espectaculos

Jueves, 15 de noviembre de 2012

AMOR A MARES, DEBUT CINEMATOGRAFICO DEL ARGENTINO EZEQUIEL CRUPNICOFF

Un crucero de personajes que nunca zarpan

 Por Juan Pablo Cinelli

La secuencia de títulos iniciales realizada con dibujos animados, adscribiendo a una estética muy de finales de los ’60 y un aire lejano a los títulos de ciertas películas de Blake Edwards no puede ser más promisoria. Desde allí, con sugerente música, se adelanta con eficiencia cuáles serán las líneas que articularán el relato de Amor a mares, una historia En cubierta, debut del director Ezequiel Crupnicoff. Hay un escritor atribulado, un lujoso crucero con exóticos destinos, mujeres hermosas, hombres de dudosas intenciones, escarceos furtivos entre unos y otros, y un beso final que da comienzo a la película propiamente dicha. Que arranca cumpliendo lo prometido. Luciano Castro (el bombero boxeador de Sos mi hombre) es Javier, un famoso escritor de novelas, algo fóbico luego de un desengaño amoroso, en plena crisis creativa. Andrés (Miguel Angel Rodríguez), su agente, desesperado por la demora de su estrella en entregar el boceto de una novela decente, busca rescatarlo del alcohol y la carencia de musas embarcándolo en un transatlántico a todo trapo, convencido de que rodeándolo de lujo y exotismo conseguirá despertar el talento dormido. Y si no, al menos hacer que le robe alguna idea a Matesutti (Pompeyo Audivert), un escritorsucho, suerte de Salieri de Javier, pero que esta vez le ha ganado de mano con la idea del crucero.

Es sabido que el cine da changüí, que no hace falta ser muy original para de todas formas hacer una buena película, y que no hay que ser Peter Sellers (o Francella, para establecer un estándar más o menos alto, pero aún accesible) para hacer reír a la platea. Y con un elenco eficiente, dos o tres ideas reescritas con astucia y un poco de oficio, se puede hacer una comedia digna. Casi nada de eso ocurre en Amor a mares. Y si en algún sitio puede ubicarse el epicentro de sus problemas, es en la pretensión de escribir una comedia de personajes donde no funcionan los personajes. Porque el elenco mayormente está, pero a Rodríguez no le queda más que sobreactuar un puto fino para tratar de hacer reír desde el exceso. Pompeyo Audivert, talentoso hombre de teatro y probadas dotes para la farsa, debe minimizarse a mohínes y morisquetas para ni redondear algo parecido a un personaje. Y Castro, a cargo del rol de galán, apenas aporta su galanura, porque no alcanza con un par de anteojos, una mirada huidiza y un tartamudeo para hacer de Woody Allen. Ni hablar de los dos trolos (no hay otra forma de describirlos) que interpretan Germán Krauss y Santiago Ríos, que no tienen ninguna razón para estar en esta película. Apenas Gabriel Goity y Nacho Gadano consiguen darles algo de carne a sus creaciones, más por conocer de antes los papeles que les han tocado en suerte que por aciertos de la película.

Amor a mares quiere aportar al cine argentino una comedia de intención popular, pero desde una mirada cinematográfica perimida. Alcanza como prueba una apabullante banda sonora que no deja un solo segundo sin musicalizar, con melodías que sobrecargan el sentido obvio de las escenas y algunas hasta desvían la atención. Si en algo es eficiente la película es en promocionar los lujosos servicios de la MSC (Mediterranean Shipping Company), conocida compañía de cruceros.

3-AMOR A MARES

Argentina, 2012.

Dirección: Ezequiel Crupnicoff.

Guión: Nicolás Lidijover.

Fotografía: Victoria Panero.

Intérpretes: Luciano Castro, Miguel Angel Rodríguez, Gabriel Goity, Paula Morales, Luisa Kuliok, Nacho Gadano y otros.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared