espectaculos

Miércoles, 13 de abril de 2011

CULTURA › ALEJANDRO GRIMSON PUBLICó LOS LíMITES DE LA CULTURA

“Escribo cuando me apasiono por algo que me genera repulsión”

En su flamante trabajo, el antropólogo demuestra pocas pulgas ante las pretensiones teóricas y políticas de efímeras y perniciosas modas académicas. “No acepto que se pretenda elevar a postulado científico una posición ideológica”, se planta.

 Por Silvina Friera

Las ciencias sociales no están inmunizadas contra la banalización y el vaciamiento. ¿Cuántos apocalipsis se anunciaron alegremente? El “fin de las ideologías”, el “fin de la historia”, el “fin de la clase”, el “fin de las naciones”, el “fin del Estado”, el “fin de las fronteras”, el “fin del territorio”, el “fin de la cultura”, el “fin de los relatos”. Un antropólogo argentino, hombre de pocas pulgas ante las pretensiones teóricas y políticas de efímeras y perniciosas modas académicas, revuelve el avispero con una saña magistral para desmontar esa suerte de “juicio sumario” que ha enviado al paredón de fusilamiento un conjunto fundamental de conceptos interpretativos. Alejandro Grimson, el antropólogo en cuestión, acaba de publicar Los límites de la cultura (Siglo XXI), un libro que –como dijo Eduardo Rinesi durante la presentación– marcará un antes y un después. Será pronto una lectura obligatoria no sólo para aquellos que comparten un horizonte de intereses en el ámbito de la disciplina. El lector inquieto que no puede soslayar los debates culturales de las últimas décadas se encontrará con un texto que propone “transformar nuestras sedimentadas matrices de lectura de los procesos sociales”.

El primer divorcio inadmisible consiste en postular la volatilidad de lo simbólico respecto de los procesos materiales y económicos. De la mano de Raymond Williams, de Marxismo y literatura, convida a revisitar el proyecto intelectual de pensar sin esferas. El problema crucial, plantea en el libro, es que no hay esferas. “No existen esferas separadas objetivamente –dice Grimson a Página/12–. No hay ningún proceso económico que no tenga una dimensión de sentido, de plusvalía semiótica. La cultura no tiene un límite impuesto por la economía, sino que la cultura es constitutiva.”

–¿Por qué se utiliza muchas veces cultura e identidad casi como si fueran sinónimos?

–Si le pregunta a alguien cómo está divido el planeta, puede decirle que está dividido en culturas; en el mundo hay islas y dentro de cada una existe una cultura, una comunidad, una identidad homogéneas. Los imaginarios nacionales se llevan bien con esta teoría porque la idea de que cada nación es uniforme, de que todos los argentinos comemos asado, es aglutinadora. Pero es falsa. Los argentinos somos muy heterogéneos, aunque esa heterogeneidad no implica que no seamos igualmente argentinos. Pero es difícil sentirse parte de la Argentina si el país asume el discurso que tuvo históricamente como nación civilizatoria, blanca, europea, cosmopolita.

–¿De qué modo el viraje del país hacia América latina está modificando esa imagen europeizada?

–Yo me hice esa pregunta; la respuesta a la que llego, por ahora, es que hay un discurso del Estado y ciertas políticas educativas y de relaciones exteriores orientadas hacia América latina de una manera nunca vista. Estamos en una coyuntura con un predominio en el discurso del Estado de cierta práctica latinoamericanista; pero, a mi juicio, lo hegemónico en la sociedad argentina sigue siendo el europeísmo civilizatorio.

–En un momento del libro afirma, siguiendo a Néstor García Canclini, que las culturas son más híbridas que las identificaciones. ¿Cómo aplicar este planteo si se piensa la cultura peronista en relación con la identificación kirchnerista? ¿O a la inversa: cultura kirchnerista con identificación peronista?

–La pregunta es espectacular, pero tengo que pensar para tratar de entender al peronismo (risas). Las identidades políticas populares son profundamente polisémicas. Las mismas palabras, peronismo, kirchnerismo, tienen significados completamente disímiles que están en tensión con la clausura del sentido. Por otra parte, las personas que se sienten interpeladas por esas identificaciones, que le adjudican sentidos distintos –localmente, territorialmente–, son muy heterogéneas. No se podría definir una homogeneidad cultural del peronismo o del kirchnerismo, sí una posición política, una posición cultural, sentidos de la identidad, pero en ningún caso se podría pensar que todos aquellos que están siendo interpelados por esa identificación forman parte de una cultura única. Hay sectores sindicales, juveniles, periodistas, economistas, y así sucesivamente en una lista interminable de trayectorias sociales diferentes que están vinculadas con el kirchnerismo. Sin embargo, esa identidad aglutina una cierta heterogeneidad que no es reductible a ningún postulado de uniformidad cultural. El kirchnerismo formula un tipo de articulación que presupone una cierta uniformidad, pero esa uniformidad no puede verificarse efectivamente. Lo que hace que una identidad política sea exitosa es que esa polisemia, en un momento histórico, está articulada en relación siempre con un otro.

–¿Considera que la articulación del kirchnerismo en este momento es exitosa?

–Ha habido y hay articulaciones exitosas en el contexto actual, pero hubo otras en las que los cortes entre identidad y alteridad no siempre lograron constituirse de la manera más conveniente para plantear la dicotomización de quiénes quedan separados y quiénes unidos.

–¿Cuál sería un ejemplo errático en la manera de plantear esa dicotomización?

–El proyecto que (Julio) Cobos votó “no positivamente” incluye la segmentación de las retenciones. Ese proyecto colocaba mejor la frontera que la 125. Una hipótesis contrafáctica es que si se hubiera colocado la frontera inicialmente en el lugar que se colocó al final, la pelea se habría ganado de otra manera. El proyecto final segmentó y no trató de la misma manera a quienes son desiguales. Al tratar de igual manera a los de-siguales se planteó un problema: los desiguales tienden a unirse, aun cuando no comparten las mismas condiciones de existencia. Eso dificulta la construcción de una hegemonía en un sentido gramsciano, que implica “conceder lo no esencial para conservar lo esencial”. El proyecto de ley presentado era mejor que la 125. Pero hay otro problema que es mayor; creo que los modos de colocación de la frontera son extremadamente complicados, porque sigue siendo hegemónica, aunque no gubernamental, la idea de una Argentina europeísta. Hay una descomunal predisposición a la incomprensión de todos los actos de Gobierno.

–¿Incluida la Asignación Universal por Hijo?

–Sí, claro. La Asignación Universal por Hijo coloca la frontera de una manera extraordinaria. Sin embargo, es respondida por algunos muy anclados en lo que uno puede considerar indiscutiblemente “gorila”: la noción de “asado con el parquet”. Ellos no saben gastar bien lo que se les “regala” y, por lo tanto, es terrible el regalo. La Asignación Universal es un derecho que evaporó la indigencia en pocos meses; está destinada a que se puedan alimentar y vestir los chicos. Recuerdo que la derecha brasileña le decía a Lula cómo podía dar una asignación de ese tipo para que los chicos vayan a la escuela, cuando los padres gastaban sólo el 5 por ciento en útiles y el 90 por ciento en comida. Justamente se trata de eso: que se gaste la plata en comida para que no tengamos más chicos desnutridos. ¿Qué es lo que demuestra este ejemplo? Que incluso allí donde no habría más discusión porque ya no hay nada para discutir –lo único sería cómo profundizarla, mejorarla, extenderla, aumentarla–, hay gente que la discute. Esto es el síntoma de un problema que uno tendería a creer que parece casi irremediable: hay un sector del país que lamentablemente no está dispuesto a poner en suspenso, por un minuto, su propio universo de vida, sus propias creencias, sus propias convicciones, para tratar de entender, mínimamente, el lugar en el cual vive el otro. Hay un proceso de estigmatización brutal, el “asado con el parquet” o “las patas en la fuente”, que persiste.

–El senador radical Ernesto Sanz dijo que por la Asignación Universal por Hijo “aumentaron el consumo de droga y juego”...

–Si tiene esa duda, por qué no pide que las ciencias sociales investiguen en qué se gasta la Asignación Universal. Porque se sabe en qué se gasta. Hay que tener un mínimo respeto por la investigación nacional que se hace en el país. Es inaceptable que un político hable desde su prejuicio más liso y llano, sin intenciones de entender los procesos sociales más profundos. Es muy evidente que la Asignación Universal o Argentina Trabaja le cambiaron la vida a mucha gente. No es tanta plata la que se necesita para sacar a las personas de situaciones de exclusión brutales. Es un problema mucho más político y cultural que económico.

–Capítulo tras capítulo, usted se dedica a desmontar diversas modas teóricas. ¿El motor de la escritura fue el rechazo a cierto vaciamiento teórico?

–Sí, puedo escribir cuando me apasiono por algo que me genera repulsión. Primero vino el fin de la historia, el fin de las ideologías; después el fin del Estado, de la Nación, de las fronteras; un vaciamiento, una banalización tan insoportable, como los no-lugares o el nomadismo. El libro está sostenido en la disconformidad y el enojo con algunos autores, que a veces saben que están siendo irresponsables intelectualmente. Hubo mucha impunidad intelectual. El fin del Estado fue una posición ideológica; como soy una persona democrática, respeto todas las posiciones. Lo que no acepto es que se pretenda elevar a postulado científico una posición ideológica, porque es una falsificación inaceptable que debe ser juzgada en términos científicos. No puede haber impunidad intelectual. No hubo fin de los Estados. ¿Dónde hay Estados débiles? ¿Estados Unidos, que anda invadiendo cualquier país del mundo que no le gusta y tirando bombas por ahí? Los Estados neoliberales promueven identidades nacionales débiles, pero no quiere decir que automáticamente las poblaciones asuman ese debilitamiento de las identidades nacionales.

–¿Sería el caso de la Argentina durante la crisis del 2001?

–Sí, cuando la gente salió a la calle, lo que más usó fueron banderas argentinas. Se puede pensar que Néstor Kirchner buscó reconstituir la autoestima, o se puede creer que leyó la recomposición parcial de esa autoestima y quiso potenciarla. En cualquier caso, el hecho es que hubo un proceso social que fue leído por Kirchner. También la construcción de hegemonía es el cierre de ciertos lugares de enunciación. Todos sabemos que (Mauricio) Macri piensa muy parecido al (Bernardo) Neustadt de 1987, pero no está diciendo lo mismo que decía Neustadt porque quiere ganar votos. No hay una campaña abierta en la que alguien diga: “Vamos a anular la Asignación Universal”, pero hay frasecitas sueltas que permiten darse cuenta de que si ganan las elecciones la van anular. Ningún actor político hace lo que quiere: hace lo que puede en contextos políticos que limitan mucho su poder por las configuraciones culturales, los sentidos comunes y las hegemonías construidas por ellos mismos o por otros actores.

–Pero también hay casos como el de Kirchner, que pudo más.

–Pudo más porque, a pesar de que no tenía los principales resortes del poder económico, Kirchner leyó hacia dónde quería ir un sector muy amplio de la sociedad argentina y empujó muy fuerte en esa misma dirección. Un político puede hacer más cuando empuja en la misma dirección de un clima de época. Mire lo que pudo Menem: pudo casi todo. Hay muy pocas cosas que no pudo hacer. No pudo arancelar la universidad pública ni privatizar el Banco Nación; poquitas cosas dentro de lo que destruyó...

Compartir: 

Twitter
 

“Ningún actor político hace lo que quiere: hace lo que puede en contextos políticos que limitan mucho su poder”, asegura Alejandro Grimson.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.