espectaculos

Jueves, 5 de noviembre de 2015

EL ESPAÑOL ANDRES SUAREZ ACTUA EN LA TRASTIENDA

“No hay que olvidarse de la palabra”

 Por Sergio Sánchez

Andrés Suárez se siente cómodo en Argentina. Dice que la figura de cantautor se valora mucho en estas tierras, algo que no sucede en España. La primera vez que mostró sus canciones en el país fue el año pasado, en Boris. “Había setenta personas gritando las canciones, mostrando una pasión que no volví a encontrar en ningún otro lugar del mundo”, recuerda el cantautor español y se lo escucha sorprendido. “Fue surrealista venir por primera vez y que la gente conociera mis canciones ¡Argentina es la tierra más musical del mundo!”, dice, un poco en broma y un poco en serio. Ahora regresa para presentar su sexto disco, Mi pequeña historia (2015), el primero que se editará en Argentina. Tocará hoy a las 21 en La Trastienda (Balcarce 460), mañana en Rosario y el sábado en Pergamino. En abril, volverá para telonear a Ana Belén y Víctor Manuel en el Gran Rex. “Es un honor. Son dos de los principales exponentes de la música castellana no sólo en mi país, sino en el mundo”, considera este músico oriundo de Galicia y fanático de la trova cubana.

–En Argentina hay una tradición de canción de autor muy fuerte y a compatriotas suyos, como Aute, Guerra, Serrano, Sabina y Serrat, les ha ido muy bien. ¿Eso le genera expectativas?

–Hay un amor alucinante por la canción de autor. Tienen ustedes un amor increíble por los autores de mi tierra y es importante agradecerlo viniendo a cantar. Superan el amor que nosotros mismos tenemos hacia nuestros autores y eso es porque ustedes aman la palabra, el concepto de cantautor, que pareciera que en el mundo se está perdiendo. Entonces, si deciden querernos tanto, nosotros vendremos.

–En una nota, dijo que en España no está muy valorado el concepto de cantautor y se lo tilda de “aburrido”. ¿A qué se debe?

–Sí, eso me parece una desgracia. Por eso yo grito que soy cantautor. Benditos sean Pablo Milanés, Aute, Sabina, Víctor Manuel; son gente a la que le debemos muchísimo cultural y musicalmente. En mi país se tiende cada vez más a las radiofórmulas fáciles, a apostar a lo que genera dinero, olvidándose a veces de la palabra, tan necesaria en los tiempos difíciles que corre España. Un cantautor también puede pegar saltos de alegría y hacer música luminosa y optimista. Simplemente es un tío que compone con guitarra y voz. Me da mucha pena que chavales de 16 años no conozcan a Aute. Hay gente que se quiere dedicar a la canción o a la palabra escrita y no sabe quién es Silvio. Y eso se debe a que hay medios que se encargaron de silenciar y de apostar únicamente por música comercial. Ojalá se abra de nuevo el abanico en mi país y se vuelva a apostar por aquellas producciones que tal vez económicamente no aporten tanto pero sí en lo cultural.

–En Mi pequeña historia, si bien se nota la tradición de la canción de autor latinoamericana y española, también aparecen formas del rock británico y el pop. ¿Cómo llega a esa mezcla?

–Creo en la evolución. Venía de un disco muy acústico, Moraima (2013), que había funcionado y había agradado al público, pero no quería hacer lo mismo. Quería hacer lo que me dijera el alma y el cuerpo. Por eso, aposté por la banda, por un sonido con más percusión y guitarra eléctrica; es decir, las influencias que he escuchado siempre. Renovarse es un acierto siempre, porque no soy el mismo de hace algunos años.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.