espectaculos

Jueves, 24 de mayo de 2012

CULTURA › PREMIO PARA SHIGERU MIYAMOTO

Príncipe Nintendo

 Por Silvina Friera

El Walt Disney de los videojuegos mantiene la inocencia de un niño grande. Dicen que la tercera es la vencida. Shigeru Miyamoto, el padre de Donkey Kong, las sagas de Super Mario Bros y La leyenda de Zelda, entre otras series de Nintendo, inventor de las nuevas consolas como la Wii –que revolucionó la forma de interactuar con los videojuegos–, ganó el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. El creador japonés no es la primera vez que resulta finalista. No se pudo subir al tren de la victoria en 2010 ni el año pasado. Pero en esta ocasión su candidatura se impuso ante la agencia fotográfica Magnum y al heterodoxo filósofo francés Edgar Morin –cuya sintonía fina con el movimiento de los “indignados” y el hecho de haber elogiado la idea del “bien vivir” del presidente ecuatoriano Rafael Correa acaso hayan sido palos en la rueda de un jurado probablemente alineado con la ortodoxia del actual gobierno español–, entre una veintena de candidatos previos que se quedaron en el camino.

Hace cuatro años, en 2008, Google, un buscador de Internet, fue el premiado en este rubro. Y hubo polémica entre los miembros del jurado. Los estatutos del galardón consignan que debe otorgarse a “una persona, equipo de trabajo o institución”. Ahora, según el fallo y las primeras repercusiones –es la primera vez que lo obtiene un creador de videojuegos–, no hay disputas a la vista. Quedan, en el mejor de los casos, en el terreno de las interpretaciones.

Miyamoto es considerado el “principal artífice de la revolución del videojuego didáctico, formativo y constructivo”, planteó el jurado. Además se destacó especialmente que su trabajo se ha caracterizado siempre por huir de la violencia. Los videojuegos del artífice de Mario Bros tienen un componente educativo, “ayudan a ejercitar la mente en sus múltiples facetas y resultan muy valiosos”. El hombre que nació en 1952, en un pequeño pueblo cerca de Kioto, afirmó sentirse “muy honrado” por el premio. “La labor de crear videojuegos es en gran medida un trabajo en equipo. Como consecuencia, me gustaría recibir este premio en representación de mis amigos y compañeros, con los que he creado videojuegos a lo largo de mi carrera”, subrayó Miyamoto. “En el futuro continuaré esforzándome para que los videojuegos sean capaces de ofrecer de manera continuada diversión y alegría.”

Hace más de treinta años que Miyamoto está al servicio de las historias y personajes que ha imaginado, siempre ligado con Nintendo. La industria del ocio electrónico tal vez no pueda comprenderse sin el papel de este cerebro creativo, que continúa ejecutando su trabajo como un humilde artesano y no como el célebre orquestador de videojuegos para millones de jugadores en el planeta. Si en un pasado no muy lejano, sólo los adolescentes se rendían al placer de jugar, ahora los nuevos púberes y sus padres comparten los mismos juegos. En España, por ejemplo, la industria facturó 1245 millones de euros en 2011, más que el cine y la música juntos.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: EFE
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.