espectaculos

Jueves, 14 de noviembre de 2013

CULTURA › ENCUENTRO DE COORDINADORES DE FERIAS DEL LIBRO

Dificultades y oportunidades

Los promotores de las fiestas de la lectura compartirán por primera vez sus experiencias gracias a la convocatoria que organiza la Fundación El Libro para festejar los 40 años que en 2014 cumplirá la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

 Por Silvina Friera

Los eslabones fundamentales en la circulación de la producción editorial –del país, de la región, del mundo– intuyen que la hermandad es la ley primera. Los promotores de las fiestas de la lectura, donde confluyen autores, lectores, editores y libreros, compartirán por primera vez sus experiencias en el I Encuentro de Coordinadores de Ferias del Libro, que organiza la Fundación El Libro para festejar los 40 años que en 2014 cumplirá la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. “Sabemos que tienen muchísimos desafíos, dificultades y también oportunidades, pero no sabemos con precisión cuáles son –dice Gabriela Adamo, directora de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires–. Pensamos que si conocemos mejor la situación de cada una, será más fácil y eficaz poder ayudarlas. Y no sólo que Buenos Aires ayude al resto, sino que todas las ferias nos ayudemos entre nosotras. Sin duda, la circulación de autores y libros entre las provincias es uno de los puntos que nos preocupan a todos y en los que, hermanadas, las ferias podremos ayudar.”

En este I Encuentro –que empieza hoy en el Dorrego y termina mañana en la sede de la Fundación El Libro– contarán sus experiencias los representantes de las ferias de Berazategui, Mar del Plata, Olavarría, Tandil, Alta Gracia, Córdoba, Juan Filloy de Río Cuarto, Concordia, Neuquén, San Martín de los Andes, Chubut, Jujuy, Formosa, Corrientes, Santiago del Estero, Villa Mercedes, San Juan y Cipolletti, entre otras. La financiación de las ferias, la vinculación con el Estado, las librerías y la industria editorial regional será uno de los debates cruciales. “La sustentabilidad de cualquier evento cultural es, siempre, un tema difícil y a la vez fundamental. Las ferias en todo el mundo se financian de formas muy distintas entre sí y, por ese motivo, también varían los objetivos, las estrategias y los compromisos –explica Adamo–. Con este bloque de discusión queremos poner el tema sobre el tapete y conocer la realidad que marca a cada feria. Las ferias no existen ‘en el aire’, sino dentro de un determinado contexto. Y la relación tanto con el Estado como con los jugadores principales de la industria del libro –editores y libreros– es muy importante. Idealmente, el éxito de una feria significa éxito para todos, pero no siempre es así. A veces, por ejemplo, los libreros pueden sentirse excluidos de una iniciativa oficial u otras situaciones por el estilo.”

“Llevar la ‘fiesta del libro’ por fuera de los recintos feriales tradicionales debe ser un paso necesario en la región –se recomienda en uno de los artículos del Manual de Feria de la Cerlalc, que se presentará durante el Encuentro–. Cuba, Brasil y Venezuela han tenido experiencias exitosas de acercar el libro y sus creadores a los lectores más allá de las grandes ciudades, incluso a zonas periféricas. Contribuir a formar lectores y potenciar la circulación del libro pasa, necesariamente, por llegar a nuevas audiencias, no sólo a aquellas que se encuentran de forma religiosa cada año en el recinto ferial.” ¿Está en los planes de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires llevar la fiesta del libro, para los 40 años, más allá del predio de La Rural? ¿Que sea itinerante por un breve período o que llegue a zonas donde no es fácil acceder al libro? “Evaluamos esas posibilidades y llegamos a la conclusión de que el mejor camino para seguir es fortalecer lo que ya se está haciendo –plantea Adamo–. Las ferias de las provincias se llevan adelante con unos esfuerzos personales enormes, con el mismo compromiso y entusiasmo que ponemos en la nuestra. Entonces, en lugar de generar competencias, nos pareció mejor aprovechar la oportunidad para generar esta red de trabajo genuina, hermanada, con posibilidades de sostenerse y retroalimentarse a lo largo de los años. Quizá sea menos rimbombante que una feria propia en otros lugares, pero no tengo dudas de que es una apuesta mucho más sólida y comprometida. Me parece que es un festejo para los 40 años que, bien llevado, nos va a seguir dando regalos a todos hasta el cumpleaños 50, por lo menos.”

La más joven de todas, la que recién empieza a caminar, es la Feria Internacional del Libro de Neuquén (FILNe), que se hizo por primera vez este año, entre el 1º y el 15 septiembre, bajo el lema “El libro abre mundos”. Teresita Valdettarro, coordinadora de la comisión de actividades educativas de la Fundación El Libro, destaca el trabajo en conjunto entre la Municipalidad de la Ciudad de Neuquén, la empresa local Compromiso Humano y las dos cámaras que agrupan a los editores: CAL (Cámara Argentina del Libro) y CAP (Cámara Argentina de Publicaciones). “La programación cultural fue de una calidad tan digna como la de Buenos Aires por la variedad de las propuestas”, pondera Valdettarro. Ana María Shua dictó la conferencia inaugural y Felipe Pigna la de cierre. Estuvieron en la FILNe Mempo Giardinelli, María Teresa Andruetto, Pablo De Santis, Luisa Valenzuela, Liliana Heker, María Rosa Lojo y Alejandra Laurencich, entre otros. A los invitados de Buenos Aires y otras provincias se sumó una vasta programación local que involucró a toda la comunidad: talleristas, autores y editores neuquinos tuvieron su stand y el espacio para presentar sus libros. “Las editoriales brindaron todo su apoyo, gestionando la visita de sus autores y el envío de libros. El público respondió, aunque de manera despareja. El día de entrada gratuita asistieron 2500 personas –recuerda Valdettarro–. Nos tocó el peor tiempo que podría imaginarse: llovió, nevó, hizo mucho frío y tuvimos que cerrar dos días el predio por un viento de 120 km por hora. ¡El año que viene la hacemos en noviembre!”

María Eugenia Jaldin, una de las coordinadoras de la Feria del Libro de Jujuy, cuenta que ya están preparando la décima edición. “Nos parece increíble. Para nosotros es una experiencia única, de la cual estamos muy orgullosos. Sin dudas es el espacio cultural más convocante de la provincia. Cada año se vive como una fiesta, en donde miles de niños adolescentes y público en general participan de las distintas actividades propuestas. En 2005, en nuestra primera edición, empezamos con una exposición de 5 stands de libros y llegamos a la última con 20.” Jaldin advierte que una de las dificultades centrales es la circulación de los libros. “Es el gran problema que existe en el interior. Nuestra provincia cuenta en todo su territorio con 700.000 habitantes, menos población que un barrio de Buenos Aires. Quizás éste sea el motivo por el cual no podemos conseguir el apoyo –compra de stand– de editoriales de distribución nacional. Llegar a Buenos Aires o a otras provincias desde las provincias es muy complicado. Hace tres años que venimos trabajando con el tema de la circulación desde un espacio de encuentro entre editoriales, libreros y el gobierno, provincial y nacional, para intentar crear una ‘red de puntos de venta’ que se distribuya a lo largo del país. Es necesario contribuir a la construcción de un mercado regional con el posicionamiento de editoriales de la región. Seguramente, este I Encuentro de Coordinadores de Ferias puede ayudar y mucho a dar solución a esta problemática difícil de encarar.”

Compartir: 

Twitter
 

La circulación de autores y libros entre las provincias es uno de los puntos a tratar.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.