espectaculos

Sábado, 30 de enero de 2010

CHICOS › BUENOS AIRES TIENE UN POLO PARA VOLVER A DESCUBRIR LA MAGIA DEL CIRCO

Una usina generadora de ilusiones

En el espacio abierto de Garay y Combate de los Pozos está el complejo con tres carpas, donde además de espectáculos funcionan talleres de equilibrio, altura, malabares y acrobacia.

 Por Sebastián Ackerman

Pasar el verano en la ciudad puede resultar un infierno. Y no sólo por la temperatura: muchas de las actividades que en otro momento del año abren una puerta de entretenimiento y diversión, en este momento buscan mejor suerte en los grandes centros turísticos. Pero ahora en Buenos Aires hay una opción más, y muy tentadora. Es que ya está funcionando el Polo Circo, un complejo de tres carpas ubicado en Juan de Garay y Combate de los Pozos en donde los más chiquitos podrán conocer el circo a la vieja usanza –y los más grandes recordar a los de su infancia–, con su pista central, acróbatas, malabaristas, clowns y diversos espectáculos teatrales y talleres. En diálogo con Página/12, Gabriela Ricardes, la directora general de Buenos Aires Polo Circo, dice que la idea es “instalar de nuevo un espacio de referencia del circo en la ciudad”. “El público capitalino es históricamente amante del circo en todas sus formas, al que el circo le falta desde hace bastante tiempo”, analiza.

La temporada 2010 incluye diversos espectáculos y talleres, para los que ya está abierta la inscripción, muchos de ellos con entrada gratuita (ver recuadro). “Queremos que se instale como la usina de gestión, donde haya cosas que se presentan en el Polo, que tiene tres carpas de circo permanentes, pero también acompaña diferentes proyectos en la itinerancia en distintos espacios de la ciudad”, se entusiasma Ricardes. Es que el Polo no será sólo para el verano, sino que seguirá funcionando durante todo el año, y tendrá su plato fuerte con el Festival Internacional de Circo, pensado para mitad de año. “La idea es poder tener una planificación un poco estructurada de toda esta emergencia, que es muy rica y muy desordenada, para poder ponerlo en un nivel de producción técnico y artístico más interesante”, argumenta la directora.

Para ello, también se realiza un apoyo “logístico” a distintas compañías que están interesadas en el circo, pero no tienen lugar para ensayar. Estudian los proyectos que se les presentan y los acompañan “según la necesidad específica”. “No se da dinero, sino recursos: espacios, difusión, técnica, presentación, elaboración de aparatos. Hay pedidos de los más variados”, destaca Ricardes. “Las carpas tienen unas condiciones técnicas de altura y anclaje que acá se ven muy poco, porque casi todas las compañías trabajan sobre una altura que está limitada por su lugar de ensayo. Entonces, tener 14 metros de altura te lleva a una transición... No es sencillo, pero si no tenés el lugar nunca vas a poder trabajar.” La directora recuerda que “nunca hubo un programa público que pueda reunir o acompañar estos desarrollos para permitir profesionalizar el sector. Más en estos tiempos en que se presentan donde pueden: hay compañías que trabajan en la calle no por elección del espacio público como espacio de representación, sino porque es el único lugar en el que pueden estar”.

¿Qué tipo de circo se verá en estos encuentros? “Queremos que sean artistas o compañías que tengan una búsqueda interesante en su propuesta, un buen nivel técnico y artístico, que puedan trabajar en carpa, y que sean motivadores para un público de toda la familia”, enumera Ricardes. “Si bien hay propuestas para jóvenes o para adultos, pensamos que el espectáculo debe poder reunir a la familia. Para mí, el circo es el arte del futuro, una de las artes escénicas con más potencial, porque permite el mestizaje y entrecruzamiento de artistas y de técnicas que es intrínseco a su propio origen. No me parece casual que, en este momento, el público se sienta tan atraído y tan identificado con un espacio y un arte que le permite no tener límites para su imaginación. Pasa en otras partes del mundo, como Francia y Canadá, que ya desarrollan esto con programas públicos. Si bien son modelos diferentes entre sí, permiten un gran desarrollo del circo contemporáneo.”

Ricardes, que con la vuelta a la democracia se inició en el teatro y la danza, y luego viajó a Francia para poder estudiar las artes del circo, explica que lo que hace que este tipo de espectáculos todavía funcione es una identificación “entre la platea y los artistas: lo que lo hace único es que se ve a una persona como uno haciendo cosas increíbles, pero que uno no podría hacer. Por eso trabajamos mucho con elencos jóvenes, porque tienen una gran energía de transmisión, de decir a través del cuerpo. Todo eso puede servirte para expresar, contar, mostrar o transmitir... La energía vital del circo es muy contagiosa”, afirma, y recuerda que “hay muchos pibes que nunca fueron al circo en su infancia y la primera vez es una revelación”. “Vienen al imaginario del circo de los dibujos animados, de las películas, y lo que se encuentran es una explosión de energía. Eso se siente del otro lado de la pista”, apuesta.

Para mayo, dentro del marco del Festival Internacional, el Polo contará con la presencia de elencos de España, Brasil, Francia, Canadá y Finlandia, entre otros. Y eso le da un plus, dice Ricardes, a lo que se ofrece, porque permite conocer la manera en que se trabaja en distintos lugares del mundo: “Hay una movida importante en muchos países. Las identidades de los espectáculos son muy fuertes. El circo finlandés, por ejemplo, ¡no puede ser otra cosa que nórdico! Es un espectáculo de magia y manipulación de objetos, con una puesta visual impresionante, pero no podría ser otra cosa que finlandés. Es muy fuerte eso. Lo mismo pasa con el circo brasileño”, marca, y rescata la versatilidad que tiene el circo para adaptarse a distintas posibilidades artísticas: “La gran capacidad que tiene el formato circo, este gran paraguas, es que permite hacer desde un espectáculo multitudinario como el Cirque du Soleil, hasta producciones de pequeño formato de un intérprete. Las posibilidades son infinitas”.

Compartir: 

Twitter
 

Una de las ideas de Polo Circo es profesionalizar el sector.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.