espectaculos

Jueves, 27 de febrero de 2014

Nunca vacíos

 Por Susana Rinaldi

No es grato comentar desde lo irreparable. Hoy partió Paco de Lucía. En noviembre del año pasado actuó en nuestro país sin saber que sería la última vez. Su magia personal y la de su guitarra a cargo conmovieron nuestro espíritu como en cada ocasión. Hoy, la noticia nos golpeó primero y después, casi de inmediato, volvimos a escuchar su música, que seguirá sonando como ocurre con la de todos los grandes artistas que nos conmovieron y admiramos.

El flamenco estaba en su sangre y fue su destino. Camarón de la Isla fue su compañero durante una década. El Niño Ricardo y Sabicas, otras de sus influencias iniciales. A través de un compañero nos enteramos de que también fue un pionero en la utilización del cajón peruano, instrumento que después de haberlo utilizado en su sexteto de los años ’70, se convirtió en casi insustituible en las expresiones contemporáneas del género.

Probablemente, una de las contribuciones más importantes de Paco al flamenco haya sido su esfuerzo para popularizarlo fuera de España, sin por ello traicionar las raíces o caer en las tentaciones de la mal llamada world music.

De su virtuosismo se me hace innecesario hablar y lo dejo a criterio de quienes abundarán en detalles saludando su partida y su importancia. Por mi parte, agrego que nunca he percibido en sus presentaciones que hayan sido una mera exhibición para conquistar a los auditorios desprevenidos.

Querido Paco, hoy te has ido por un tiempo, pero no por ello hemos quedado vacíos de tu música y de tu impronta de intérprete ejecutante fuera de serie. Lo único que sé es que tu guitarra flamenca estará llorando como nosotros. Nuestro homenaje permanente a tu memoria.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared