espectaculos

Miércoles, 21 de enero de 2015

TEATRO › CORINA FIORILLO HABLA DEL REESTRENO DE EL PRINCIPIO DE ARQUIMEDES

“Estaría bien recuperar la confianza”

La obra del español Josep María Miró retrata la polémica despertada luego de que un profesor de natación tiene un gesto tierno con un alumno. La directora la estrenó en el San Martín en 2014, luego pasó al Konex y ahora regresa a la calle Corrientes, en el Apolo.

 Por Paula Sabatés

El año pasado, Corina Fiorillo estrenó en la sala Cunill Cabanellas del Teatro San Martín la controversial El principio de Arquímedes, una obra escrita por el español Josep María Miró que retrata la polémica despertada luego de que un profesor de natación tiene un gesto tierno con uno de los alumnos de su clase. El espectáculo tuvo tanta repercusión que tras terminar su temporada en el teatro ubicado en la avenida Corrientes continuó con funciones en Ciudad Cultural Konex. Ahora, la obra que protagonizan Beatriz Spelzini, Martín Slipak, Nelson Rueda y Esteban Meloni (reciente incorporación al elenco) desembarcó en el Teatro Apolo, haciendo su debut en el circuito comercial. “La obra trata temas comunes a todos los intereses, por lo tanto atañe a los espectadores de cualquier circuito teatral. Pero creo que esta es la sala ideal para Arquímedes, que tiene tanta potencia que necesita de la cantidad de espectadores y la comunicación de energía que ofrece el teatro comercial”, afirma la directora, que fue la primera en montar un texto del dramaturgo ibérico en la Argentina.

Si bien el hecho que despierta el debate de la obra es la situación del profesor con el niño, el texto no hace tanto foco en la culpabilidad o no del personaje, sino más bien en otras cuestiones: “Habla de los miedos de una sociedad. De cómo ésta actúa frente a un supuesto y sobre qué cosas se nos ponen en juego como individuos cuando la seguridad está aparentemente en peligro”, dice Fiorillo, que tiene una larga trayectoria en la escena local y actualmente codirige la sala independiente El Opalo, donde en marzo estrenará su próximo espectáculo. Así, a partir de ese gesto aparentemente inofensivo del profesor (interpretado por Meloni, quien reemplaza a Juan Minujín y Alejandro Paker, actores que hicieron ese personaje en las dos temporadas anteriores), se enciende entre los demás personajes la desconfianza, la sospecha y las suposiciones.

–La obra se estrenó en un teatro oficial, luego estuvo en una sala independiente, y ahora vuelve a la calle Corrientes. ¿Qué cree que tiene que la hace permeable a ser absorbida por los tres circuitos?

–Una universalidad impresionante en varios aspectos. Primero, tiene una vigencia y una actualidad increíbles, que es algo que creo que pocas dramaturgias en este momento tienen. Toca temas muy de este momento, como el valor de la verdad en las redes sociales, lo que somos capaces de sacrificar como sociedad en pos de una supuesta seguridad, y lo que sucede cuando una sociedad tiene miedos y dudas. Estos temas son comunes a todos los intereses, por lo tanto atañen a los espectadores de cualquier circuito teatral. Después, la puesta tiene una dinámica que también llama mucho la atención a cualquier público. Por último, tiene algo que para mí es maravilloso cuando vas a ver una obra de teatro, que es el hecho de que es una obra para comentar. Salís del teatro y ahí arranca el debate. Y eso es atractivo para cualquiera, más en estos tiempos en los que todos queremos opinar e involucrarnos.

–¿Qué ve en los espectadores? ¿Buscan respuestas en la obra o se prestan al debate?

–Los espectadores me esperan a la salida para preguntarme si el personaje es culpable o no. Se genera un Boca-River que es muy cómico, porque el autor no baja línea, nunca se pronuncia a favor o en contra del personaje. Todo lo tenés que decidir vos como espectador y no todos están acostumbrados a eso. Es muy lindo ver al público activo, involucrado, provocado. Ese es el tipo de teatro que me apasiona, el que nos invita a no tener miedo a involucrarnos, a animarnos a ser parte, a vivir y juzgar desde adentro. Por eso respeté mucho esa intención del autor de no dictaminar. En mi puesta está muy tomado en cuenta el factor dual. Desde lo sonoro y lo espacial hasta lo actoral, intenté que lo central no gire en torno de la culpabilidad o no del personaje, sino del supuesto.

–En una entrevista con este diario, el autor dijo que para él no es una obra sobre la pedofilia. ¿Coincide?

–Sí. No creo para nada que sea un tratado sobre la pedofilia, como muchos lo ven. De hecho, creo que está lejísimos de serlo. La obra te abre otra pregunta: qué somos capaces de sacrificar como sociedad en pos de una supuesta higiene, de un conjunto de normas y un comportamiento que nos conforme y nos haga sentir seguros. Antiguamente, uno podía besar y abrazar a un chico siendo docente. Hoy en día, eso es muy objetable. Las instituciones te dejan en claro todas las cosas que no se pueden hacer. Y entonces uno se pregunta si hemos ganado con esas seguridades que hemos adquirido o si hemos perdido ciertas cosas, como la comunicación.

–Como docente, ¿qué cree usted?

–Que hoy en día nadie corre un riesgo. Que en un futuro vamos a estar cada uno detrás de una computadora y vamos a hablar así. He disfrutado mucho los abrazos de mis maestros y creo que han sido muy valiosos para mí y para mis recuerdos. Y hoy en día, un docente de educación física o de teatro, que también tiene mucho tema con el cuerpo, tiene que cambiar su forma porque en las instituciones muchas cosas no se pueden hacer. Muchas de esas cosas cercenan el aprendizaje, y creo que eso va a generar vínculos diferentes y seres humanos diferentes. Por eso es importante plantearnos, como en esta obra, hacia dónde estamos yendo. Hay que parar la pelota y aceptar que hay cosas que estamos perdiendo y que estaría bien recuperar, sobre todo la confianza.

* El principio de Arquímedes puede verse jueves, viernes y sábados a las 21 y domingos a las 20 en el Teatro Apolo, Av. Corrientes 1372. Teléfono: 4371-9454.

Compartir: 

Twitter
 

“La obra habla de los miedos de la sociedad”, afirma la directora Corina Fiorillo.
Imagen: Leandro Teysseire
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared