espectaculos

Miércoles, 7 de julio de 2010

CHICOS › HAMLET, MILONGUITA ENTRE FANTASMAS Y TAN GOTAN

“Despertarles la curiosidad”

¿Shakespeare y la historia del tango pensados para chicos? Es lo que proponen los directores de Puro Grupo y El Globo. Plantean el desafío de recurrir a lo clásico y sostienen que el problema hoy es la subestimación a la que es sometido el público infantil.

 Por Sebastián Ackerman

Parte de la riqueza que caracteriza al teatro nacional pasa por la adaptación de textos a circunstancias argentinas, porque el crisol de razas también es un crisol de contextos que –bien planteados– permiten la identificación del espectador con la obra. Y en este marco es que tanto Shakesperare como la historia del tango son hoy una oferta en la cartelera porteña, pero con una especificidad: están plantadas para chicos. “Queremos instalar una polémica: ¿por qué no los clásicos?”, desafían Mónica Spada y Pablo Di Felice, directores de Puro Grupo. “No encuentro una razón por la cual no. Comparémoslo con el cine: hay mucho más prejuicio cuando se hace un clásico en teatro. Nosotros estamos haciendo un Hamlet y hay algunos que dicen que esto no es para chicos, pero los padres llevaron masivamente a sus hijos a ver El rey León, que es una versión de Hamlet”, comparan, y Alejandro Mazzei, director del Grupo El Globo, confiesa que lo “divierte mucho” que “un pibe vea Cyrano de Bergerac o La comedia de las equivocaciones, porque las entienden. Me cansé de ver gente que le dice a la mesa mesita y a la silla sillita. No creo que haya teatro para chicos y teatro para grandes”, coinciden.

Hamlet, milonguita entre fantasmas es la adaptación de la obra tradicional en clave de sainete: transcurre en un conventillo de la Buenos Aires de la década del ’30, entre enredos y equivocaciones de los personajes; y Tan Gotan es la historia del tango, que nació como baile entre hombres a principios del siglo pasado y se hizo famoso en la década del ’20. Di Felice, que estuvo a cargo de la adaptación, cuenta que el sainete “es algo que tengo muy incorporado. El tango... y Hamlet tienen mucho en común, podía haber pasado en un conventillo de principios de siglo. Y me copé con esa adaptación. La pregunta era qué pasaría con un Hamlet con nuestra idiosincrasia”, plantea, y Mazzei, que dirige El Globo junto a Mara Poczymoc, dice que Tan Gotan surge porque “hay que desterrar que el tango es algo solemne y aburrido, y en el marco del Bicentenario me parece que tiene que ver. Queríamos contarles a los chicos nuestra versión de la historia del tango, y está copado ver cómo ellos se enganchan. El tango es moderno, es rockero, y los personajes de tango son muy característicos”, arriesga.

Para ninguno de los tres hay diferencias entre trabajar para chicos o para adultos, ya que plantean que no hay teatro infantil o teatro para adultos, sino que, simplemente, hay teatro. Aunque, aseguran, no se olvidan de que quien los mira desde la platea es también un chico. “Nosotros hacemos teatro con la misma rigurosidad sea cual sea el espectáculo. Si voy a adaptar una obra, tengo presente en mi cabeza lo que el chico va a ver, pero las obras son para toda la familia”, afirma Di Felice. Y ejemplifica: “Un chico puede leer algo y un adulto tiene códigos que son para él. Pero el chico no se pierde nada de la obra por no entender esos guiños. Por ejemplo, hacemos chistes con películas de Almodóvar. Tratamos de tener ese código de que haya dos lecturas”, adelanta. Por su parte, Mazzei se permite una confesión: “Nosotros tenemos un secreto que voy a develar en este momento: hacemos la misma obra para chicos de tercer y cuarto grado que para pibes de cuarto año. La directora cree que cambia la obra, pero es la misma versión de Cyrano. ¡Y algunas dicen que notan las diferencias! Esto es problema del prejuicio del adulto. ¿Los chicos no pueden ver un cuadro de Picasso?”, desafía.

Ambos grupos recorren patios y salones de actos, en colegios de la Capital y del interior. Para Di Felice, esto es algo que se disfruta mucho porque, “aunque en el patio a veces los pibes se mueren de frío, y nosotros también, cuando comienza el espectáculo empieza a pasar algo... Hay doscientos pibes y es difícil después tenerlos en el teatro, sin los papás... Lo que pasa ahí es muy genuino”, rescata, y Mazzei agrega que “hay muchas directoras que dicen que no pueden entender cómo los chicos entendieron Cyrano, o Hamlet o La comedia... Son chicos, no tontos. Se subestima al chico todo el tiempo”, protesta, y Spada recupera el trabajo con los chicos, a partir de las palabras de una dramaturga canadiense: “Cuando le preguntaron cómo encaraba el laburo para pibes, dijo que lo importante era tener el punto de vista del niño, no perder nunca esto. Uno tiene que imaginarse cómo ve un picaporte un niño y cómo lo ve uno. Me parece que si hay un secretito está relacionado con esto”, apuesta.

Hacer teatro para los chicos es la posibilidad de abrirles un mundo, de interesarlos en una dimensión diferente de la realidad, generarles una curiosidad que tal vez tenían adormecida. Y eso, concuerdan los tres, es una de las mayores satisfacciones que da trabajar para la platea de bajitos. Mazzei recuerda que hace un tiempo, unos chicos que en el ’94 habían visto su versión de La comedia de las equivocaciones les escribieron un mail porque “en tercer año tuvieron que hacer un trabajo sobre Shakespeare, y usaron eso que vieron y les fue muy bien. Eso demuestra que a veces uno logra despertar algo, ¡y que Mara y yo ya estamos grandes!”, bromea, y Spada agrega: “Una vez una nena de nueve años en Hamlet vino acompañando al tío, que nos venía a filmar”, y detalla: “Cuando termina el espectáculo nos viene a saludar y dice que quiere leer Hamlet, porque le encantó la historia. ¡Y le preguntó al tío si él había filmado a Shakespeare! Si uno despierta en un pibe esta curiosidad, hay un laburo hecho ya...”, destaca.

* Hamlet, milonguita entre fantasmas se presenta los fines de semana a las 17 en El Cubo (Zelaya 3053) y Tan Gotan está el 22 y 29 de julio en NoAvestruz (Humboldt 1857) a las 15 y 17.

Compartir: 

Twitter
 

Mónica Spada y Pablo Di Felice, de Puro Grupo, y Alejandro Mazzei, de El Globo.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.