espectaculos

Viernes, 28 de noviembre de 2014

CULTURA › ACTOS POR LA MEMORIA EN LA UNIDAD PENAL 9 DE LA PLATA

“No es venganza, es justicia”

Así define el músico Héctor Vilche el espíritu de la señalización que se hará hoy de un sitio que fue escenario de la represión de la dictadura. Además de la música, se reestrena Condenados, de Carlos Martínez, retrato de los Pabellones de la Muerte.

 Por Sergio Sánchez

Un cartel con las palabras “Memoria, Verdad y Justicia” recordará a partir de hoy que en la Unidad Penal 9 de La Plata (que aún funciona como cárcel) se realizaron prácticas ilegales antes y durante la última dictadura cívico-militar, como fusilamientos y torturas a presos políticos. “Todo lo que significa memoria es importante. Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla”, apunta el músico Héctor Vilche, ex detenido en esa unidad penitenciaria. “Me parece que nuestra historia ha sido muy trágica y debemos recordar todo lo que pasó”, se explaya. “Hay que tener la alarma prendida para que no vuelva a pasar. El deber del sobreviviente es dar testimonio. Y creo que ése es el legado que tenemos los que sobrevivimos a la dictadura”. Vilche estuvo detenido por razones políticas en los famosos Pabellones de la Muerte –dos calabozos en los que encerraban a los “irrecuperables”, según los represores– entre 1974 y 1980. Lo habían secuestraron a los 18 años tras fundar la Juventud Guevarista, un órgano “semiclandestino” del PRT, y a las dos semanas lo “blanquearon”, por eso no desapareció. A partir de los hechos que le tocó vivir, compuso varias obras relacionadas, como la ópera rock La era de las cavernas y la Cantata Pájaros Rojos, que presentará mañana en el Auditorio del Pasaje Dardo Rocha, en el marco de la señalización de la Unidad Penal 9. Organizado por la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires –Area Sitios de Memoria– y la Red Federal de Sitios de Memoria, dependiente de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, la señalización de la prisión ubicada en la calle 76 e/ 9 y 11 se realizará hoy a las 18.

También en el Pasaje Dardo Rocha (ubicado en 50 e/ 6 y 7), precisamente en el Espacio Incaa, se proyectará hasta el 3 de diciembre la película Condenados, del cineasta y ex detenido Carlos Martínez, que narra la cruda historia de los sobrevivientes y asesinados en los Pabellones de la Muerte que funcionaban en la Unidad 9. Para Martínez fue un desafío contar cinematográficamente los hechos reales que sucedieron por esos pasillos, ya que también significó contar su propia historia. “Sí, fue bravo contar esto”, confiesa Martínez. “Porque mientras investigaba el tema, hablé con los que quedaron vivos, con los familiares de las víctimas, corroboré datos, y eso no es tarea fácil. No pude evitar volver a sentir emociones del pasado; recreábamos una escena de un secuestro, por ejemplo... Pero creía que tenía que hacerlo. Sin embargo, la película fue una decisión colectiva. En 2004, me reuní con compañeros que pasaron por la Unidad 9 y nos pusimos de acuerdo para contar lo que pasó.”

La película se estrenó en la Argentina en marzo de este año. Pero ya en mayo de 2013 fue homenajeada en el Parlamento Europeo por la Comisión de Libertades Civiles y Justicia, y fue declarada de Interés para la Unión Europea y de “valor para la humanidad”. En la Argentina fue declarada de Interés por el Archivo Nacional de la Memoria, la Cancillería Argentina, la Cámara de Diputados de la Nación y la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. Con un elenco integrado por actores de la talla de Alicia Zanca, Enrique Dumont, Ingrid Pelicori, Nicolás Pauls y Raúl Rizzo, entre otros, la historia recrea el calvario que tuvieron que soportar los detenidos en esa unidad, de qué modo se las ingeniaban para sobrevivir y la resistencia de sus familiares. “En este lugar hubo una relación permanente entre lo ilegal y lo legal”, explica Martínez. “Era una cárcel que estaba dentro de la legalidad de aquel entonces, pero fue también un lugar de blanqueo. Hubo numerosos casos de personas que no fueron asesinadas en los centros clandestinos, que luego fueron blanqueadas ahí, como Julio López. Venía gente, por ejemplo, de La Perla. A Eduardo Jozami, que estaba legalmente preso en uno de los pabellones, le llevaron de visita a su esposa, que estaba detenida-desaparecida en la ESMA. Lo hacían como una gracia.” La película se exhibirá todos los días –excepto los lunes–, hasta el 3 de diciembre, a las 18 y a las 20.

Abel Dupuy, el director del penal en aquel entonces, fue condenado a prisión perpetua hace cuatro años por crímenes de lesa humanidad. El objetivo de su gestión era exterminar a los miembros de Montoneros y del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) que se encontraban detenidos ahí. “En la película quise retratar hechos que no estaban contados, como el fusilamiento sin juicio de presos, que estaban con causas en la Justicia Federal”, cuenta Martínez. “Es algo que merece quedar en la historia y que el público lo conozca. Tampoco estaba contado el secuestro y asesinato de familiares: fue una venganza para los que quedábamos vivos. A Eduardo Anguita le llevaron a la madre. El cine nos permite profundizar en lo humano.”

“Donde hubo horror, yo devuelvo música, devuelvo arte”, manifiesta Vilche. Si bien su concierto será mañana, hoy durante el acto de señalización la actriz Virginia Jáuregui, que forma parte de la obra musical Pájaros Rojos, recitará una de las poesías que inspiró a Vilche. “Su padre, ya fallecido, estuvo conmigo en el mismo pabellón”, cuenta el músico. Es que la Cantata está integrada por canciones basadas en una serie de poesías de Graciela Pernas Martino, una joven militante que fue secuestrada y asesinada en 1976. “Sus poesías hablan de la vida y el amor; cuando la secuestraron tenía apenas 20 años. Y su mamá, Alba ‘Ñeca’ Martino, que es Madre de Plaza de Mayo, me dio los poemas para que los musicalizara. Dejé algunos poemas para armar una segunda parte, que vamos a estrenar el sábado”, cuenta Vilche, quien estrenó una primera versión de la Cantata en 2011. El concierto, que será a las 21, estará estructurado en tres partes. El primero, con quince músicos en escena, será un set hindú, con cítaras y tablas. El segundo será “más clásico”, con sopranos, violonchelos, violín y pianos. Y el tercero será eléctrico, “muy Beatle, muy Floyd”, con tres guitarras, teclado, batería, bajo y saxos. Durante el concierto, Martínez se ocupará de proyectar imágenes alusivas.

Vilche y Martínez, ambos militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), cuya pata armada era el ERP, compartieron varios años en esos pabellones sangrientos. De hecho, Vilche se encargó de la banda de sonido de Condenados, que se gestó a partir de la iniciativa de un grupo de sobrevivientes. “Que estemos vivos, generando arte y un montón de cosas, es un triunfo de nuestra generación, sobre todo por los que ya no están”, considera Vilche. Y sigue: “Jamás, y hablo también en nombre de las Madres y las Abuelas, hubo un solo acto de venganza personal. Peleamos para que haya justicia, ni más ni menos”.

Compartir: 

Twitter
 

“El deber del sobreviviente es dar testimonio, creo que ése es el legado que tenemos”, dice Vilche.
Imagen: Bernardino Avila
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.