espectaculos

Jueves, 5 de marzo de 2015

CULTURA › ALARMA EN ITALIA POR UNA MILLONARIA OPERACIóN DE COMPRA

Berlusconi vuelve al ataque

El grupo Mondadori, que preside Marina Berlusconi, intenta comprar la editorial RCS Libri y la compañía Rai Way, que controla las torres de transmisión televisiva: la compra lo dejaría en posición de controlar el mercado editorial y audiovisual.

 Por Silvina Friera

La pesadilla del mundo imaginado por Ray Bradbury en Fahrenheit 451, donde los libros están prohibidos y el lector es un perseguido político, puede ser superada por la realidad. Aunque parezca exagerado. Cada vez más voces alertan sobre un horizonte lúgubre: los escritores italianos y extranjeros –desde Umberto Eco al francés Thomas Picketty, pasando por el británico Hanif Kureishi– están en estado de alerta y movilización. Es que el dinosaurio que estuvo dos décadas al frente del gobierno italiano y contribuyó al empobrecimiento moral del país puede convertirse en el mayor censor al decidir qué se publica y qué se emite. A los 78 años, Silvio Berlusconi, condenado en 2013 a cuatro años de prisión por fraude fiscal, vuelve a mover las piezas del tablero político.

El ex primer ministro italiano, desde el grupo Mondadori, que preside su hija Marina, pretende comprar a RCS Media Group la división especializada en libros RCS Libri, que reúne a las editoriales Rizzoli, Bompiani, Fabbri y el 48 por ciento de Adelphi, entre otras, y la empresa pública Rai Way, que controla las torres de transmisión televisiva, para desestabilizar así al gobierno de Matteo Renzi. Se habla de una operación que rondaría los 120 millones de euros sólo por Rai Way, “moneditas” para quien posee una fortuna superior a los 60.000 millones. El peligro es la concentración en la familia Berlusconi del 40 por ciento del mercado editorial italiano. “Un coloso de estas dimensiones asumiría un preocupante poder contractual frente a los autores y tendría una influencia determinante en las librerías. Supone una amenaza a la libertad de expresión”, subrayó Eco.

Decenas de escritores italianos, como Dacia Maraini, Paolo Giordano –autor de La soledad de los números primos–, Franco Battiato y Furio Colombo, por mencionar apenas un puñado, lanzaron un llamado para impedir que el grupo Mondadori adquiera la editorial Rizzoli (RCS Libri), con lo que monopolizaría el mercado editorial en Italia, en un manifiesto titulado “Esta boda no se debe realizar”. Los escritores advirtieron que la fusión entre los dos grupos haría nacer un coloso editorial sin comparación en Europa. A fines de febrero, Mondadori presentó a RCS Media Group una carta de interés no vinculante sobre una eventual adquisición del 99,99 por ciento de la cuota de RCS Libri, propiedad del diario Corriere della Sera. Con el ingreso de Mondadori en su capital, RCS Libri podría reducir su endeudamiento de 500 millones de euros y evitaría recurrir a un nuevo aumento de capital. En 2013, RCS Libri fue valuada en 216 millones de euros, y considerando los 35 millones de liquidez en caja valdría 180 millones. Por otra parte, la sociedad Ei Towers, controlada en un 40 por ciento por Mediaset –propiedad de Berlusconi–, anunció una Oferta Pública de Adquisición de acciones (OPA) para hacerse con el 66 por ciento de Rai Way, que está participada en un 65 por ciento por el Estado. Sin embargo, esa intención excede los límites marcados por la legislación italiana, en concreto los establecidos por un decreto del Consejo de Ministros de septiembre de 2014 que fija la cuota pública por encima del 51 por ciento de las acciones. Por este límite legal, Ei Towers sólo podrá comprar el 49 por ciento. En el caso de que se lleve a cabo la operación, Mediaset controlaría los cinco canales televisivos de su propiedad y los de La7, que también transmiten con sus torres, e indirectamente otros cinco que gestiona Rai Way. Con 3200 torres que ya posee y las 2300 públicas, por Berlusconi pasaría todo el sistema de comunicación televisiva.

Nadie cree en Italia que la avanzada berlusconiana se deba únicamente a intereses económicos. Mientras fue jefe del Ejecutivo, dirigió la mitad de los canales que eran de su propiedad como empresario de medios controlado y la otra mitad –los de la RAI, la televisión pública– a través del gobierno. El partido Forza Italia o Pueblo de la Libertad era una correa de transmisión entre sus intereses públicos y los privados. El dueño de la TV controlaba además la producción y distribución cinematográficas, algunos periódicos y un club de fútbol: el Milan. La ruptura de los pactos secretos entre Berlusconi y Renzi, según especulan algunos analistas, abrió las puertas a las empresas del magnate. El ex primer ministro pretende acaparar el mercado editorial y toda la red nacional de repetidores de telecomunicaciones, un escenario inédito si se confirman las operaciones.

El escritor siciliano Andrea Camilleri, creador del comisario Salvo Montalbano, además de manifestarse en cuanta marcha contra Berlusconi se organice –a pesar de sus 89 años–, denunció que el problema de los gobiernos de centroizquierda que sucedieron al ex Cavaliere es que son víctimas de su encantamiento: “Me repugna la política que, con sus pactos, sigue dando la oportunidad a Berlusconi –que ha sido condenado y es un delincuente– de seguir dominando la política italiana”.

Compartir: 

Twitter
 

Intelectuales italianos y extranjeros alzaron voces de alarma por la oferta comercial de Berlusconi.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.