espectaculos

Lunes, 19 de septiembre de 2011

CULTURA › EL IV CONGRESO IBEROAMERICANO DE CULTURA TERMINO EL SABADO EN MAR DEL PLATA

Lo mejor es lo que está por venir

Durante tres días hubo intensas deliberaciones acerca de “Cultura, política y participación popular”, con representantes de veintidós países que ahora llevarán las conclusiones a sus respectivos lugares de origen. La próxima cita será en Zaragoza, España.

 Por Facundo García

Desde Mar del Plata

Había un negro chamuyando a una rubia, y un funcionario de la Nación conversando con un militante barrial. Había niños, viejos, escritores y dibujantes; sociólogos, poetas y gestores. Conversaban del futuro, cada quien desde su mundo. Y la postal era alegre pero no llegaba a resumir las derivaciones que puede traer el IV Congreso Iberoamericano de Cultura, que terminó el sábado luego de tres días de intensas deliberaciones. Dos mil quinientos inscriptos, ciento cincuenta disertantes y representantes de veintidós países llevarán ahora las conclusiones a sus respectivos lugares de origen, con la certeza de que la región es un gigante que despierta. Las imágenes más emocionantes, en todo caso, son las que están por venir.

Por lo pronto, hay que saber que el viaje más largo se inicia dando el primer paso. Enhebrando idea con idea se logró que “Cultura, política y participación popular” pasara a ser un tapiz de aspiraciones consensuadas, a partir de varios puntos de acuerdo que se difundieron anteayer en el Teatro Auditorium. “Iberoamérica ha padecido verdaderos ‘culturicidios’. Necesitamos debatir, porque debemos torcer un destino que tiene páginas extremadamente dolorosas. Por eso hay que hablar de una indisoluble relación entre política y cultura”, reclamó el secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, en su discurso de cierre. Por otra parte, confesó estar sorprendido de las críticas que hicieron algunos medios, que calificaron al evento como un foro “cooptado por militantes”. “¿Acaso pretenden que hablemos de participación negando la presencia de la política? El compromiso político es la esencia de la democracia –replicó–. Estamos construyendo con las herramientas de la cultura, de la política y de la participación popular ese magnífico fenómeno de la integración, completando un proceso que ya lleva cinco siglos.”

Acompañaron a Coscia, Leonor Esguerra, directora de la División de Asuntos Culturales de la Secretaría General Iberoamericana; Gustavo Pulti, intendente del Partido de General Pueyrredón (Buenos Aires); Santos Castro Fernández, director general de Política e Industrias Culturales de España, y Jerónimo Blasco Jáuregui, consejero municipal de la ciudad de Zaragoza, que será sede del próximo congreso en 2012. Sin embargo la intervención más destacada fue la lectura de los balances que los participantes entregarán a las autoridades de cada país, con el objetivo de generar cambios palpables. Entre esos escritos –que, por cierto, recurren al lenguaje un tanto institucionalista que dominó el ciclo– estaban los resultados de los cofralandes, verdaderas asambleas de creadores cuyo nombre deriva de un vocablo inventado por Violeta Parra para referirse a “la tierra de todos, donde todo puede suceder”. Algunas de las recomendaciones fueron:

- Cofralandes de artes visuales: Generar una red regional para estimular la circulación a través de exposiciones, intercambios e información del panorama cultural de cada país. Incorporar al sistema educativo inicial las diferentes prácticas artísticas y la enseñanza de una historia del arte que preste atención al conocimiento de Iberoamérica. Debatieron en este grupo Francisco Javier Bassim (Venezuela), Maria Inés Drangosch (Argentina), Joao Paulo Feliciano (Portugal), Tomás Lara Franquis (Cuba), Marcos López (Argentina), Miguel Rep (Argentina) y José Miguel Rojas González (Costa Rica).

- Cofralandes del área audiovisual: Revisar las leyes de cine existentes a efectos de actualizarlas, e implementar políticas de Estado que fomenten la democratización de la actividad tomando como ejemplo la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual de la Argentina y la ley de Telecomunicaciones de Bolivia. Montar una red de salas digitales para la exhibición de cine iberoamericano. Incorporar la formación audiovisual en la currícula escolar. Los cofralandes audiovisuales fueron Enrique Fernández (Uruguay), Octavio Getino (Argentina), Federico Koelle (Ecuador), David Rubio (Ecuador), Katia Lara (Honduras), Augusto Netto Sisa (Paraguay) e Iván Sanjinés (Bolivia).

- Cofralandes de Letras: Instrumentar políticas públicas para sumar lectores, como la instalación de salas de lectura en las escuelas y la edición a precios económicos. Promover la sanción de una nueva Ley de Propiedad Intelectual y favorecer la creación de un Fondo Latinoamericano de las Artes y las Letras (Flaal). Crear una gran biblioteca con subsedes internacionales y un instituto, denominado Rubén Darío, para la difusión de la cultura y las lenguas iberoamericanas. Los autores de este texto fueron Claudia Piñeiro (Argentina), William Ospina (Colombia), Francisco Hinojosa (México), Sergio Olguín (Argentina), Rafael Courtoise (Uruguay), Manlio Argueta (El Salvador), Leopoldo Castilla (Argentina), Basilio Beillard (República Dominicana), Juan Sasturain (Argentina) y Guillermo Martínez (Argentina).

- Cofralandes de Organizaciones Culturales Comunitarias: La demanda unánime fue que se asigne un monto no menor al 0,1 por ciento de los presupuestos nacionales a las experiencias culturales comunitarias, autogestivas e independientes. Entre las entidades firmantes estuvieron El Culebrón Timbal (Argentina), Fundación Compa (Bolivia), Praxis Gestión Especializada (México), Red de Teatro Comunitario (Argentina) y Teatro Escambray (Cuba).

La diversidad al palo

También difundieron su perspectiva los invitados al seminario de periodismo y participación popular organizado por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), entre los que estaba Juan Boido, de Página/12. Otro tanto hicieron los integrantes del Primer Encuentro Iberoamericano de Jóvenes Creadores, y un grupo de “reporteritos” que con talento y entusiasmo se las arreglaron para documentar todo lo que pasaba en el congreso. Y ni los miembros del Foro Iberoamericano de Políticas Culturales en el Ambito Municipal ni los integrantes del Tercer Seminario Iberoamericano de Políticas de la Música ni las universidades no se quedaron atrás. El listado de las conclusiones está disponible en http://culturaiberoamerica.gob.ar/index.php/conclusiones/.

Por lo demás, el Congreso apostó a varias novedades. Hubo una sección dedicada a la infancia, y además el canal Paka Paka y la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares organizaron talleres, al tiempo que el programa “Cultura e Infancia” de la Secretaría de Cultura instalaba un juego de la oca gigante en la explanada del Hotel Provincial. El municipio local sumó una escultura en homenaje a Astor Piazzolla, un encuentro iberoamericano de surf y skate, y unas concurridísimas jornadas de muralismo y arte callejero. En el acto de cierre, la senadora uruguaya Lucía Topolansky –histórica militante y esposa del presidente José “Pepe” Mujica– fue declarada Ciudadana Ilustre de Mar del Plata.

Compartir: 

Twitter
 

El IV Congreso Iberoamericano de Cultura tuvo dos mil quinientos inscriptos.
Imagen: Gonzalo Martinez
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.