espectaculos

Domingo, 5 de julio de 2015

TEATRO › HUGO ALVAREZ DIRIGE Y ACTUA EL PELICANO, DE AUGUST STRINDBERG

Hora de saldar cuentas con el pasado

El actor y director no había llegado a estrenar, junto a su grupo, esta obra durante su exilio en Estocolmo, donde privilegió puestas en castellano. “La obra impacta siempre porque se mete con un tema sagrado como es la madre”, afirma.

 Por Cecilia Hopkins

Oriundo de la ciudad de Mercedes (San Luis), reciente premio Artei a la trayectoria, el actor y director Hugo Alvarez acaba de dar a conocer una versión libre de El pelícano, del sueco August Strindberg, una obra que, durante su exilio en Estocolmo no alcanzó a estrenar junto a su grupo. Es que, mientras duró la dictadura en la Argentina, Alvarez privilegió estrenar obras en castellano junto al grupo que entonces dirigía, el Teatro Popular Latinoamericano. Luego de recuperada la democracia, resolvió hacer obras contemporáneas suecas en su idioma original hasta que regresó al país.

Formado en el Teatro Fray Mocho, luego de protagonizar la versión teatral de Martín Fierro bajo la dirección de Oscar Ferrigno, Alvarez comenzó a hacer cine: participó como actor en Operación Masacre, de Rodolfo Walsh, con dirección de Jorge Cedrón; Los traidores, dirigida por Raymundo Gleyzer; El familiar, de Octavio Getino; Los hijos de Fierro, de Pino Solanas; y Los Velázquez, película que dirigió Pablo Szir. Estaba claro que, después de tomar parte de estos films, su nombre sería incorporado a las listas negras. En Memorias de un actor exiliado (Editorial Prosa), Alvarez relata su experiencia mientras da cuenta de la historia del cine de la resistencia entre los años 1970 y 1974.

Acerca de las razones por las cuales no siguió adelante el proyecto de montar la pieza de Strindberg, Alvarez le dice a Página/12: “Encontré demasiado dura a esta obra y, junto al hecho que no teníamos sala y había algunas dificultades para su montaje, El pelícano me quedó pendiente”. Hoy, en su sala Corrientes Azul, Alvarez se anima a intercalar con la representación imágenes en movimiento, alegorías y canto; y hacia el desenlace, un video de carácter irónico. “Es que nadie va al teatro para sufrir”, considera el director, quien toma el rol del padre muerto que en la obra no aparece. Para esto, toma una escena de una obra anterior del sueco, La isla de los muertos, escrita, según explica Alvarez, mientras Strindberg estaba viviendo un período de profunda depresión tras su separación. La obra quedó inconclusa pero luego de reponerse, en 1907, lo primero que escribió fue El pelícano. Aparte de Alvarez, el elenco está integrado por Fernando Alvarez, Emiliano Boidi, Florencia Fangi Boggia, Marcela Haimovichi, Mirta Luna y Elsa Muratori.

–¿Cuáles son los hechos principales de la obra?

–Un padre queda aislado de sus hijos por obra de una madre que actúa en forma avara y cruel. Pero el trato que da a sus hijos es el mismo que ella recibió, así que podemos verla como víctima de una educación que la obliga a actuar como lo hicieron sus padres. Creo que debemos romper el círculo, no reproducir conductas y saldar cuentas con el pasado.

–Pero también se le puede dar a la obra una inter-pretación simbólica...

–Hay quienes vieron en esta obra una metáfora del fin de un ciclo, a comienzos del siglo XX. Esa madre representa al capitalismo que no nutre sino que destruye, sus hijos son las masas obreras que en su creciente descontento se levantan en su contra.

–¿Cree que esta obra todavía incomoda en Suecia?

–Creo que impacta siempre porque se mete con un tema sagrado como es la madre. Suecia es un matriarcado: una mujer y sus hijos son una familia, en tanto que el hombre puede o no estar. En su momento causó un gran impacto no tanto en la versión naturalista y de cámara del propio Ibsen sino cuando la puso Max Reindhart, en 1916, con elementos expresionistas y simbolistas.

–¿Qué rasgos expresivos pensó poner en juego?

–Hay cánticos, ironías y algunas acciones coreográficas mínimas pero que sirven, en la escena del entierro, para romper con la solemnidad. Nadie va al teatro para sufrir o para que lo abrumen. Además, utilizo filmaciones para favorecer otras lecturas. No creo en el mensaje explícito. Mensajeros son los del correo. Nosotros traemos la noticia y dejamos que la gente interprete como quiera.

* El pelícano, Corrientes Azul (Corrientes 5965), los sábados a las 21.

Compartir: 

Twitter
 

Como actor, Alvarez fue parte de films como Operación Masacre, Los traidores y Los hijos de Fierro.
Imagen: Pablo Piovano
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.