espectaculos

Miércoles, 30 de diciembre de 2009

TEATRO › SE PRESENTó LA PROGRAMACIóN DEL COMPLEJO TEATRAL DE BUENOS AIRES

“La temporada 2010 está financiada”

Lo dijo el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, durante la conferencia en la que se anunciaron los estrenos del año por venir.

 Por Carolina Prieto

A dos días de terminar un año marcado por la gripe A y la concomitante caída de público durante el invierno, sumado al retraso en los pagos a varios de sus elencos, el Complejo Teatral de Buenos Aires (CTBA) anunció la temporada 2010, que arrancará mucho antes que de costumbre y que coincidirá con el 50º aniversario del Teatro San Martín. “Desde que asumimos era una ambición retomar la programación de verano y recuperar así una gran oportunidad. Los meses de verano son casi una temporada más, por la cantidad de gente que hay en la ciudad y que va al teatro”, dijo Hernán Lombardi, ministro de Cultura porteño, al abrir la conferencia de prensa realizada en la sala Cunil Cabanellas. De esta forma, el 14 de enero se repondrá Tramatango, con coreografía y dirección de Milena Plebs, en el Teatro Presidente Alvear, y Krapp, la última cinta magnética, de Beckett, dirigida por Juan Carlos Gené y con la actuación de Walter Santa Ana, en la sala Cabanellas. El 21 de enero regresa a la sala Casacuberta Medea, de Eurípides, en versión de Cristina Banegas y Lucila Pagliai, con dirección de Pompeyo Audivert, y una semana más tarde se estrenará en la sala Martín Coronado Mucho ruido y pocas nueces, adaptada y dirigida por Oscar Barney Finn. La comedia de Shakesperare, protagonizada por Virginia Innocenti, Sergio Surraco y Salo Pasik, había sido programada para noviembre pasado, pero el recorte presupuestario postergó el debut.

A la actividad estival, Lombardi sumó dos acciones más en tanto puntos centrales del próximo año. “Queremos que el San Martín vuelva a salir al mundo. En este sentido, viajarán elencos argentinos al Festival de Teatro de Bogotá y luego girarán por España. Otro punto importante es seguir recuperando al público joven con entradas a 5 pesos.” Kive Staiff, director general y artístico del CTBA, destacó en esta línea el estreno de 1810, un texto de Martín Coronado con dirección de Eva Halac, como una de las propuestas fundamentales para los estudiantes. La obra llega en abril al Teatro de la Ribera, sala que desde este año tendrá una programación casi exclusivamente volcada al tango, tanto a nivel musical como coreográfico. “Es una obra ambientada en los últimos tres días previos a la Revolución de Mayo, con funciones especiales para estudiantes de martes a viernes por la mañana y la tarde”, dijo Staiff. Antes de que el director detallara la oferta de los cinco teatros municipales (San Martín, Alvear, Sarmiento, Regio y de la Ribera), Lombardi se esforzó por despejar dudas. “La temporada 2010 está totalmente financiada”, insistió. “Este año tuvimos problemas, pero los artistas pusieron el hombro y con los cinco millones aportados por el Ministerio de Cultura pudimos sortear los inconvenientes.” Quien aclaró el presupuesto 2010 fue Carlos Elía, director adjunto del CTBA: “Es de 66 millones 800 mil pesos. Ya lo aprobó la Legislatura porteña, falta que lo promulgue el gobierno”, señaló.

En la Martín Coronado se estrenará el 15 de julio La vida es sueño, de Calderón de la Barca, una coproducción con el grupo español Focus, con dirección de Calixto Bieito y las actuaciones de los locales Joaquín Furriel, Osvaldo Santoro, Ana Yovino y Lautaro Delgado, entre otros. Se trata de una de las apuestas fuertes del año, de la mano de un controvertido director hispano, reconocido por sus peculiares interpretaciones de textos clásicos y óperas. La sala Casacuberta albergará desde fines de marzo la pieza francesa Estaba en casa y esperaba que llegara la lluvia, de Jean Luc Lagarce, en una puesta de Stella Galazzi, y en agosto recibirá una obra de origen judío, El Dibuk, de Shlomoh Aan-Ski, traducida y dirigida por el argentino radicado en Israel Jacobo Kaufmann, con música de Marcelo Moguilevsky. En la sala Cunill Cabanellas se podrá ver desde el 8 de abril Los sueños de Cohanaco, de los jóvenes Mariana Chaud y Leandro Halperín, con actores también pertenecientes a las nuevas generaciones; y desde mediado de julio se presentará El panteón de la patria, de Jorge Huertas.

Daniel Suárez Marzal dirigirá una versión de La gran magia, del autor italiano Eduardo De Filippo, desde el 15 de abril en el Alvear, con un numeroso elenco encabezado por Víctor Laplace, Gustavo Garzón, Karina K, Sandra Ballesteros y Luis Longhi. Para esa fecha, se podrá ver en el Regio Santa Juana de América, del argentino Andrés Lizarraga (fallecido en Caracas y ganador del premio Casa de las Américas), con Alejandra Flechner y Juan Palomino en los roles centrales y puesta de Hugo Alvarez. Y en agosto, Villanueva Cosse tiene previsto estrenar Largo viaje de un día hacia la noche, de Eugene O’Neill. Las nuevas tendencias estarán presentes en el teatro Sarmiento, espacio dedicado a la experimentación escénica, con El pasado es un animal grotesco, escrito y dirigido por Mariano Pensotti (desde el 18 de marzo) y Estado de ira, de Ciro Zorzoli (desde mediados de julio). A su vez, el Ballet Contemporáneo del San Martín repondrá Voces del silencio, de Mauricio Wainrot, y Escrito en el aire, de Oscar Araiz, además de una nueva versión de Carmina Burana, también de Wainrot. Entre las novedades se destacan un programa con obras de Carlos Casella, Diana Theocharidis y el mismo Wainrot y la visita de algunos coreógrafos extranjeros. Los chicos podrán descubrir dos nuevas propuestas del Grupo de Titiriteros que conduce Adelaida Mangani: Una gaviota afortunada, basada en una novela de Luis Sepúlveda, y El Caballero de la mano de fuego, de Javier Villafañe.

Para celebrar el medio siglo de vida del San Martín, habrá durante el año propuestas específicas. Un documental de Mario Sabato sobre guión de Aída Bortnik, un espectáculo dirigido por José María Paolantonio, una muestra de fotos, la edición de un libro especial y un concurso abierto para el diseño de la identidad visual del teatro en su 50º aniversario. “Queremos hacer una celebración profunda”, advirtió Staiff, decidido a traer a varias personalidades extranjeras vinculadas con las artes escénicas para dar charlas y talleres especiales. Y reconoció: “No tenemos la misma capacidad de producción de diez o veinte años atrás. Los tiempos y los números son otros”. En cuanto a las demoradas reformas edilicias, un presupuesto adicional de seis millones de pesos intentará poner al día las obras del Complejo Teatral, aseguró Lombardi.

Compartir: 

Twitter
 

Staiff, Lombardi y Elía aseguraron que los problemas económicos del CTBA quedaron atrás.
Imagen: Bernardino Avila
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.