espectaculos

Viernes, 10 de diciembre de 2010

HISTORIETA  › ESTE SABADO JUNTO CON PáGINA/12, LA EDICION NUMERO 50 DE FIERRO

Para festejar y mirar hacia adelante

A los títulos conocidos se suman varios estrenos, en una edición con nuevo diseño, personajes, historias y creadores. Además, comienza la publicación de los ganadores del concurso Fierroblog.

 Por Lautaro Ortiz

La revista de historieta Fierro cumple 50 ediciones. Un número redondo desde donde se lo mire: nuevo diseño, nuevas historias, más colaboradores y un puñado de personajes que quedarán en la memoria de los lectores. Una cifra que, sin duda, dejará huella en la publicación que conduce Juan Sasturain. Es que mañana, junto con este diario, la Fierro presentará, entre otras novedades, el regreso de algunos de los grandes historietistas argentinos como el cordobés Eduardo Risso –dibujante de 100 balas, Parque Chas y Batman, entre otras– y el escritor Pablo De Santis, que ya mostró, una vez más, sus dotes como guionista con El Hipnotizador. Ambos encabezan un cambio en la publicación, que se venía anunciando hace algunos meses: “Más personajes, un poco más de historias, un poco más de carne narrativa para morder”, tal como pedía Sasturain.

Con tapa de Marcelo Mosqueira, que revisita al pintor René Magritte pero pone “bomba” donde debería ir “bombín”, la revista de este mes anuncia estallidos de creatividad. Primero: Justicia Poética, nombre de la historieta creada por el escritor Pablo De Santis junto al dibujante cubano Frank Arbelo, que narra la vida de un poeta retirado de la escena literaria local que se dedica –con mano propia– a impartir justicia en un mundo de hombres inescrupulosos. El poeta comete pequeños asesinatos que le servirán para escribir sus propios epitafios a la manera del famoso Spoon River de Edgar Lee Master.

La otra novedad es Cieloalto, serie creada por el guionista Diego Agrimbau y el dibujante Pietro. Ambos se lanzan a contar sobre una ciudad futura que cree poder haber escapado del tiempo. Relato poderoso y dibujo clásico que tiene como protagonista a un chico llamado Javier Dosaires. “Es una historia muy diferente a las que he realizado hasta ahora”, dice Agrimbau. “En el primer capítulo, el protagonista recibe su bautismo, momento en que debe conocer la naturaleza de la vida en Cieloalto, ciudad donde la edad de las personas no depende del tiempo, sino de su ubicación en el espacio. Existieron muchas versiones de esta misma historia, hasta que encontramos su forma final. Para lograrlo fue muy importante el aporte de Pietro que, con su estilo y estética, terminó de darle sentido. Sin la posibilidad de ser publicada en Fierro, esta historia probablemente nunca hubiera existido.”

Y luego llega el turno de Bolita, que marca el regreso a Fierro del dibujante Eduardo Risso, que dejó su impronta en la etapa anterior de la revista. Con guión de Carlos Trillo, acaso una de las duplas más importantes de la historieta nacional, Bolita recuerda sin duda al exitoso Chicanos (también de ambos autores) por el ambiente sórdido en el que transcurre la historia: una chica que trabaja por horas en la mansión de dos hermanos gemelos va vislumbrando lentamente un entorno de inmoralidad en la familia. Según señala en su nueva sección “Ojo al cuadrito” la investigadora Laura Vázquez, Bolita “supera los límites de la venganza de clase (la chica por horas y la mujer de country)” y va más allá “de la historia de la bella pobre o la mucamita que da el mal paso. Echando mano de arquetipos propios de los culebrones sentimentales del tipo Estrellita Mía, o como del cine progre y de denuncia como Cama adentro, Trillo –observador sagaz de lo ordinario– vuelve a apostarle al cuento de la Cenicienta, pero al revés. La Bolita no viaja en carroza sino en el 132. La piba del interior lee, coge, tiene causas, calle. Nada más lejano que la insípida blonda de cuento de hadas. Es una historia que maltrata al cliché pero sin él no se sostiene”.

Y más Fierro 50

A esas poderosas historias se suman a esta edición especial de 72 páginas Tristeza, de Federico Reggiani (guión) y Angel Mosquito (dibujo), dupla que ya demostró talento con Vitamina Potencia y que regresa a darle una vuelta más a la historia del hombre solo en un mundo destruido. Le sigue La Gran Orquesta, del dibujante Juan Soto, relato centrado en las vicisitudes de una orquesta de cámara que intenta recuperar a partir de la música un teatro que carga con una maldición popular. “Los edificios viejos, sobre todo en los pueblos del interior –detalla Soto–, siempre son parte de alguna historia tenebrosa, donde la realidad se mezcla con las supersticiones. A partir de eso, un puñado de músicos se enfrentarán a los miedos de un pueblo.”

Pero la Fierro no termina ahí: continúa El año próximo en Bobigny, la saga del maestro Minaverry, y Sasha Despierta, de Lucas Varela, serie que alcanza el capítulo octavo y anuncia el final. El plato fuerte de esta revista renovada es el resultado del Concurso Internacional Fierroblog del que participaron –en sólo un mes de convocatoria– 327 autores, muchos de Brasil, Uruguay, Chile y Ecuador. El jurado –Diego Parés, Ignacio Minaverry, Angel Mosquito, Juan Soto y Gustavo Sala– decidió a último momento otorgar un primer premio compartido a tres de los participantes, que serán publicados en la revista a partir de este mes.

Compartir: 

Twitter
 

Justicia Poética, de Pablo De Santis y Frank Arbelo.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.