espectaculos

Viernes, 14 de marzo de 2008

TEATRO › MATTEO BELLI Y EL ESTRENO DE HORA X EN EL TEATRO NACIONAL CERVANTES

“Dante siempre llena los teatros”

El italiano, especialista en la juglaría medieval y moderna, da detalles de su adaptación de La Divina Comedia, que abre hoy la temporada 2008 del teatro: “Es un poeta que necesita notas al pie de página, pero sus textos son bien recibidos”.

 Por Hilda Cabrera

¿Cuál es hoy el papel de un actor-juglar y qué se le pide? El boloñés Matteo Belli, especialista en el arte de la juglaría medieval y moderna, responde a esa pregunta en esta nueva visita a la Argentina, donde desde 1998 participa en encuentros y festivales organizados en ciudades de provincias y en Buenos Aires, entre otros Un puente, dos culturas, y ediciones de la Feria Internacional del Libro. Esta vez trae Hora X: Infierno de Dante al Teatro Nacional Cervantes, expresión de algunos de los cantos de La Divina Comedia, de Dante Alighieri, que el artista interpreta en italiano “respetando la integridad y la música de los tercetos en endecasílabos”. Belli ofrecerá funciones hoy, mañana y el domingo en la sala principal del coliseo de Libertad y Córdoba, que inaugura su temporada con este espectáculo. Se aclara que habrá subtitulado para una comprensión cabal de la travesía de Dante y su imaginario descenso al Infierno, junto con otro poeta célebre, el admirado Virgilio. En ese itinerario se produce el encuentro con personajes contemporáneos de Dante y anteriores que le confían sus historias con el propósito de que las divulgue y el mundo no los olvide.

Realizador de un documental sobre un dramático hecho histórico de la segunda posguerra y próximo a licenciarse en literatura italiana, Belli opina que “el trabajo del actor completa el texto literario, lo desarrolla y transforma, y en esta tarea va construyendo su discurso de responsabilidad civil. Al actor se le pide todo –apunta–, y, fundamentalmente, que sea expresión de la voz hablada, de la relación cuerpo, psiquis, voz y espiritualidad”.

–¿Cómo definiría al juglar de esta época?

–Hay distintos tipos de juglares. En Italia hay intérpretes que no son siquiera actores, sino hombres y mujeres del espectáculo que cuentan historias relacionadas con hechos del país. Ellos hacen un teatro político-civil. Los temas son muy variados. Se habla, por ejemplo, de la muerte por cáncer de los obreros de una fábrica de la industria química o de la necesidad de recuperar la memoria sobre tragedias del pasado, como la guerra.

–¿Cuándo surgen estos trabajos y en qué zonas?

–Aparecen a mediados de los ’80 y, principalmente, en las ciudades y los pueblos del norte de Italia, pero después se extienden a otras zonas. Esto se inició con un desastre ecológico que produjo el desborde de un dique y arrasó pueblos. En aquella tragedia murieron unas dos mil personas en pocos minutos. Algunos espectáculos son de carácter masivo, pero hay otros de tipo juglaresco y en espacios pequeños que tienen su origen en el cabaret político. Después está el fenómeno de la difusión a través del blog. Este tipo de narraciones se ha hecho muy popular porque la gente tiene hambre de información. En Italia circula Pepe Grillo quitándoles el velo a muchos escándalos y asuntos vergonzosos protagonizados por políticos y funcionarios (El nombre Pepe Grillo se relaciona con el cuento infantil Pinocho, de Carlo Collodi. Pepe Grillo se popularizó como dibujo animado y voz de la conciencia de Pinocho). En septiembre de 2007 se organizó en Italia una manifestación que llevaba como consigna una frase bastante pesada y de uso en mi país. Era Va fangulo! (“Andate a la mierda”) y estaba dirigida a los políticos que estuvieron o están procesados y a los que están “piloteando” el dinero público.

–Pero esa práctica y el blog está más ligada a la política y el periodismo que a la actividad artística...

–Exacto. Y eso es delicado, porque los políticos y los periodistas utilizan palabras-símbolo para pegar fuerte. Pero también es cierto que con esos espectáculos masivos o de cabaret interpretan el cansancio que vienen provocando en la población los gobernantes, funcionarios y políticos. Se parecen a tribunos del pueblo.

–¿Qué elementos encuentra allí que respondan al arte de la juglaría?

–Para mí son formas distintas de destacar un principio o valor de la juglaría, que es mostrar la otra cara de la realidad y develar hechos que corren peligro de ser olvidados.

–¿Intenta evitar el “contagio”?

–En algunos espectáculos se volvió necesario, pero sé que se corre el riesgo de perder el lenguaje del arte. Ese “teatro de noción”, así lo llamo, resulta peligroso cuando se impone al de revelación, al que aspira al arte. Es importante que el teatro “revele” lo que está más allá de lo que se lee o escucha. Por eso el actor-juglar debe dar valor a la palabra escénica.

–¿Por ejemplo?

–La palabra escénica debe responder éticamente a la transformación de algo que nace tanto de una página literaria como del cuento de una abuela. Importa la transformación y a quién va dirigida, porque el trabajo del actor es para la comunidad. Ahora bien, ¿cómo la transmito? Con la idea de poiesis (creación), de pasar del no ser al ser, y de hacer, pero con una razón que lo sustente. Esto y el paso al momento lúdico, que es la representación, constituyen etapas que, si no se cumplen, le restan sentido a la presencia escénica.

–¿El poeta Dante Alighieri sigue siendo un referente para la sociedad italiana?

–Es un poeta que necesita notas al pie de página, pero sus textos son bien recibidos. La gente empieza a buscar textos importantes. Siempre que se hace una lectura de Dante con personajes famosos, el público llena el teatro. Las lecturas del actor y realizador Roberto Benigni son interesantes, divertidas, pero no son ejemplo de transformación escénica. Y no olvidemos que La Comedia era y es comedia, aunque después Giovanni Bocca-ccio le agregara Divina. Esta es otra lección que me dejaron los juglares: no olvidar que ellos escribían comedia directamente para un escenario.

–¿Cómo es el trabajo de un actor independiente en Italia?

–Nosotros, como grupo, tenemos ya un nombre, pero el trabajo sigue siendo difícil cuando no se accede a un lugar de poder. En Italia, la calidad es opcional. Lo fundamental para avanzar es aliarse a un grupo político o un productor televisivo. Esto es grave. No-sotros, el grupo y mi mujer, que es actriz, podemos trabajar a nivel de región y en escuelas. En Bologna se han realizado últimamente cuatro producciones que hablan del territorio. Yo hice un espectáculo sobre un hecho de la Segunda Guerra Mundial que aconteció en el pueblo de Marzabetto, donde fueron asesinadas 770 personas por los alemanes. La obra se llama igual que el pueblo y la escribí junto a Carlo Lucarelli, un buen autor, muy conocido en Italia porque hace TV.

Compartir: 

Twitter
 

Desde 1998, Belli participa en encuentros y festivales organizados en Buenos Aires y el interior.
Imagen: Arnaldo Pampillon
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.