espectaculos

Miércoles, 5 de agosto de 2015

HISTORIETA  › ADIóS AL EDITOR CORDOBéS DIEGO CORTéS

Un exponente de la autogestión

 Por Andrés Valenzuela

“Diego, el tipo que nos editó a todos.” Así definió un dibujante cordobés al director de Llantodemudo, Diego Cortés, figura indispensable de la historieta argentina contemporánea, quien falleció en la madrugada de ayer en la ciudad de Córdoba, con apenas 39 años. Su partida abre un abismo inesperado tras dos décadas de trabajo constante dedicadas a la poesía, la narrativa y el noveno arte, tanto en su rol de editor como en el de autor. Tenía cantidad de proyectos en camino: libros, eventos, un festival y los festejos por los 20 años de la editorial. Esa energía se truncó ante las complicaciones derivadas de una condición cardíaca congénita, con la que lidió durante años.

Cortés fundó Llantodemudo en 1995 junto a dos amigos “como jóvenes punks a los que les gustaba la historieta, la poesía, la pintura, la música y no compartían la forma en que los otros realizaban algunas de estas cosas”. Sobre todo a partir de 2010, el sello había dado un salto de calidad, llegaba a todo el país y abundaban sus libros. Era muy raro no encontrar al menos uno de sus títulos entre las historietas del año.

Como editor, fue un exponente cabal de la nueva historieta argentina autogestiva. Fiel al espíritu punk y sin esperar nada de los demás, Cortés se había puesto a editar él mismo y desde temprano les abrió el sello a otras voces de la provincia. Así, desde Córdoba anticipó el derrotero de muchos otros sellos del resto del país. Más allá de su lugar crucial en el mundo de la historieta, Cortés también abría espacios para los escritores de su provincia. En los últimos años esto se manifestaba en colecciones de poesía, ensayos y literatura.

Como autor, solía interpelar la existencia de Dios con una mirada atea y rabiosa. El desolador Séptimo círculo, junto a su compinche y actual coordinador editorial Nicolás Sánchez Brondo, era un ejemplo perfecto de esa mirada desangelada. Escribía “como buen fan de Pixies: con momentos de calma seguidos de instantes violentos”. Además sumaba ocho títulos de poesía y coordinaba distintas publicaciones.

Desde hace un tiempo soñaba con devolverle a Córdoba un festival de historieta de envergadura. Unos manejos arteros le habían quitado su proyecto para malograrlo luego. Pero eso no lo había hecho cejar en su intento. Con nuevos aliados, en octubre lanzaría Docta Comics, con la esperanza de dar mayor impulso a la historieta local. Con su temprana partida, Cortés deja un legado potente: una editorial con más de 150 títulos publicados, un modo de entender la historieta y la poesía, e innumerables proyectos. Con suerte, Córdoba encontrará el modo de honrarlo del modo que a él le hubiera gustado: publicando.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.