espectaculos

Sábado, 28 de mayo de 2016

CHICOS › CAPITáN SANATA PRESENTA SU DISCO PATEANDO CALEFONES

Canciones con espíritu lúdico

 Por Karina Micheletto

Una nueva banda pone ritmo y contenido al segmento más especial, amplio y diverso de oyentes: el de los chicos, que van desde los más, más chicos hasta los ya adolescentes. Un público al que también va adosado, inevitablemente, el de los grandes, que siempre andan rondando por ahí cerca, y que agradecen la oportunidad de compartir la escucha y la atención. Se llaman Capitán Sanata, y a su primer gran disco le han puesto Pateando calefones, un título que hace justicia al espíritu lúdico y fresco –“sanatero”, definen ellos– que aparece como marca visible de la propuesta. Se presentan hoy a las 16 en la Sala Siranush (Armenia 1353), y a la buena música que hacen, suman en el vivo una puesta teatral, que es la continuación escénica de esa marca de humor que traen para mostrar.

El mentor de Capitán Sanata, y autor de casi todas las letras, es Pablo Miguel Herrero, conocido por los chicos –y los grandes– como uno de Los Cazurros, el notable dúo que viene trabajando desde 1994, también con una marca muy propia y diferente. Este es, cuenta el actor, conductor y ahora cantante, un nuevo proyecto que se suma al anterior. “Los Cazurros está buenísimo, me da felicidad, vida, amor, es lo más grande que tengo. Simplemente, después de tantos años de trabajo, necesitaba abrir un canal distinto de comunicación con ellos”, aclara Herrero. “Y como me gusta mucho escribir y quería hacer canciones, lo llamé a mi amigo Federico Meier (bajista, también compositor y productor musical del disco) y empezamos a gestarlo. De esto hace unos cuantos años, y ahora llego el momento de mostrarlo”.

También hacen Capitán Sanata Claudio Iuliano en guitarra, Mario Gusso (integrante de La Bomba de Tiempo y de la banda que acompaña a Liliana Herrero) en batería, y en el disco toca Lucas Nikotian en el piano. Para el vivo, la banda se “agranda” con Laura Alonso (integrante de Babel Orkesta y a cargo de los coros en el disco), Eliana Liuni y Bruno Delucchi. La música que hacen va y viene por distintos géneros, logra una identidad propia y acierta en los temas de la infancia; o, más precisamente, en ese territorio que irradian los niños, un gran generador energético en el que se ven involucrados todos los que los rodean. Y así el “¡No quiero!” tan mentado y gritado, el ruego mántrico “Yo quiero una mascota”, el “Soy tan grande”, pero también lo que da miedo, la historia de amor o “El monstruo de la mañana” que es la mamá cuando se levanta (y que remite inmediatamente a un cuento de Isol) son cantados y contados con humor y ternura.

“Todo lo que escribo para los chicos, me tiene que gustar también a mí. Si no es así, lo descarto. Es lo mismo que hicimos todos estos años con Ernesto (Sánchez) en Los Cazurros”, define Herrero la dirección artística que da a sus creaciones. “Si no me hace reír, o reflexionar, si no me toca en algo, no va. Muchas historias tienen historias reales detrás, me pasaron con mis hijas, con los hijos de mis amigos. A eso, ahora se le suma una producción musical de la que estoy muy orgulloso; siento que lo que suena es ante todo buena música”, dice. Parte de una familia de artistas que siempre tuvo la mirada y la sensibilidad atentas a la infancia (su papá, que se llama igual que él, es el creador de la reconocida compañía de teatro El Juglar, en la que él comenzó trabajando en históricas temporadas en la costa, su hermano Javier es integrante de Mundo Arlequín), Herrero completa ahora ese camino al buen ritmo de la música de Capitán Sanata.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.