espectaculos

Miércoles, 21 de mayo de 2014

TEATRO › RETROSPECTIVA TEATRAL DE LA COMPAñíA RANDOM CREATIVOS

Una marca que cumple diez años

El grupo que apuesta a generar contenidos para la industria del entretenimiento repone los espectáculos que produjeron durante lo que ellos llaman “una década ganada”. Arrancaron con La Parka y luego seguirán con Alicia en Frikiland y De gira en la Farruka.

 Por Paula Sabatés

Hace diez años que Random Creativos persigue el mismo objetivo: generar contenidos para la industria del entretenimiento. Planteado como una productora algo inusual, porque los que la manejan son a la vez artistas, el grupo conformado por Facundo Rubiño, Tadeo Jones, Diego Corán Oria, Jorge Soldera, Roberto Peloni y Seku Faillace (la única mujer) incursiona en distintos formatos como la televisión, el teatro, la música, las plataformas digitales y las intervenciones urbanas. En charla con Página/12, el grupo se define como “un conjunto de artistas que vienen de diferentes lados, con distintas formaciones pero una pasión en común”. Esa pasión ha dado sus frutos en la última década, en la que la compañía estrenó, entre otros trabajos, La Parka, Alicia en Frikiland y De gira en la Farruka, tres obras que se han convertido en culto para el teatro musical. Para celebrar lo que consideran un “fin de ciclo”, el grupo realizará durante este año una especie de retrospectiva de sus trabajos teatrales. Como primera etapa, los miércoles a las 20.30 se puede ver La Parka en El Picadero. Luego, a lo largo del año, Alicia en Frikiland se presentará en el Metropolitan Citi y De gira en la Farruka hará lo propio en el Complejo Cultural Teatro 25 de Mayo.

Si bien las tres obras son distintas, los Random Creativos aseguran que pueden ser tomadas como una trilogía porque todas fueron “pensadas para distintos públicos y buscan hacer vivir experiencias profundas, intensas, apasionantes y transformadoras”. En La Parka, la primera que estrenaron, un joven tenista irrumpe en las oficinas de la burocracia de La Muerte para reclamar que le devuelvan a su novia muerta. Por su parte, Alicia en Frikiland está basada en Alicia en el País de las Maravillas y cuenta el viaje de la curiosa estudiante que se ve envuelta en un universo extraño y extravagante que deberá recorrer. Por último, De gira... es el resultado de un programa que se propuso reunir a artistas del interior y armar y estrenar una obra en un mes.

–¿Por qué decidieron hacer esta retrospectiva?

Roberto Peloni: –Porque estas tres obras, que son como una trilogía, cumplen un ciclo, una década ganada. No sabemos qué va a pasar después de esto, si lo que hagamos se va a parecer o no. Yo tengo la intuición de que no. Los tres espectáculos tuvieron distintas posibilidades, diferentes contextos y diversas participaciones de cada uno de nosotros.

Facundo Rubiño: –También porque cuando terminamos de hacer De gira en la Farruka quedamos muy locos de la cabeza y quisimos volver a la paz de lo que nos había conectado y unido, que fue La Parka.

Tadeo Jones: –Coincido. La Parka fue el motivo de unión hace ya mucho tiempo, Alicia... reafirmó el grupo porque fue una creación absolutamente hecha en equipo y De gira en la Farruka fue un de-safío nuevo, porque tuvimos que resolverla rápido y casi a pedido. Con el reestreno de La Parka es como si volviéramos al principio, porque después del delirio atroz que implicó la última obra volvemos a sentir placer. Es una reafirmación de por qué estamos juntos como equipo. Esto somos y volvemos a confiar. Esto es Random.

–¿Y qué es Random Creativos?

Jorge Soldera: –Un grupo de amigos.

Diego Corán Oria: –Un lugar y un espacio, sin lugar y sin espacio, para intentar ser felices con lo que amamos, con lo que vamos adquiriendo día a día, con nuestras inquietudes, diferencias, similitudes. Un lugar para poder expresarnos y ser libres en esta expresión.

–¿Y “administrativamente”? Porque una productora de seis cabezas suena poco rentable...

F. R.: –Eso es más complejo, porque además de artistas somos emprendedores. Hay un equipo más grande que el que está acá, de la cara visible, hay gente que trabaja en diseño, en marketing, en comunicación. De lo que se trata es de generar vínculos e intereses en red que potencien la idea. De todos modos, nosotros seis siempre estamos pendientes de si se venden más o menos remeras, más o menos tazas, o de si ya salieron las notas que nos hicieron. Perseguimos generar una marca, la marca Random Creativos, que no es común en el arte porque allí la idea de producto tiene una connotación negativa.

T. J.: –Normalmente hay una carrera hasta ser productor. Pero creo que hoy todos los artistas nos tenemos que volver autogestores, porque no es que vos querés hacer una obra de tal estilo y te convocan. No existe eso, tenemos que generar nuestra propia industria porque si no lo hacemos la cosa no camina. Existir por la voluntad del otro no está bueno.

J. S.: –Nuestro desafío es reivindicar la palabra comercial, que lamentablemente siempre está ligada a lo de mala calidad. Por suerte no-sotros no tenemos ese prejuicio instalado. Para mí hacer una canción comercial es algo bueno. De hecho busco hacerla. Creo que a todos nos pasa un poco lo mismo. Tenemos una pulsión creativa y vamos hacia ahí, sin etiquetarnos.

–¿En estos diez años encontraron una estética propia?

T. J.: –Random significa aleatorio y creo que eso es lo que nos define. Lo único permanente en no-sotros es el cambio, como dice el Tao. Si algo nos define es esa capacidad de estar presentes en la aleatoriedad y el conflicto constante. Es una pulsión. Es verdad que venimos haciendo caos estético, pero dentro de unos años podemos estar haciendo Shakespeare perfectamente. Eso somos.

D. C. O.: –Es eso, encontramos paz en el caos. El buen maestro de teatro te dice que busques el conflicto. Y nosotros estamos en conflicto permanente, en el buen sentido, con nuestras vidas y con Random y eso se refleja en nuestras obras.

–¿Qué les pasa cuando trabajan por mucho tiempo en un espectáculo y de repente llega a Buenos Aires un musical importado, gigante, y con más producción?

T. J.: –Y... cuesta. Creo que eso tiene que ver con un modelo. Estamos acostumbrados a comprar paquetes de cosas porque lo heredamos. Pero lo de afuera desgasta, quita posibilidades y ya está resuelto. Entonces generar la industria nacional para nosotros es una necesidad, no una elección. Los productos argentinos tienen otro aroma, otra esencia. Son nuestros, hablan de los otros. Técnicamente quizá no puedan competir con los de afuera pero en cuanto a calidad no hay con qué darles.

R. P.: –Yo tuve la oportunidad de trabajar en musicales de formato enlatado y está buenísimo porque tiene una capacidad técnica de la que uno puede aprender. Pero las latas son iguales acá, en México y en la China.

Compartir: 

Twitter
 

Random está mostrando La Parka los miércoles en El Picadero.
Imagen: Sandra Cartasso
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.