espectaculos

Miércoles, 11 de diciembre de 2013

CULTURA › LA NOCHE DEL SIFóN, UN ENCUENTRO DE MILITANTES DE LA SODA EN FM LA TRIBU

Un burbujeante chorro de frescura

Periodistas, artistas, barmen y museólogos reunirán, expondrán y celebrarán esta noche todos sus saberes vinculados con el mundo de la soda y los sifones. Por supuesto, habrá catas del líquido y gaseoso elemento y se presentará el Museo de la Soda.

 Por Javier Aguirre

Tal vez sea un homenaje, una muestra interdisciplinaria industrial/cultural, una cata con agregados, una fiesta de una comunidad/tribu urbana, o bien una acción de militancia de consumo. En cualquier caso, no corresponde definir La Noche del Sifón (hoy desde las 20, en FM La Tribu, Lambaré 873, con entrada libre) sin poner el chorro sobre el componente emocional, nostálgico y de camiseta puesta que moviliza a periodistas, artistas, barmen y museólogos a reunir, exponer, saludar y celebrar, sin miedo al eructo, todos sus saberes vinculados con el mundo de la soda y los sifones. Desde tragos espirituosos para hacer con soda hasta el rol del sifón como musa para artistas como León Ferrari, Salvador Dalí, Emilio Pettoruti o Antonio Berni. De la representación oficial del Museo de la Soda y los cameos de las empresas Ivess y Drago a documentos como el del ex arquero de River Javier Sodero o el testimonio del guionista de la tira de Adrián Suar cosecha 2001 El sodero de mi vida, o como una investigación apócrifa de Pipo Cipola-tti sobre el asesino serial que ultimaba a sus víctimas a sifonazos. O desde la performance del clown sifonero Sebastián Godoy hasta el show de la banda de swing Los Hijos del Sodero.

Todo eso con canilla libre de soda (¿sifón libre?, ¿gatillo libre?, ¿chorro libre?), gentileza de la firma Ivess. Y coordinado por los periodistas y realizadores Hernán Pétriz y Lucas Ribaudo, responsables desde 2006, también en FM La Tribu, de la producción temática Como con un sifón, que durante años fue programa, que hoy es segmento de otro programa (Cabeza, que se emite de lunes a viernes de 12 a 14), que esta noche mutará a fiesta y prepara otro salto de formato, con destino de documental. “Somos consumidores de soda y difusores de historias de vida con burbujas, promotores de una bebida noble, de un producto mágico por donde se lo mire: un envase con gatillo y una bebida que se tira de a chorros, que conserva su potencia hasta su última entrega y que es tan bello que hoy hasta se usa para decorar”, explica Ribaudo a Página/12, sin disimular entusiasmo.

Es que la investigación, cuando está comprimida por tanta efervescencia y tanta frescura, resulta capaz de extraer aceite de las piedras... y de los sifones. Si hasta la parábola del huevo y la gallina parece tener implícito, aquí, un equivalente: ¿hay soda sin sifón?, ¿si viene en botella es mera agua con gas?, ¿o es el sifón lo que la hace soda? Que quien ordene el cajón sea el propio Ribaudo: “El sifón es con la soda y la soda es con el sifón y el que dice lo contrario, miente”, señala, taxativo. “Cada vez hay más agua con gas en el mercado, desde las ‘finamente gasificadas’ hasta los caraduras que ponen en las etiquetas ‘ahora con más burbujas’”, protesta. “Y para colmo, cuando el sifón es comercializado, es discriminado en casi todos los locales: fíjense, es casi imposible conseguir sifones fríos”, denuncia. El menú de actividades soderas para esta noche incluye la convocatoria al público a formar parte de la muestra de sifones intervenidos (cuya colección estable y confirmada ya cuenta con más de 60 obras), tanto sea llevando piezas decoradas, embellecidas o, al menos, fotos testigo. Y la participación implica verse envuelto en ciertas, extrañas, militancias temáticas. Como exigir que los sifones ganen espacios en heladeras de kioscos, bares y restaurantes. Como abolir el miedo instalado por décadas sobre los riesgos de estallidos: los organizadores descreen de la presunta peligrosidad de los sifones (“ay, ese miedo que proclamaban las abuelas con la posibilidad de perder la vida al agitar un sifón!”, se lamenta Ribaudo). O como evitar aquellos temas que pudieran generar divisiones en la tribu, lo que se evidencia ante la última pregunta: ¿Qué rol ha ocupado Soda Stereo en la promoción internacional de la “marca soda”? Ribaudo responde con tono especialmente tajante: “La verdad, no lo sé, tampoco nos importa. En Como con un sifón nunca sonó Soda Stereo”. ¿Cisma sifonero-sodero en ciernes?

Compartir: 

Twitter
 

En el encuentro habrá canilla libre de soda. ¿O será sifón libre?
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.