espectaculos

Sábado, 26 de marzo de 2011

HISTORIETA  › CARLOS GARDEL, NOVELA GRAFICA DE CARLOS SAMPAYO Y JOSE MUñOZ

La versión apócrifa del Zorzal

La dupla construye una figura mítica del cantor. Pero a través de su figura, la obra reflexiona sobre la identidad y el exilio.

 Por Andrés Valenzuela

Obra maestra del noveno arte, reflexión sobre la identidad y deuda saldada para la historieta argentina. Todo eso es Carlos Gardel, la novela gráfica de Carlos Sampayo y José Muñoz que editó completa para nuestro país la editorial Libros del Zorro Rojo. Se publicó originalmente en Francia, durante 2006 y en enero del año siguiente les valió a sus autores el premio más importante al que una historieta puede aspirar en las galias: el Grand Prix del Festival Internacional de Angoulême.

Autores de una gran trayectoria y prestigio sobradamente ganado en el exterior, la publicación nacional de historietas tenía una deuda de larga data para restituir a los lectores locales ediciones que hicieran honor a las obras de la dupla. Que esa obra sea, justamente, Carlos Gardel es motivo de celebración. No por el premio francés (aunque esté bien merecido) y ni siquiera por la figura que lo protagoniza (aunque también suma), sino porque es un relato que concentra algunos de los temas de reflexión más importantes para la dupla creadora de títulos como Alack Sinner, Sophie o Billie Holiday.

El tema central de Carlos Gardel es la identidad, en torno del cual yace otro subtema, el del exiliado, pues durante décadas ambos autores estuvieron fuera del país (Sampayo volvió hace meses y Muñoz, aunque hace visitas frecuentes, permanece radicado en el exterior). Es una obsesión recurrente de la dupla, que ya habían abordado en el durísimo Sudor Sudaca (1986) y otras historias. Sampayo utiliza como hilo conductor un debate televisivo en que “especialistas” de dudosa procedencia lanzan afirmaciones temerarias de discutible veracidad sobre el Zorzal Criollo. El debate, los recuerdos de un antiguo imitador de la Voz y muchos flashbacks construyen una figura mítica y apócrifa de Gardel.

Ahí lo central del libro: ni se molesta en ser fiel a la historia ni a la biografía. Parte de los rincones oscuros y las áreas en duda, en los que –junto a su trágica muerte– los autores intuyen está la clave de la pervivencia del mito, del “cada día canta mejor”.

Todo esto les sirve para reflexionar sobre los rasgos que se presumen identitarios del ser nacional y del tango, de las gambetas políticas y las contradicciones. También apela a las experiencias cinematográficas de Gardel para hablar sobre las posibilidades de emancipación cultural de un país que busca construir su propio circuito artístico.

Y quizás, porque el cantante más popular del Río de la Plata vivió en épocas donde se cristalizaron aspiraciones y valores populares, quizás, porque reflejó un momento histórico, quizás, porque era el hombre por antonomasia de su época, parecen decir los autores que por eso puede concentrar en él todas las contradicciones, antinomias y virtudes nacionales. Por eso el Gardel de Muñoz y Sampayo genera devoción, debates encarnizados y chauvinismo berreta (¿hay algún chauvinismo que no sea berreta?). En esta novela gráfica, Carlos Gardel es Argentina, y a través de su figura los autores intentan explicar(se) el país.

Por si fuera poco, Carlos Gardel sobresale por sus virtudes técnicas. Tiene un guión de gran solidez, que maneja muy bien el ritmo. Y también cuenta con un Muñoz inspiradísimo a la hora de reflejar Buenos Aires. El dibujante recurre a las tintas plenas, pero casi no apela a las manchas. Por supuesto explota los claroscuros que admiran a sus seguidores, y no necesita imitar a la fotografía para dar verdad a los piringundines porteños, a la calle Corrientes, ni a las casitas de barrio, de esas con una parra en el fondo. Además el libro tiene una edición notable, de las que disfrutan los coleccionistas. Incluye un texto introductorio de Julio Cortázar sobre el Zorzal y otros dos análisis de los autores. Sin dudas, uno de los libros fundamentales de la historieta argentina de los últimos años.

Compartir: 

Twitter
 

El libro no se molesta en ser fiel a la biografía gardeliana.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared