espectaculos

Viernes, 10 de diciembre de 2010

CINE › HISTORIAS BREVES VI, FILM COLECTIVO PRODUCIDO POR INICIATIVA DEL INCAA

El cine del futuro viene en envase chico

A diferencia de las primeras Historias breves, los cortos de esta nueva selección sólo parecen dar cuenta, ante todo, de sí mismos.

 Por Horacio Bernades

7

HISTORIAS BREVES VI

Argentina 2010.

Dirección: Tamara Viñes, Paula R. Levit, Michelina Oviedo, Federico Actis, Mónica Lairana y otros.
Intérpretes: Norma Argentina, Alejandra Darín, Rita Cortese, Susana Varela, Claudia Cantero y otros.
Estreno exclusivamente en el cine Gaumont.

Que las primeras Historias breves (las de 1995, que incluían, entre otros, trabajos de Lucrecia Martel, Adrián Caetano y Daniel Burman) hayan anticipado el fenómeno conocido como Nuevo Cine Argentino puede inducir a un error: el de suponer que todas las versiones posteriores deberían ser igualmente representativas de vertientes, tendencias o movimientos. Producidas por iniciativa del Instituto de Cine y Artes Audiovisuales cada dos o tres años, las Historias breves son, más sencillamente, antologías de diez o doce cortos, en su mayoría realizados por alumnos de escuelas de cine de Capital y del interior. Grupos variables de “curadores” –que desde hace unos años tienen al frente al realizador y docente Bebe Kamin– seleccionan ese puñado de un universo varias veces mayor. Más allá de que por definición tienden a dejar afuera a quienes no cursan o cursaron cine en forma académica, los cortos dan cuenta ante todo de sí mismos. Sólo eventualmente pueden llegar a tener el valor de testimoniar corrientes o tendencias creativas entre los jóvenes cineastas.

Un aspecto común a los diez cortos de estas Historias breves VI es el acabado técnico, particularmente notorio en los rubros fotografía y sonido. No es novedad: la profesionalización es una de las consecuencias más visibles de la explosión de la enseñanza de cine en Argentina, durante el último par de décadas. Como en todas las Historias breves, esta sexta edición busca un balance entre cortos de Capital y del interior, entre historias urbanas y rurales, entre ligereza y densidad. No casualmente titulados con los nombres de las protagonistas, Alicia (de la barilochense Tamara Viñes) y Rosa (de Mónica Lairana, presentado en Cannes y premiado en varios festivales) sintonizan con una tendencia que no es sólo del cine argentino reciente: la de acercarse a personajes solitarios, desde una empatía no condescendiente. En el primer caso, en tono agridulce y un registro clásico de comedia dramática de clase media. En el segundo, con gramática más moderna, de planos fijos y fragmentados, y un tono seco y crudo. Tanto, que empieza con una masturbación de su protagonista cincuentona.

Con su suma de narración en off de tono cuasicientífico, distanciamiento estético, enfoque lúdico, gusto por el collage y una construcción visual y narrativa hecha de ecos, simetrías y correspondencias, a Los teleféricos (del rosarino Federico Actis) podría calificársela de película llinasiana, en referencia a las de Mariano Llinás. De todos los integrantes de esta selección, si hubiera que apostar por los que van a filmar pronto su primer largo, ésos serían sin duda Actis y Lairana. Que un campesino necesitado de madera le perdone la vida a un árbol tal vez represente un exceso ecologista. Pero lo cierto es que Arbol (del mendocino, radicado en Córdoba, Lucas Schiaroli) está narrada con una mudez, sequedad y rigor que no son forzados, sino que se corresponden con los de su ambiente.

También en un medio agreste y cuasi mudo se ubica Coral, del neuquino Ignacio Chaneton, combinando un aire de primariedad social con una sofisticada fotografía, de tonos muy saturados, llevada a cabo por el realizador. Codirigida por la docente de guión Michelina Oviedo y su ex alumna Paula Romero Levit, 5 velitas es, de toda esta selección, la que opta por un relato más clásico, con actores profesionales (Alejandra Darín y Rita Cortese, entre ellos) y técnicos ídem (incluyendo al notable director de fotografía Marcelo Iaccarino). Clásica, sí, pero construida en base a una idea tan rara como perturbadora. Unico corto fantástico del lote, El sueño sueco, del uruguayo Gustavo Riet, juega con una clásica continuidad entre sueño y realidad, a la que tal vez le falte algún punch mayor. Confirmando que el humor y el cine argentino no suelen llevarse bien, los dos únicos cortos fallidos de esta selección (La araña, de Sihuen Vizcaíno, y La última, de Cristian Cartier) apuestan a él. Con ese par de excepciones, el resto de los cortos dan ganas de ver futuros largos de sus realizadores.

Compartir: 

Twitter
 

Rosa, de Mónica Lairana, fue presentado en Cannes y premiado en varios festivales.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.