espectaculos

Domingo, 5 de octubre de 2008

ADHEMAR BIANCHI Y RICARDO TALENTO

Las voces pioneras

Adhemar Bianchi y Ricardo Talento se conocen desde hace más de veinte años, formaron parte de la potente movida del teatro callejero. “Había entonces una necesidad tremenda de encontrarnos en la calle, de comunicarnos. Parque Lezama, por ejemplo, era una fiesta”, dice Talento. Desde Catalinas Sur y Los Calandracas, la dupla inició un movimiento que hoy ya cuenta con más de treinta grupos en el país, reunidos en la Red de Teatro Comunitario. “La Carpa Cultural Itinerante, que dependía del Ministerio de Cultura porteño, hizo que nuestras obras recorrieran los barrios, dimos seminarios y así fuimos incentivando la creación de otros grupos. Antes del 2001 éramos muy pocos: Catalinas, Barracas, dos grupos de Misiones, uno de Posadas y otro de Oberá. Y hoy somos más de treinta”, describe.

En el Encuentro, Talento y los suyos presentarán tres piezas. En El casamiento de Anita y Mirko, el público está invitado a la mesa, a comer, a bailar y festejar. “Es increíble: este trabajo surgió a fines del 2001 en lo peor de la crisis. El motor era el deseo de la gente de participar de una fiesta ficticia, de recuperar la diversión colectiva. Y no dejo de sorprenderme con la diferencia en la actitud de la gente cuanto ingresa al espectáculo y cuando se va”, comenta el creador, junto a Bianchi, de El Fulgor Argentino, otra pieza emblemática que narra cien años de historia argentina (1930 a 2030), a través de las noches de baile de un club de barrio. Talento propiciará también una experiencia de teatro foro titulada La vereda, en la que los vecinos-espectadores indicarán a los vecinos-actores aquellas cosas que deberían modificar. Y por último, Flor y fauna del Riachuelo, una obra sobre la contaminación del barrio, algo que el boom inmobiliario que atraviesa Barracas casi no menciona. Actualmente, el Circuito Cultural Barracas tiene unos 300 actores-vecinos que participan en las distintas obras. “Este tipo de trabajo te desarma el ego enseguida. Muchas veces un mismo personaje es encarnado por diferentes actores en distintas funciones. Así que lo que vos creás puede ser tanto o menos divertido que otra versión de ese personaje. Y además, la dramaturgia parte de una construcción colectiva, no individual. Pero ¡ojo! No se trata de crear un Frankenstein, de juntar pedazos. Quien maneja un grupo numeroso tiene que conocer muy bien el oficio de director.” La Red de Teatro Comunitario se reúne el primer jueves de cada mes con una consigna clara: “No nos juntamos para hablar del éxito sino de las medias corridas. Desde esa zona de dificultad empezamos a discutir”.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.