espectaculos

Martes, 10 de julio de 2007

TEATRO › ALEXANDER NEANDER Y WOLFRAM VON BODECKER EN BUENOS AIRES

En el camino de Marcel Marceau

Los discípulos del célebre mimo crearon Out of the Blue, espectáculo que esquiva el mimodrama clásico para inscribirse en los lineamientos del teatro de imagen y el teatro de objetos.

 Por Cecilia Hopkins

Out of the Blue (Caído del cielo) igual que el disco de la cantante norteamericana Debbie Gibson, así se llama el espectáculo de dos de los principales discípulos del mimo Marcel Marceau que se presentará en el teatro Coliseo (Marcelo T. de Alvear 1125) el viernes, sábado y domingo próximos. El francés Alexander Neander y el alemán Wolfram von Bodecker han trabajado con el creador del personaje de Bip a lo largo de 10 años. En esta oportunidad, dirigidos por Lionel Ménard, el dúo anticipa que el espectáculo no se centra en el mimodrama clásico sino que se trata de una obra que también puede inscribirse en los lineamientos del teatro de imagen y el teatro de objetos, para lo cual también se utilizan muchas de las convenciones de la magia. Según cuentan los intérpretes en una entrevista vía mail con Página/12, la historia que desarrolla Out of the Blue es la de un contrabajista desesperado que emprende un viaje a la búsqueda de su instrumento perdido, un itinerario de fuerza que finalmente se transforma en un pretexto para encontrarse a sí mismo: “Se trata de un viaje onírico, de una serie de aventuras divertidas y surrealistas”, resumen.

–¿Cómo enriquecen un arte que tiene una tradición tan extensa y un referente tan claro como Marcel Marceau?

Alexander Neander: –Nuestro maestro Marcel Marceau será siempre un referente. Es quien nos ha hecho tomar el gusto por este arte. Después de más de 10 años de haber trabajado con él, nosotros tratamos de aportar nuevas ideas de adaptación del mimodrama a nuestra época. Marceau es un clásico y lo será siempre. Hoy en día, nosotros buscamos crear un trabajo propio con las aportaciones de nuestro maître y de otras disciplinas como el teatro de objeto, la comedia, el teatro negro...

Wolfram von Bodecker: –El arte del mimodrama es muy complejo en sí mismo, pero hay que verlo también como un complemento de otras disciplinas. Creo que este tipo de teatro no se sintetiza con palabras sino con la transmisión de sentimientos a través del cuerpo y el intercambio con el público. Pienso que las personas que vendrán a ver Out of the Blue podrán ver hacia dónde van las nuevas adaptaciones del mimodrama. De la manera en que algunas referencias de la escuela Marcel Marceau se adaptan y se conjugan para crear algo propio.

–¿Cómo contestaría a aquellos detractores que aseguran que el arte del mimo no está en consonancia con el mundo actual?

A. N.: –El principal problema de este género es la falta de difusión de las nuevas tendencias que se han desarrollado después de la pantomima clásica y las grandes aportaciones de Marcel Marceau y Etie-nne Décroux. Hoy en día no existe ninguna gran compañía de teatro contemporáneo, danza o circo que no recurra a la utilización de las técnicas del arte del mimo. Algunas personas lo llaman teatro visual, de movimiento, entre otras denominaciones. El mimodrama es un constituyente del teatro. Yo creo que ahora esta disciplina vuelve a tomar fuerza. Como dije antes, hoy todas las grandes producciones de teatro y los grandes espectáculos de circo recurren a ella. El mimo no se escapa de las reglas del arte en general: como pasa con otras manifestaciones expresivas, todo artista busca y quiere crear algo propio, una nueva corriente, pero todos parten de una base.

–¿Cuál es su definición del silencio y la acción?

W. v. B : –El silencio es un lenguaje en sí mismo. ¿Cuántas cosas podemos decir a través de lo no dicho verbalmente? El silencio es parte del lenguaje humano y es también la acción en movimiento. El público que venga a ver Out of the Blue podrá darse cuenta de que el silencio es acción. Y es ése el principal objetivo de este tipo de teatro.

–¿El mimo puede convertirse en un arte socialmente comprometido?

A. N.: –Creo que todo tipo de arte está comprometido con su tiempo. Eso es lo que da sentido a nuestro trabajo. A través de Out of the Blue quisimos hablar de un músico y hacer referencia a las situaciones de la vida que nos tocan especialmente: la clandestinidad, el individualismo, los momentos de locura y alegría que todo individuo experimenta al vivir en sociedad. Nosotros nos pusimos como objetivo expresar la misma idea que el título que le pusimos. Me parece que una posible traducción al español sería Caído del cielo. Y caer del cielo representa mucho para nosotros. Es algo sumamente fuerte, mágico, surrealista.

W. v. B. : –El trabajo de la compañía y de nuestro director Lionel Menard era expresar esa caída desde un punto de vista delirante, cómico y, por qué no, absurdo. Así el público puede hacer sus propias referencias y significaciones. Nuestro objetivo era encontrar un equilibrio entre comedia y drama a través del silencio. Hablar de una aventura, reflejar un sueño con algo de infantil, algo poético... Para nosotros reflexionar acerca de lo que vivimos todos los días, ése es el compromiso del arte.

–Marceau afirma que existe una filosofía del mimo. En la medida en que han sido sus discípulos, ¿qué aspectos de su pensamiento comparten?

A. N.: –Para nosotros, como para Marceau, el silencio es un lenguaje, una manera de volver visible lo invisible. Y creemos que lo que podría justamente ser apreciado como una filosofía es el deseo de expresar algo interior en algo visible.

–¿Con cuáles no concuerdan del todo?

W. v. B.: –Es una pregunta difícil, ya que hemos trabajado más de 10 años con él, compartimos muchos momentos de gloria y también momentos difíciles. El nos enseñó la profesión y siempre nos impulsó hacia la búsqueda de un trabajo propio.

–¿Podrían describir alguno de los mimodramas que presentarán en Out of the Blue?

A. N.: –Primero, hay que señalar que Out of the Blue es una obra completa y no una serie de mimodramas. Se trata de una pieza que se basa en la técnica del mimodrama y el teatro de objeto, la magia, la comedia y la música. Es un viaje sin palabras que utiliza distintas técnicas para contar la vida de un músico desesperado a la búsqueda de su instrumento, el cual será tal vez un pretexto para ir al encuentro de sí mismo. Out of the Blue es un viaje onírico, una serie de aventuras divertidas y surrealistas donde este músico y un compañero suyo se esforzarán por encontrar el camino hacia el instrumento. Lo demás es una sorpresa que cada uno de los espectadores deberá descubrir.

Compartir: 

Twitter
 

La pieza Out of the Blue subirá a escena este fin de semana en el teatro Coliseo.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.