espectaculos

Jueves, 24 de diciembre de 2015

TEATRO › EL ESPACIO APACHETA SALA/ESTUDIO ESTá AMENAZADO DE CIERRE

“El mercado también genera destierros”

La sala que dirige Guillermo Cacace hace trece años y donde se produjo uno de los mayores acontecimientos del teatro off de los últimos tiempos, Mi hijo sólo camina un poco más lento, sale a la venta por el valor de su terreno y se buscan alternativas para salvarla.

 Por Paula Sabatés

El miércoles por la tarde, artistas, periodistas y vecinos se reunieron en la sala Apacheta, que dirige Guillermo Cacace hace trece años, para hablar sobre una información que se hizo pública en los últimos días: que el teatro deberá mudarse porque el terreno donde funciona, en Pasco 623, está en venta. Allí el director dio una luz de esperanza, ya que anunció que el comprador que iba a adquirir el inmueble finalmente no lo haría. “La única opción que tenemos ahora es hacer una oferta nosotros. Hemos conseguido a alguien que se asociaría en la compra y estamos dispuestos a vender nuestra propia vivienda, pero con esto sólo llegamos a la mitad del valor del inmueble. Precisamos de un crédito blando, donaciones, auspicios, todo puede servir”, contó a Página/12 Cacace, que este año dirigió, allí, Mi hijo sólo camina un poco más lento, uno de los acontecimientos del off más importantes de los últimos años.

Cuenta Cacace que cuando llegó a Apacheta Sala/Estudio –tal su nombre completo–, él y su equipo se encontraron con “un galpón destruido y solitario que lentamente se fue habitando con el gesto de muchos”. Pronto lograron algo que parecía imposible: que el público asistiera a las funciones aún siendo que la sala se encuentra en la “periferia”, es decir, alejada del centro de la ciudad, donde se concentran la mayoría de los teatros. Con Mi hijo..., de hecho, el fenómeno se multiplicó, ya que la obra hizo siete funciones semanales y en horarios inusuales como las once de la mañana o las dos de la tarde.

“Cambiar el lugar es resignar toda una identidad que hemos construido. Es claro que esa identidad es mucho más que unas paredes pero es este edificio en diálogo con lo que allí hacemos el que, instalado en la periferia de los circuitos tradicionales, se convirtió en un referente para muchos”, insistió Cacace, que agregó a este diario: “Su arquitectura moldea, de modo intransferible a otra sala, la poética de muchas de nuestras obras como en el caso de Mi hijo...”.

Sobre las opciones que maneja por si no llega a ofertar a los dueños de la sala, el director contó que buscó alquileres pero “tampoco hay tanto y lo que hay se nos hace inaccesible”. “Si se trata de hacer un sacrificio, lo queremos hacer acá. No se trata de apego arbitrario, es parte vital de nuestra historia. El mercado también genera destierros, nos reduce, nos borra”, justificó.

Ayer por la tarde, el teatrista reveló a este diario que luego de la acción del miércoles recibió un llamado de Enrique Avogadro, flamante secretario de Cultura y Creatividad del Ministerio de Cultura de la Nación, y de funcionarios del Instituto Nacional del Teatro. “Me prometieron trabajar para sacar adelante el problema y pusieron en conocimiento del tema a Darío Lopérfido”, aseguró, a la vez que manifestó su deseo y también se hizo una pregunta: “¿No nos tendría que asistir algún tipo de derecho a una línea de créditos blandos, a algún tipo de subsidio que reconociendo lo hecho velen por su mañana? No me refiero a nosotros solos, sino también a todos los que estamos embarcados en experiencias similares. Es sabido que muchos proyectos como el nuestro han generado movidas culturales de incidencia en la vida porteña”, deslizó.

El plazo para hacer una oferta o dejar el espacio de la calle Pasco es de tres meses. “El límite para nuestro deseo es económico y la voluntad de multiplicar lo realizado hasta hoy encuentra su mayor aval en el nivel de pericia demostrado hasta la fecha”, sostuvo Cacace. Habrá que esperar para ver cómo se resuelve la situación de una de las salas independientes más emblemáticas de los últimos años.

Compartir: 

Twitter
 

“Precisamos de un crédito blando, donaciones, auspicios, todo puede servir”, dice Cacace.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.