espectaculos

Jueves, 20 de octubre de 2011

TEATRO › LA COMPAñIA ITALIANA ABSURDA COMICA HARA OBRAS Y TALLERES EN EL TEATRO EMPIRE

“Tenemos al peor clown en el gobierno”

Los romanos Stefano Di Pietro, Cristiano Beffa y Alfredo Colombaioni mostrarán El circo de Dario Fò, Libertad obligatoria, de Giorgio Gaber, y Concierto para clown. “Todo espacio es bueno para hacer teatro cuando las obras toman temas que interesan o preocupan”, dicen.

 Por Hilda Cabrera

Integran la compañía Absurda Comica y dicen arriesgarse trayendo una adaptación propia de Mistero Buffo, de Dario Fò, “con los tiempos y ritmos del circo” –y la anuencia del gran actor, dramaturgo y escenógrafo italiano, premiado con el Nobel de Literatura 1997– más un monólogo de Giorgio Gaber, autor desconocido en la Argentina. Ellos son los romanos Stefano Di Pietro, Cristiano Beffa y Alfredo Colombaioni, artistas que completan estas presentaciones en el Teatro Empire con un espectáculo para todo público. A los títulos El circo de Dario Fò; Libertad obligatoria, de Gaber; y Concierto para clown, suman los workshops “El gesto y la ironía” y “El payaso en el teatro de Dario Fò”. Tanto los espectáculos como los talleres son en español.

Di Pietro se formó en técnicas de clown con los hermanos Colombaioni y trabajó en La Comuna y la Compañía Teatral Dario Fò-Franca Rame, también lugar de estudios de Beffa. Ambos coinciden con la actitud crítica del maestro ante hechos y actitudes de sectores culturales y políticos de Italia. Colombaioni pertenece a una familia de tradición circense en Italia. Enseñó acrobacia y mímica en la Escuela Internacional del director, actor y teórico italiano Eugenio Barba (creador del Odin Teatret), y participó en su juventud en películas de Federico Fellini. Es conocida la fascinación del realizador italiano por esta familia, plasmada en la participación de sus integrantes en las películas Las noches de Cabiria, Amarcord, Roma, La nave y Casanova. Fellini, incluso, les dedicó el film I Clowns, donde trabajó Alfredo. Absurda Cómica programa giras, con preferencia por América latina, incluyendo en ocasiones a actores locales. En esta entrevista con Página/12 destacan especialmente el teatro de Gaber, cantante, actor y escritor, “cuya estética es diferente a la de Fò”. Gaber, quien falleció en 2003, a los 64 años, “fue (en Italia) el creador de un género, el teatro-canción, con letras satíricas y de protesta”, como puntualiza Beffa.

–¿Libertad obligatoria (para dos actores) es también una versión?

Stefano Di Pietro: –Es una reflexión sobre el hombre y su época. Esas dos palabras son un juego, una está en contra de la otra. Si hay libertad, ésta no puede ser obligatoria. Cuando decimos libertad estamos enunciando algo positivo, pero sabemos que no basta como palabra para que sea buena. La letra (teatro-canción) en italiano es L’elezioni. Libertà obbligatoria. Gaber escribió sobre situaciones particulares de nuestro país y sobre el amor, desde una lectura realista.

Cristiano Beffa: –El sentimiento del amor es el mismo en todo el mundo, pero él lo describió sin hipocresías, con lo mejor y lo peor y de una manera irónica y sensible.

S. D. P.: –No acostumbramos llevar al extranjero obras críticas de Garber, que fue en algunas épocas prohibido en la radio y la televisión italiana (su canción satírica “Io se fossi Dio”, Si yo fuese Dios), pero necesitábamos traer este monólogo a la Argentina para que lo conozcan mejor. La crítica en nuestros espectáculos es ya “obligada” a través de los textos de Fò.

–¿Cómo es en ese aspecto la situación en Italia?

S. D. P: –Nosotros decimos que con las giras “estamos en fuga”. En Italia hay libertad para ser y hacer de todo: ser ladrón y mistificador y periodista comprado. Esa es la libertad que existe.

–¿La que permite la impunidad?

S. D. P.: –Así es. Sentimos rechazo hacia Silvio Berlusconi, pero más que eso, nos da miedo que Berlusconi “se encarne en nosotros”. Hace muchos años que está en el poder, y eso se mete por debajo de la piel.

–¿Algo así como un modelo que baja del poder y se extiende?

C. B.: –Que baja y nos nivela. Nos vamos acostumbrando a ver y aceptar que lo peor de la sociedad ocupa espacios.

–Uno de los workshops programados ser refiere al legado del payaso en el teatro. ¿Cuál es ese legado?

Alfredo Colombaioni: –Yo hago de clown; soy el payaso en todas sus expresiones. En el movimiento y el gesto, y de forma loca, romántica o poética, según la situación cómica del momento. Mi personaje cambia: no se manifiesta sólo de manera física o acrobática. El clown no tiene años: pertenece al presente, el pasado y el futuro. Debe encontrar siempre la misma chispa, la magia que transmita todas las emociones. Debe hallar la mímica, el “tempo”, y sentir el deseo de hacer reír al público. No hay una receta. Desde mi trabajo en la Escuela de Eugenio Barba pasó mucho tiempo y el mundo cambió, pero no el deseo de que el público ría y se emocione. C. B.: –Ahora tenemos un clown en el gobierno.

S. D. P.: –El peor que existe en el mundo. No hace reír. Y eso que en Italia tenemos buenos clowns, verdaderos artistas.

–En ese clima, ¿qué incidencia tienen los “indignados” de Italia?

S. D. P.: –Algunos italianos se están despertando, y es bueno que sean los jóvenes.

–¿Cómo organizaron Concierto para clown?

A. C.: –En esta obra para todo público actuamos los tres. Son fragmentos de espectáculos de tradición del circo creado por familias. Partimos de la tradición de los Colombaioni, relacionados con la Commedia dell’Arte. Estos son momentos particulares, tomados desde mi sensibilidad. Esta obra es para niños y adultos. Los niños son muy inteligentes y saben si un payaso hace bien su trabajo.

–¿Actúan en espacios al aire libre?

C. B.: –En la calle, en el teatro... Todo espacio es bueno para hacer teatro cuando las obras toman temas que interesan o preocupan.

S. D. P.: –La respuesta del público es parecida, aunque el ambiente social y político sea distinto. Trabajamos también en cárceles y en manicomios para expresar allí nuestras opiniones, y porque estamos a favor de la inclusión.

A. C.: –Improvisamos situaciones, adaptándonos al lugar donde vamos a actuar y competimos por buscar lo justo, lo mejor.

–¿Con qué escenografía trabajan?

S. D. P. –Trajimos una escenografía diseñada por Fò: una tela donde aparecen pintados tres clowns moviéndose en el aire. La realizó nuestro escenógrafo, que trabaja en Cinecittà.

–¿Los tres participaron en cine?

C. B.: –Sí, pero no con realizadores tan célebres como Fellini.

A. C.: –Yo era muy joven en aquella época y me daba miedo estar entre gente tan famosa. Pero Fellini era un ser extraordinario. Comprendía, y explicaba qué debía hacer todas las veces que era necesario. Era así con todos.

–¿Mantienen un repertorio?

S. D. P.: –Sí, de teatro cómico, clásico y de Commedia dell’Arte, pero también preparamos obras nuevas para poner un poquito de riesgo en nuestras vidas. Estamos en Argentina sin que ninguna institución pague por nuestra presencia. Ese es otro riesgo. Presentamos los espectáculos en español y difundimos el pensamiento de Gaber. Esto, para nosotros, es muy importante. Gaber era un gran artista y una gran persona.

Funciones: El circo de Dario Fò (jueves a las 21 y sábado a las 20.30; entradas: 70 y 50 pesos para estudiantes y jubilados). Libertad obligatoria, de Giorgio Gaber (sábado a las 22.30; entradas: 70 y 50 pesos para estudiantes y jubilados). Concierto para clown (espectáculo para todo público), viernes y sábado a las 17. Entrada general: 40 pesos. Menores de 2 años no pagan.

Workshops: viernes y sábado de 11 a 14. Para personas con o sin formación artística.

En el Teatro Empire, Hipólito Yrigoyen 1934. Reservas: 4953-8254. Espectáculos en gira.

Compartir: 

Twitter
 

Di Pietro, Colombaioni y Beffa, integrantes de la compañía Absurda Cómica.
Imagen: Leandro Teysseire
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared