espectaculos

Viernes, 6 de noviembre de 2009

LA FAMILIA DE STIEG LARSSON SE PELEA POR LA HERENCIA

Los millones de Millenium en disputa

 Por Thomas Borchert

La amarga disputa por la herencia de los millones que generó la trilogía Millenium entra en una nueva ronda. “Podemos darle 20 millones de coronas (2,8 millones de dólares). Todo lo que tiene que hacer es llamarnos y decir ‘sí, por favor’”: este pedido fue dirigido por el padre del autor fallecido en 2004, a través de los medios, a la pareja del escritor Stieg Larsson, Eva Gabrielsson. Ella había sido excluida casi completamente de los ingresos millonarios por los libros porque la pareja nunca se casó y el autor sueco no dejó testamento. El mismo Larsson no llegó a vivir el éxito mundial de su serie de novelas policiales: murió de un ataque cardíaco a los 50 años, poco antes de la publicación del primer volumen.

La opinión de Gabrielsson sobre el padre, Eland, y el hermano Joakim, de 51 años, difundida en 2008 a través de la TV, no parece apuntar a que la disputa por la herencia, que ya lleva cinco años, termine con un “sí, gracias” al teléfono: “Para ellos se trata de la posibilidad de enriquecerse a costa de alguien que no puede defenderse. Stieg estaría indignado si pudiera ver esto”. Probablemente Larsson, quien se especializaba en destapar actividades de la derecha radical y cofundó la revista contra el racismo Expo en 1995, hubiera preferido que los ingresos por su serie sirvieran a fines políticos y altruistas. Sin embargo, tampoco puso esto por escrito. Así es como las coronas fluyeron hacia las cuentas de sus familiares, con los que Stieg Larsson no quería tener nada que ver, según Eva Gabrielsson. “No jugaron ningún papel en nuestra vida”, afirmó, y señaló que ni siquiera estuvieron presentes en el entierro.

Según el periódico Svenska Dagbladet, hasta ahora fueron transferidos unos 130 millones de coronas (19 millones de dólares) a padre y hermano, por unos 20 millones de ejemplares vendidos en 40 países. Los dos evitaron la exposición pública mientras Gabrielsson, que no heredó más que la vivienda que compartían, opinaba sobre la herencia. “Quisimos llegar a un acuerdo con ella, pero se niega a cualquier contacto”, aseguró el padre de Larsson el Svenska Dagbladet. Apoyado por su hijo Joakim, el padre dio su primera entrevista para presentar su aporte al éxito del autor. “Le dimos una máquina de escribir tempranamente. Reconocimos su talento y lo alentamos una y otra vez a escribir.” Joaquim dijo que Gabrielsson “fue parte de la vida de Stieg, debería tener una vida segura”.

La reacción inicial de Gabrielsson fue decir que no era apropiado recibir una oferta –o discutirla– a través de los medios y afirmó que ante cualquier duda se dirigieran a su abogado. “La disputa se refiere a las preocupaciones de la administración por los derechos de autor”, indicó su abogada, Sara Pers-Krause. Los escépticos en Estocolmo no creen que la disputa pueda solucionarse con estas declaraciones. Lo que se señala es que pronto la pelea irá mucho más allá de los 130 millones de coronas mencionados hasta ahora. En esta suma no están contemplados los ingresos no europeos ni las ganancias por las versiones fílmicas rodadas en Suecia. Hollywood también prepara su apuesta y, además, padre y hermano disponen del manuscrito a medio terminar de una cuarta novela con Lisbeth Salander. Sin embargo, las partes acordaron previamente no publicar el libro a medio terminar, encontrado en la laptop de Larsson.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.