espectaculos

Jueves, 15 de noviembre de 2012

MUSICA › LAS TARADAS PRESENTARAN SON Y SE HACEN ESTA NOCHE EN EL TEATRO IFT

Canciones antiguas interpretadas hoy

Esta Orquestina de Señoritas versión 2012 se compone de siete cantantes e instrumentistas que vienen de diversos proyectos más ligados al rock y que encontraron su propia personalidad en las versiones de una época, ya que no de un estilo.

 Por Karina Micheletto

Se llaman Las Taradas, son una orquesta de señoritas y su nombre y formación son tan particulares como la música que hacen: un repertorio de lo más variado, hecho no tanto de clásicos como de “lados B” y que puede incluir tanto a Django Reinhardt como a alguna vieja canción italiana o brasileña, o alguna que popularizó Elvis Presley, o alguna de María Elena Walsh. Con una pátina estética de época que tira un link directo a los ’50, Las Taradas advierten sin embargo que no hay una búsqueda “vintage” en lo suyo: “Somos una Orquestina de Señoritas versión 2012, hacemos canciones antiguas interpretadas hoy”, se plantan. Las siete músicas que se subieron a este proyecto presentarán su disco debut, Son y se hacen, hoy a las 21.30 en el teatro IFT (Boulogne Sur Mer 549).

También la manera en que surgió el grupo es bastante particular, cuentan Las Taradas. Fue, en definitiva, a la inversa de lo que suele suceder, porque lo primero que apareció fue el nombre. “Estábamos con Paula Maffía viendo unos videos de las Bosswell Sisters, en donde cantan cabeza con cabeza, ¡una imagen muy tarada!”, cuenta Lucy Patané, que pone voz en el grupo (como todas las integrantes) y toca la guitarra. “Paula expresó su deseo de alguna vez tener una banda ‘con taradas así’, entonces ahí yo dije: ‘¡Si vas a hacer esa banda, ponele Las Taradas!’.” El asunto siguió al principio como un juego: “Pensando en armar una especie de dream team, convocamos a nuestras amigas y buenas músicas que admirábamos. Y así surgió –sigue Maffía–. Siempre estuvo claro que el repertorio iba a ser una época y no un estilo, y sobre todo acústico, ya que todas veníamos del rock”, recuerdan.

Todas las integrantes de Las Taradas mantienen proyectos en paralelo: Lucy Patané toca con Diego Frenkel y El Tronador y también forma el grupo La Cosa Mostra con Paula Maffía. Que a su vez tiene su proyecto solista, como Lu Martínez. Que a su vez toca con Alvy Singer Big Band, como Carla Branchini, quien también forma en el Pollerapantalon y tocaba en Nimbo con Mel Muñiz. Que a su vez toca con Rosario Baeza en Marlyland Sisters. Baeza tiene otra banda que se llama Holy Cows y Mel Muñiz lleva adelante La Familia de Ukeleles. Nati Gavazzo tocó varios años en El Melancólico Robinson y su Orquesta de Señoritas... Y éstas son sólo las más destacadas de las “microbandas” que engloban Las Taradas. “Creo que lo que hizo que este proyecto sea fructífero fue que todas veníamos con presiones de otros proyectos, y acá encontramos en un principio distensión”, reflexiona Martínez. “¡Luego se nos fue un poco de las manos! Empezó a venir mucha gente a los shows y nos subimos al viaje de grabar un gran disco”, se entusiasma.

La formación de Las Taradas incluye una historia con personajes, asumidos por cada una de las integrantes: en escena (y en el arte del disco) ellas son Lucía de Paco, Encarnación de los Males, Cheetarah Rodríguez, Luisa Malatesta, Exaltación de la Cruz, Maricarmen Montengro y Nidia López do Pandeiro. Un juego que introducen de algún modo en el vivo, aunque el foco esté siempre puesto en la música y no en los personajes que la llevan adelante. “Lo de los personajes también arrancó como un juego: un juego de nombres de alteregos”, recuerdan. “En todos los encuentros o ensayos las historias van cambiando. Y en vivo es súper espontáneo, no hay nada de guión, nada pautado. Somos nosotras mismas”, aseguran.

–Es difícil llevar adelante un proyecto de siete integrantes. ¿Cuáles son los pro y los contra de ser una banda populosa?

Lucy Patané: –Ser un grupo numeroso hace que quizá sea un grupo difícil de mover, para viajar, para probar sonido... Pero a la vez es muchísimo más positivo, no sólo a la hora de repartir tareas, sino que también la energía del grupo mismo se distiende en todas nosotras. No es lo mismo una banda de tres personas: aunque parezca que es a la inversa, tratar un problema es muchísimo más trabajoso en un grupo de tres que de siete personas.

–El repertorio es realmente muy variado, aquí sí que cabe el adjetivo gastado: “ecléctico”. ¿Cómo lo armaron?

Paula Maffía: –El repertorio surge de manera muy natural y espontánea. Está claro que no hacemos “clásicos”, sino más bien “lados B”. Esta idea de no hacer un estilo, sino una época nos dio el pie a cada una de nosotras a investigar. Todas venimos del palo del rock, entonces creo que lo que hace interesante a Las Taradas es que no tenemos una manera ortodoxa de interpretar estas canciones, sino que las adecuamos al estilo de cada una, a esta época. Por eso Las Taradas ya tienen su propio estilo. El disco se grabó en Estudios ION, en vivo, todas juntas, sin auriculares, como se grababa antes. Queríamos escucharnos realmente de manera directa. La mezcla, a cargo de Pablo Hadida, también fue llevada de manera analógica. Eso sí, no buscamos un sonido “vintage”: somos una Orquestina de Señoritas versión 2012, hacemos canciones antiguas interpretadas hoy.

Compartir: 

Twitter
 

La formación de Las Taradas incluye una historia con personajes, asumidos por cada una de las integrantes.
Imagen: Gentileza Lula Bauer
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.