espectaculos

Domingo, 18 de marzo de 2012

TEATRO › GUILLERMO PARODI, NUEVO DIRECTOR EJECUTIVO DEL INSTITUTO NACIONAL DEL TEATRO

Conectar, intercambiar y transmitir

El actor, dramaturgo y director, que venía desempeñándose como coordinador del área Teatro del ECuNHi, fue designado tras la renuncia al cargo de Raúl Brambilla. “Es momento de revisar lo actuado y pensar en cambiar los ejes de discusión”, afirma Parodi.

La renuncia del director teatral Raúl Brambilla a su cargo de director ejecutivo del Instituto Nacional del Teatro, luego de casi ocho años en el cargo (el máximo de la gestión), y la demora en la designación del nuevo titular (producto en parte de disputas internas) habían dado lugar a encuentros y asambleas organizados por distintos sectores del teatro independiente, entre otros la Asociación Argentina del Teatro Independiente (Artei), integrada por ochenta salas. Finalmente, y sin que mediara una conferencia de prensa, se dio a conocer el nombre del elegido por el secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia. Se trata del actor, director y dramaturgo Guillermo Parodi, quien venía desempeñándose como coordinador del área Teatro del Espacio Cultural Nuestros Hijos (Ecunhi), de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, instalado en el predio de la ex ESMA. Asumiendo que éste es un momento delicado e informado de los reclamos del sector, Parodi optó por ofrecer entrevistas individuales: “Propuse una conferencia, pero Coscia me respondió que lo urgente era empezar a trabajar”, puntualiza Parodi, en diálogo con Página/12, en su despacho del INT, ubicado en uno de los pisos del edificio de la Casa del Teatro (Santa Fe al 1200), donde funciona el Teatro Regina.

Con experiencia en el campo de la gestión cultural, como integrante del Proyecto Educativo Bicentenario (ProEBi), a través del programa El ECuNHi hace escuela; formación actoral en la escuela de la fallecida actriz y directora Alejandra Boero (Andamio 90), y dramaturgia y dirección en la Escuela de Arte Dramático de Buenos Aires (ex EMAD), Parodi ha participado en numerosos espectáculos, entre otros los creados con su Grupo El Pliegue, junto a la bailarina y coreógrafa Carla Llopis. En cuanto a los conflictos internos del INT, dice haber pensado en un acercamiento a los sectores en pugna, pero desistió: “Me abstuve porque aún no había realizado una primera reunión con los integrantes del nuevo Consejo de Dirección. Preferí esperar, aunque soy consciente de que el clima de la comunidad teatral sigue siendo, como mínimo, expectante”.

–La demora en la designación multiplicó versiones sobre autonombramientos...

–Esa queja se relaciona con el contenido del acta 357 del Consejo de Dirección. Se dijo que el acta perpetuaba a la gente en sus cargos y que el Instituto era una cripta. Más allá de lo que fue surgiendo de ese estado de cosas, el acta quedó sin efecto en la última reunión plenaria del Consejo. Ahora son otros asuntos los que se van a tratar conmigo.

–¿Uno de éstos se relaciona con el pedido de transparencia?

–No quisiera poner esa palabra en mi boca. No soy parte de las rencillas internas del INT. Asumí con el apoyo del secretario de Cultura, y entiendo que es necesario buscar caminos de diálogo y hallar consenso. Aun teniendo en cuenta que existen intereses sectoriales, considero legítimo el reclamo sobre determinados aspectos. El Instituto debe comunicar con claridad qué hace con sus disponibilidades. Ya hemos realizado varias reuniones sobre cómo manejar las cuentas y darlas a conocer a través de la página web. Tenemos un equipo de auditores que señalará aquello que estuviera desprolijo. Creo que con este reordenamiento, la animosidad que muestra hoy la comunidad teatral será atendida.

–¿Tiene un plan respecto de lo artístico y de la relación con las distintas regiones?

–Mi intención es propiciar el contacto directo con la problemática de cada lugar e ir yo personalmente allí donde lo crea necesario, porque lo artístico, como la comunicación, está muy conectado con el paisaje, la cultura de cada lugar y la forma de entender la vida. Haré lo imposible para que la gestión sea todo lo federal que debe ser. La idea es conectar, intercambiar y transmitir.

–¿Cómo será la administración del presupuesto?

–Contamos con técnicos que nos ayudarán a tomar decisiones en ese sentido. Del total del presupuesto, disponemos de un 10 por ciento para cada región del país, que cuenta con seis regiones. Tenemos que garantizar ese porcentaje. El 40 por ciento restante va a un Fondo Federal que es utilizado para compensar necesidades de las distintas regiones. Por otro lado, la Ley Nacional de Teatro (Nº 24800) establece un tope máximo del 10 por ciento para los gastos de operatoria. Eso está aún por analizarse. Con esto no quiero decir que vamos a aplicar una política de ahorro sino ver qué es lo mejor para el funcionamiento del INT.

–¿Que política aplicarán en materia de subsidios?

–Ahí el último beneficiario es el espectador. Por eso me pregunto qué pasa cuando se le da un subsidio a un teatrista sin público. Es necesario hacerse este planteo, y lo digo desde mi condición de actor, autor y director. Debemos pensar en programas de formación de espectadores e implementarlos. Crear estrategias que nos acerquen al público, que éste se entere de qué se hace y cómo. Podríamos contemplar la realización de convenios con otras organizaciones culturales.

–Más allá de la diferencia entre uno y otro ámbito, ¿le sirve, como experiencia de gestión, la actividad realizada en el ECuNHi?

–Sí, en muchos aspectos, aunque sea distinto. Cuando armaba el Festival de Teatro en el ECuNHi tuve un pantallazo de lo que pasa en el país, de las posibilidades que se le ofrecen al creador en Buenos Aires y en las distintas regiones, donde el Instituto ha hecho avances importantes. La creación del Instituto fue un logro obtenido con la Ley Nacional de Teatro, una gran conquista. En aquella época, era alumno de Alejandra Boero e íbamos todos en patota, acompañándola al Congreso. Hubo mucha gente trabajando para el Instituto, y eso hay que reconocerlo.

–¿Cómo definiría a esta etapa?

–Es momento de revisar lo actuado y pensar en cambiar los ejes de discusión. Vivimos en un mundo complejo en materia de comunicación y hay que aprender a difundir mejor el propio trabajo, comprometer a toda la comunidad y mejorar la ley si es que no cumple con lo que hoy necesitamos.

Compartir: 

Twitter
 

“Soy consciente de que el clima de la comunidad teatral sigue siendo, como mínimo, expectante”, dice Parodi.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared