espectaculos

Domingo, 6 de junio de 2010

Las lecturas de un genocida

El historiador y periodista norteamericano Timothy Ryback repasó las bibliotecas de Hitler en una investigación orientada a descubrir el impacto de los libros en su vida y su destructiva ideología. Por la cantidad de material que encontró, Ryback se quedó con los libros “que tuvieron importancia emocional o intelectual para Hitler, los que ocuparon su pensamiento en momentos íntimos y determinaron sus palabras y acciones últimas”. El prefacio de Los libros del Gran dictador, recientemente publicado por Destino, estima que “cuando murió, a la edad de cincuenta y seis años, (Hitler) poseía una biblioteca estimada en mil seiscientos volúmenes”. Entre los grandes libros de la literatura universal, situaba a Don Quijote (“reflejaba ‘con ingenio’ el final de una época”) y Robinson Crusoe (en el que veía “la evolución de toda la humanidad”). También, en el estudio del segundo piso de su retiro alpino del Obsersalzberg guardaba las obras completas de Shakespeare, encuadernadas en cuero marroquí artesanal, con el lomo “en un estampado dorado de un águila flanqueada por las iniciales A. H”. “Consideraba que Shakespeare era superior a Goethe y a Schiller, ya que la imaginación del inglés se había alimentado de las fuerzas proteicas del incipiente imperio británico, mientras que los dos dramaturgos teutónicos habían desperdiciado su talento en historias que trataban de crisis personales y rivalidades entre hermanos”, puntualizó el investigador norteamericano. Entre sus favoritos figuraba una traducción alemana del tratado antisemita de Henry Ford, El judío internacional: El principal problema del mundo, y un manual de 1931 “acerca del gas venenoso”, en uno de cuyos capítulos se detallaban los efectos del ácido cianhídrico, el asfixiante usado en los campos de concentración y comercializado como Zyklon B. Ryback no sólo prestó atención a lo que Hitler leía, sino también a su manera de leer. “Subrayaba palabras y frases, señalaba párrafos enteros, escribía un signo de exclamación en algún punto, un signo de interrogación en otro y con bastante frecuencia trazaba una serie de líneas paralelas junto al texto que quería destacar.”

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.