espectaculos

Miércoles, 27 de agosto de 2014

EL ESPERADO REGRESO DE PETER CAPUSOTTO Y SUS VIDEOS

Todo nuevo, las mismas risas

En el debut de la novena temporada, Capusotto y Saborido apostaron a la renovación total del elenco de personajes. El resultado fue una ácida y efectiva lectura de varios temas presentes en el tejido social, con el aporte de los videos de Marcelo Iconomidis.

 Por Emanuel Respighi

La burla, la sátira y el absurdo son herramientas que –utilizadas con inteligencia– pueden descubrir ante los ojos de cualquiera que quiera ver aspectos de la vida social que la propia cotidianidad oculta. Lejos del discurso aleccionador, el humor cruzado por alguna de estas tres variantes bien puede resultar más revelador que cualquiera de los tantos discursos moralizantes sobre la sociedad que circulan en la arena mediática. Los personajes y sketches de Peter Capusotto y sus videos (lunes a las 22.30 por Canal 7) son la más acertada muestra de cómo actitudes, fanatismos e instituciones se pueden desenmascarar desde un humor pensado con sentido crítico. El debut de la novena temporada de la creación de Pedro Saborido y Diego Capusotto posó su mirada a través de diferentes y nuevos personajes sobre aspectos tan disímiles como la TV, el sistema capitalista, el rock, la juventud, el fanatismo religioso y hasta los videos familiares.

Un pequeño Citroën 6 CV portando en su techo una cámara de video hogareña (más grande que el auto), recorriendo diferentes espacios de la vía pública y terminando en un choque marcó la apertura de la novena temporada de Peter Capusotto.... Como una carta de presentación que refleja la independencia y la libertad con las que Saborido y Capusotto desarrollan el programa, una versión de 1980 del clásico de David Bowie “Ziggy Stardust”, a cargo de Nina Hagen, sorprendió a quienes tenían ganas de soltar la carcajada atragantada desde hace casi un año. Recién después de poner al aire el video musical (elegido por Marcelo Iconomidis), el programa abrió una galería de personajes y sketches desconocidos: todo lo que se vio fue estreno. No hubo en este primer programa ningún sketch protagonizado por sus más entrañables personajes, por aquellos que esperaban todos. Ni Bombita Rodríguez ni Micky Vainilla ni Violencia Rivas ni Pomelo tuvieron presencia en el debut de la nueva temporada. Seguramente tendrán su espacio más adelante, pero la decisión fue poner al aire todas y nada más que novedades. Un aspecto a celebrar para un ciclo que ya alcanzó status de “clásico” televisivo.

Entre las criaturas más logradas del debut se encuentra James Bo, una sátira del agente 007 en versión rioplatense. El sketch recrea un supuesto plan secreto uruguayo de invadir Argentina, como “ya lo hizo China con los supermercados” pero a través de una estrategia de infiltración “cultural”. El agente del servicio secreto uruguayo arrepentido demuestra, por ejemplo, que el éxito de La Vela Puerca, No Te Va Gustar, Jaime Roos y El Cuarteto de Nos por estas tierras tienen que ver con ese plan secreto. En la parodia hay chistes de todo tipo: para detectar aviones, el servicio secreto uruguayo tiene a Rubén Radar entre sus agentes; la canción de Gustavo Cerati “De música ligera” dice en realidad De Mugica ligera; utilizan el recordado exabrupto sobre los argentinos del ex presidente Jorge Battle como arenga y revela que los termos uruguayos no son otra cosa que armas secretas que esconden raciones de “chivito uruguayo” y Pomelo Salus, entre otros productos propios del otro lado del río. Incluso, la cortina original de James Bond es en el sketch versionada al ritmo del candombe. Un personaje al que no le sobró ni le faltó nada: carcajadas de principio a fin.

La mirada crítica puesta en el sistema económico que mueve los hilos del mundo en la actualidad encontró en Víctor Sugar Camacho, el negrico que ama al capitalismo, un verdadero hallazgo. Contado “desde un punto de vista ideológicamente confuso”, el sketch narra el derrotero de un balsero cubano que pretendiendo ir a Miami terminó por las corrientes marinas atracando en Buenos Aires, error que tardó en reconocer (“Estoy en Miami”, fue la frase que repitió una y otra vez). Maravillado con cualquier objeto electrónico, Víctor deambula por la ciudad de Buenos Aires disfrutando de las mieles del capitalismo, al punto de admirarse ante el encuentro de una escalera. “En Cuba no hay escaleras. Hay 3 o 4 que las vamos rotando entre todos. Hace 15 días que estoy acá esperando en la puerta para poder bajar”, dirá desde 10 metros de altura, abriendo la puerta al precipicio desde su casa cubana. Obviamente, para el gusano la culpa de todo la tiene Fidel Castro. Sugar Camacho ama el capitalismo porque es un sistema que permite “ganar platica, hay shopping, trabajar 16 horas diarias y seguir siendo pobre, consumir cocaína, vender cocaína, ver gente que está peor que tú y sentirte bien entonces”.

Como suele suceder en Peter Capusotto..., a estos personajes con potencial de desarrollo se le suman otros que, tal vez, no pasan del gag circunstancial. Entre estos se puede incluir a Invisibles, la tira de ficción “producida por Suar, Ortega o Estevanez, no se sabe bien”, una comedia para disfrutar en familia. La particularidad de la ficción es que se vale sólo de las voces y una cámara que filma la supuesta actuación de actores que no se ven. La ficción, obviamente, va “todos los días después del fútbol”. Los dardos, como se ve, también aterrizan puertas adentro. En “Hay unos pelotudos ahí abajo”, sobre un hombre de edad que no puede dormir ante la “felicidad” de un grupo de jóvenes que se juntan a charlar, reírse y cantar en la esquina de su departamento, la mirada está puesta sobre la tolerancia social, ciertos hábitos adolescentes y el paso del tiempo. La parodia a los videos caseros hechos ad hoc para las grandes fiestas tuvo su lugar en “Cumpleaños de 15”, donde la mejor amiga de la cumpleañera le ofrenda un editado tan delirante como grotesco (“Quincendio”, “Quinsensible”, “Quincecto”, repite en chistes tan tontos como eficaces). El sketch de Escoba Gaviria resultó un buen chiste sobre el zar de la “Fafafa”, donde el ex capo del Cartel de Medellín se representó en una escoba y el sicario Baldez... ¡en un balde! El Gauchito Benny Gil puso el acento en las devociones paganas a un santo “que te toma por boludo” y al que el grupo rockero Todos Tus Sifones le dedicó una canción.

Sin la presencia de sus creaciones más reconocidas, renovando absolutamente todos sus personajes, Peter Capusotto... regresó a la pantalla chica con el mismo delirio de siempre pero sin abusar de viejos conocidos. Una sana costumbre de lunes a la noche que se renovó sin que se le note el desgaste del paso del tiempo. No hay en la TV local un ciclo que genere tantas carcajadas como Peter Capusotto... ¿Se les puede pedir a Saborido y Capusotto algo más?

Compartir: 

Twitter
 

James Bo, gran acierto del primer programa: un “arrepentido” que planeaba la invasión uruguaya.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared