en la sala Espacio Callejón (Humahuaca 3759 ), con entradas a diez pesos y la posibilidad de intercambiar ideas y debatir con los autores tras las funciones. Esta vez vendrán dramaturgos de Suiza, Italia, Francia y Alemania en un proyecto que año a año se consolida y cuenta con la colaboración de entidades como el Instituto Italiano di Cultura, la Alliance Française, y las embajadas de Suiza y Francia.

El telón se levanta esta noche con Idilio final, del suizo Jens Nielsen, actor, locutor, performer y autor de textos teatrales y piezas radiofónicas nacido en 1966. La obra es una exploración de los recuerdos y las identidades familiares que pone de manifiesto la fragilidad del grupo en un mundo fragmentado. Y, sobre todo, un espejo de la desorientación de los personajes, como desprovistos de una unidad interior. Agustina Muñoz, la autora de Las mujeres entre los hielos (Premio Nacional de Dramaturgia del Instituto Nacional del Teatro 2006) y El calor del cuerpo es la responsable del montaje que se repetirá el miércoles próximo. “Leímos varias veces la obra antes de ponernos a trabajar; en cada escena se amontonaban pistas, supuestos, mascotas, problemas de sexualidad, símbolos de vida, de muerte y crucigramas en austríaco. Nosotros creemos que en esta pieza no hay final, y tampoco idilio. Más bien es la continua repetición de una condena, en la que se espera que una familia entienda por qué está ahí, repitiendo anécdotas del pasado, como si en esa actividad hubiera algún mapa posible.”

El lunes próximo y el martes 1º de septiembre serán noches ciento por ciento italianas con Hermanos, de Fausto Paravidino (el niño mimado de la escena teatral de su país) y dirección de Gianluca Barbadori. Por esta pieza, el autor (que también es actor de cine, teatro y televisión) obtuvo el premio Pier Vittorio Tondelli (1999) y en 2001 el premio UBU, uno de los más importantes galardones del teatro italiano. Según Barbadori (que alterna su trabajo entre Argentina e Italia con proyectos de co-producción entre ambos países) se trata de “un texto esencial, directo, a veces aparentemente simple, pero que deja mucho espacio para crear. Es un material que cobra fuerza en su dimensión teatral”. De nuevo, un ambiente familiar en el que tres hermanos desatan un torbellino de mentiras, celos, frustraciones y broncas de consecuencias insospechadas.

La autora Leslie Kaplan, nacida en Nueva York y radicada en París, tiene una fuerte difusión internacional: sus textos fueron traducidos a diez idiomas. El lunes 7 y el martes 8 de septiembre se verá Toda mi vida he sido una mujer, un obra que mezcla voces femeninas sobre distintos temas mediante formatos diversos. Dice la directora Vilma Rodríguez ( Entretanto las grandes urbes, de Rafael Spregelburd, Genealogía del niño a mis espaldas, de Ignacio Apolo; y ¿Qué hicimos?, de Jöel Pommerat): “No hay acotaciones escénicas, no hay indicaciones de personajes, sólo una sucesión de palabras en las que se reconocen voces femeninas que reflexionan sobre la existencia, la identidad y el sexo con eslóganes publicitarios, frases de libros de autoayuda y listas de utilidades de una multi-procesadora. Es una experiencia vertiginosa que provoca un efecto dual de repulsión y atracción. Quizás sea el abismo que van abriendo las palabras a lo largo del texto lo que más me atrajo, lo que me provocó el definitivo deseo de arrojarme a ese vacío”.

La inmigración ilegal y el encuentro con el otro son los ejes de El último territorio, de la alemana Anne Habermehl, una ascendente autora de menos de 30 años, que en 2008 fue seleccionada para participar en el workshop de dramaturgos del prestigioso festival Theatertreffen de Berlín, donde le encargaron como premio escribir una pieza. Y es ésta la que ofrecerá el 14 y 15 de septiembre en Buenos Aires. “La inmigración es la excusa de Habermehl para invitarnos a transitar otros territorios, más íntimos y personales, plagados de pulsiones, sentimientos contrapuestos. Un confín que tal vez despierte en nosotros algo extraño que se infiltra y corroe lo que aparenta ser normal”, cuenta la directora Analía Fedra García, merecedora de dos becas de formación en Alemania y responsable de la elogiada puesta de Chiquito, de Luis Cano.

De Suiza llega Los dorados últimos años, de la dramaturga y novelista Sybille Berg (lunes 21 y martes 22 de septiembre). Es una suerte de fábula musical sobre la maldad y la burla en las relaciones humanas a través de personajes marginados que no tienen nada que perder. Según la directora Carolina Balbi (La luz interior, Red Hot) el espectáculo sugiere una vuelta “al pasado de la escuela secundaria donde las categorías del mundo construyen una personalidad que no siempre es la que queremos. Pero la vida da vueltas como un carrusel y nada es como parece”.

Por último, Mis muy privados festivales mesiánicos, de la alemana Felicia Zeller cierra el ciclo el lunes 28 y martes 29 de septiembre. Considerada una experta en los juegos de lenguaje, la autora propone drama social sobre la necesidad de ayudar a otros y las dificultades de hacerlo, desde una mirada cargada de sarcasmo e ironía. Para escribir el texto, se basó en la vida cotidiana de tres asistentes sociales y su trabajo en el ministerio público. La dirección será del boliviano, radicado en Buenos Aires, Percy Jiménez (Sirenas, Una pintura rupestre), para quien las protagonistas están metidas en una situación en que la realidad supera cualquier intento por controlarla y la planificación es una herramienta inútil.

Compartir: 

Twitter
 

Toda mi vida... se verá en Espacio Callejón.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.