espectaculos

Jueves, 24 de mayo de 2012

CULTURA › SE INAUGURA LA NUEVA USINA DE LAS ARTES, EN EL BARRIO DE LA BOCA

“Si es un templo, que sea del presente”

Ricardo Szwarcer, ex director del Colón, de la Opera de Lille y del Festival Grec de Barcelona, será quien conduzca, junto a Gustavo Mozzi, este centro de características inéditas, con el que espera trazar un nuevo eje cultural en el sur.

 Por Diego Fischerman

Ostenta un record extraño. Es la persona a la que más veces le han ofrecido la dirección del Teatro Colón en los últimos años. Y, claro, Ricardo Szwarcer es, también, quien más veces ha dicho que no. Desde que dejó ese teatro, en 1989, nunca quiso volver. Dirigió la Opera de Lille, produjo espectáculos en forma privada y condujo el Festival Grec de Barcelona en su época de gloria. También escribió un libro: Theatre in Crisis? Performance Manifestos for a New Century, publicado en 2002. Y ahora, radicado en Los Cocos, en Córdoba, recibió otro ofrecimiento: comandar la nueva Usina de las Artes que se inaugurará hoy con dos exposiciones y que funcionará a pleno antes de fin de año. Y esta vez dijo que sí.

“Me tentó que se tratara de algo nuevo, que pudiera pensarse desde el principio”, explica, sintético, sus razones. El proyecto, que fue imaginado y comenzado por Jorge Telerman, cuando era jefe de Gobierno, implica la puesta en marcha de un centro cultural con características inéditas en la ciudad, incluyendo un auditorio de acústica notable y con capacidad para albergar una orquesta sinfónica en su escenario, otro de cámara y varias salas adaptables a múltiples funciones, entre ellas el fantástico espacio de la antigua sala de turbinas, en el viejo palacio de la Compañía Italo Argentina de Electricidad, en La Boca. Szwarcer liga esta Usina a otras dos instituciones, el Mamba y la Fundación Proa, y piensa en eje cultural situado en el Sur. En ese sentido, rescata los grandes proyectos culturales de la posguerra, en Europa, pero discute la idea de los “templos sagrados”. “Hasta la arquitectura de esos centros culturales los presentaba como instituciones poderosas, destinadas a impresionar al ciudadano”, explica. “El resultado es que el acceso fue percibido como difícil, exclusivo para quienes entienden lo que ahí se hace. Y eso infundía temor y no acercamiento.”

Secundado por Gustavo Mozzi, músico y actual director del festival de tango de la ciudad, Szwarcer pone en tela de juicio, asimismo, la idea de que la llamada música clásica sea la única que pone en juego una intención artística. “Imaginamos un centro polivalente y multidisciplinario, que haga uso imaginativo de sus espacios internos y externos, jugando con el poder de comunicación de la música en todas sus expresiones, pero también del circo contemporáneo; abierto a exposiciones que propongan el juego y la participación del público, y a la vez sorprendan”, cuenta. “El foco estará en la mirada contemporánea, pues si tiene que ser templo, lo será del tiempo presente. Y en él habitan, hoy, la hibridación de géneros y estilos, como búsqueda expresiva, las propuestas para todos los públicos –incluido el familiar–, la diversidad de géneros, la irreverencia y el desprejuicio en cuanto a los valores consagrados, todas las músicas, incluida la electrónica; el arte digital y el cine documental. Un eje de trabajo particular será el de darles presencia a las tradiciones populares, pero precisamente a partir de la mirada de las nuevas generaciones. Esto será aplicado tanto al tango como al folklore, en lo musical y coreográfico, pero también –en el caso del folklore– extendido al ámbito latinoamericano. Las músicas, todas. La clásica en primer lugar, ya que el diseño acústico de las salas la ha tomado como referencia principal, pero en programas diseñados especialmente para la formación de público y la difusión, tales como música y cine, música de películas, grandes clásicos, clásicos infantiles, etc. Y las otras: latinoamericana, músicas del mundo, barroco y barroco latinoamericano, para lo que hemos llamado a Gabriel Garrido, jazz –de cuyo festival será la sede principal–, contemporánea.” Para la apertura se ha programado una instalación de luz y sonido interactiva, Spectra, del artista japonés Ryoyi Ikeda, que podrá recorrerse hoy y mañana de 19.00 a 23.00. También se podrá visitar Edificio, una obra monumental del artista Leandro Erlich. Mañana a las 18 actuará allí el pianista Horacio Lavandera y el sábado 26, en ese mismo horario, se realizará la Gran Final del Campeonato de Tango de la Ciudad de Buenos Aires. Además, y asociados con esta apertura, se presentarán dos espectáculos en el Teatro 25 de Mayo (Triunvirato 4444): Datamatics de Ryoyi Ikeda (hoy a las 20) y While going to a condition, de uno de los iconos del nuevo butoh, el inclasificable Iroaki Umeda (mañana en el mismo horario).

Compartir: 

Twitter
 

“Me tentó que fuera algo que pudiera pensarse desde el principio”, explica Ricardo Szwarcer.
Imagen: Pablo Piovano
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.