espectaculos

Lunes, 5 de enero de 2009

VISTO & OIDO

El Subcomandante Marcos dejó ayer por unos minutos su papel de líder guerrillero para convertirse en cuentacuentos, secundado por dos niñitas indígenas, en el Festival de la Digna Rabia que se realiza en el sur de México. Después de hablar sobre política, capitalismo y crisis económica en la última mesa redonda del día, ante varios miles de simpatizantes, Marcos tomó el micrófono para dar la palabra a las pequeñas Lupita y Toñita, que leyeron un par de historias. Luego fue él quien asumió el papel de cuentacuentos, con una historia cargada de humor negro, en la que “un subcomandante” y Toñita eran los protagonistas. Mientras Marcos contaba el cuento, la niña amenizaba con gestos.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.