espectaculos

Domingo, 27 de mayo de 2012

TEATRO › EL ESTADOUNIDENSE MARK SAINT GERMAIN, AUTOR DE LA ULTIMA SESION DE FREUD

“Los dos fueron hombres brillantes”

La obra especula sobre lo que podría haber ocurrido si Freud hubiese recibido la visita del escritor Clive S. Lewis. “¿Cuántas veces por semana las personas se ocupan de la existencia de Dios?”, se pregunta el dramaturgo y dice que ésa es la clave del éxito de la obra.

 Por Cecilia Hopkins

Que aún Buenos Aires no haya conquistado el título de Capital Internacional del Teatro es lo que asombra al dramaturgo estadounidense Mark Saint Germain, de paso en estos días por la ciudad. Autor de La última sesión de Freud, obra que protagonizan Jorge Suárez y Luis Machín de miércoles a domingo en Multiteatro (Corrientes 1283) bajo la dirección de Daniel Veronese, Saint Germain manifiesta su satisfacción al comprobar la calidad del trabajo de los actores y el director. Esta es una de las versiones que existen de la obra, entre las que subieron a escena en Suecia, Singapur y México, entre otros países. “Cada vez que me entero de que quieren hacer esta obra en alguna parte del mundo pienso que he recibido un gran regalo”, se sorprende el autor tras aclarar que desde su estreno en el circuito del off Broadway La última sesión... lleva realizadas 700 funciones y que acaban de solicitarle el permiso para montarla en Jerusalén y en Oslo.

En La última sesión..., Saint Germain imaginó lo que podría haber ocurrido si el psicoanalista Sigmund Freud hubiese recibido la visita del escritor Clive S. Lewis, filósofo y profesor de literatura en la Universidad de Oxford, más conocido como el autor de Crónicas de Narnia, para conversar acerca de la existencia de Dios. “En Nueva York se hacen encuestas de audiencia –informa el dramaturgo– por las que se sabe que el 80 por ciento de las personas que van al teatro lo hacen por recomendación de boca en boca. Pero cuando se anunció el estreno de La última sesión... desde el primer día había gente en el teatro esperando sacar sus entradas. Entiendo que es porque hay mucha gente que está fascinada con Freud y con la obra de Lewis.”

Pero, según analiza Saint Germain, hay otras razones para evaluar el éxito de esta obra inspirada en The question of God, obra del psiquiatra Armand M. Nicholl Jr., aparte de los personajes involucrados en ella. Según el autor, el público se siente atraído por su temática y por la posibilidad de intervenir en una polémica que luego hará propia, ya que la obra llama la atención sobre un tema que usualmente no aparece en las discusiones cotidianas. “¿Cuántas veces durante la semana las personas se ocupan de hablar acerca de la existencia de Dios?”, se pregunta en la entrevista con Página/12, y se contesta a sí mismo: “Es cierto que la gente piensa en Dios, en la muerte o en el significado de la vida, pero solamente lo hace cuando algo terrible le sucede. Esta obra les da la oportunidad de pensar en esos temas sin pasar por una experiencia dolorosa”, concluye.

La entrevista entre Freud y Lewis, ex ateo convertido al catolicismo, tiene lugar en el departamento y consultorio londinense del primero, el 3 de septiembre de 1939, día en que Gran Bretaña declara la guerra a Hitler a raíz de la invasión a Polonia, tal como lo informa por radio el rey Jorge VI. “Decidí que el encuentro sucediese en ese momento porque le agregaba un toque de dramatismo a la conversación”, afirma Saint Germain, quien dice haber escrito la obra a lo largo de seis meses, tras dos años de análisis del libro en el cual se basó: “Pasé ese tiempo disfrutando de la gran compañía de Freud y Lewis, dos hombres brillantes”, dice. El dramaturgo, también guionista de cine y televisión, desarrolla sus obras “en base a personalidades vivas o ya fallecidas, sobre las que pueda de- satar alguna polémica”. Tal es el caso de Acampando con Henry y Tom, en la que aparecen Henry Ford y Thomas Alva Edison (obra que, según el autor es “una exploración sobre la amistad, la política y el liderazgo”) o en su última pieza, Mejores enemigos, en la que se refiere a un hecho verídico: la reunión de dos personas (una activista por los derechos civiles y un miembro del Ku Klux Klan) con la intención de hablar acerca “del racismo que se esconde en todos no- sotros, como una especie de legado americano”. También basada en una historia real, Saint Germain escribió Tres tazas, un libro para niños en el cual se llama la atención acerca del dinero, “algo que es bueno en sí mismo si se lo gasta con responsabilidad”, según opina. La historia habla del aprendizaje de un niño de cinco años que recibe de sus padres su primera asignación semanal junto a tres tazas de café: “El niño debe repartir el dinero recibido en tres partes –explica el autor–. Una taza está destinada al ahorro, otra para ser gastado y la tercera, para hacer el bien a otro”. De esta manera, el protagonista recibe un regalo que desarrolla en él hábitos positivos: “Aprender a manejar el dinero –dice Saint Germain–, a ser ahorrativo, a dar y a saber disponer de él, es importante para que una persona sepa manejar su propia vida”.

Compartir: 

Twitter
 

Mark Saint Germain es también guionista de cine y televisión.
Imagen: Leandro Teysseire
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.