espectaculos

Viernes, 17 de noviembre de 2006

EL PERSONAL FEST CIERRA LA TEMPORADA DE GRANDES ENCUENTROS

Del ska al sonido Madchester

New Order, Madness, Ian Brown y Black Eyed Peas encabezan el festival, último eslabón en una cadena de grandes hitos.

 Por Roque Casciero

El Personal Fest que comenzará esta tarde y continuará mañana será el último de los grandes festivales internacionales que este año le pusieron mucho color y adrenalina al panorama rockero porteño. Después de visitas notables como las de Iggy & The Stooges, Patti Smith, Beastie Boys, Daft Punk, Yeah Yeah Yeahs y Underworld (además de las llegadas de los Rolling Stones, U2 y Franz Ferdinand a principio de año), ahora es el turno de algunos artistas esenciales y otros que a fuerza de hits se han impuesto en los últimos años. En la primera categoría hay que mencionar a New Order, a Ian Brown y a Madness; en la segunda entran los Black Eyed Peas, The Rasmus y The Bravery. La cita será una vez más en el club Ciudad de Buenos Aires (Libertador y Crisólogo Larralde), que esta temporada se convirtió en “el” lugar propicio para las maratones festivaleras, sin vecinos protestones ni problemas de habilitación.

La primera fecha del Personal Fest tendrá como cabeza de cartel a los Black Eyed Peas, que con sus últimos dos álbumes (Elephunk, de 2003, y Monkey Business, 2005) se han convertido en sensación. Se trata de un cuarteto que opera como coctelera en la que caben desde un hip hop que descree de la postura gangsta y baja sólo mensajes positivos, hasta el funk y el pop más radial. La mezcla se condice con los orígenes de sus integrantes: un latino, una rubia, un filipino y un negro que se conocieron en Los Angeles, un auténtico crisol de razas. Aunque llevaban dos álbumes con bajo perfil, la llegada de la exuberante cantante Fergie les cambió el panorama: primero con “Where is the love”, un hit del que participó el golden boy Justin Timberlake, y más recientemente con “My humps”. La dama acaba de lanzar también su primer trabajo como solista y hay quienes ya la comparan con Madonna.

Para los fanáticos del ska, ninguna visita fue tan esperada como la de Madness, responsables junto a los Specials del revival del género a fines de los ’70. Su primer disco, One step beyond, fue un suceso inmediato y puso a bailar a Gran Bretaña entre los estertores finales del punk. “En la década del 80 éramos frescos, jóvenes y teníamos una carga de inocencia casi virginal”, le dijo al Suplemento NO el baterista Dan “Woody” Woodgate. “Lo único que queríamos era tocar música pop que tuviera letras interesantes y que reflejara nuestras vidas y las de aquellos que crecían con nosotros. Hay un montón de cabezas duras que dicen que sólo hacemos ska. A todos ellos les digo: somos mucho más diversos que un solo género.” Por los cuatro escenarios del Personal Fest, a partir de las 17.30 de hoy, también pasarán The Rasmus, Arbol, Dante, Carlinhos Brown, Estelares, Lisandro Aristimuño, Azafata y No Lo Soporto, entre otros.

Así como el festival BUE pareció una embajada neoyorquina salpicada por artistas de otros lugares, la segunda fecha del Personal tiene aspecto de Manchester trasladado al sur. Y si de esa ciudad inglesa se trata, el nombre que primero surge es el de New Order, sobrevivientes de Joy Division y estrellas planetarias por su original mezcla entre dance y rock. Por aquí pasearán desde su monumental hit “Blue Monday” hasta viejos temas de su banda anterior como “Love will tear us apart” y “Transmission”. “No sé si hay un solo sonido de Manchester”, le dijo el cantante Bernard Sumner al NO el año pasado, en Barcelona. “Creo que hay diferentes sonidos, que es un lugar creativo y que eso es lo mejor que puede pasar. Porque es un lugar que se vuelve inspiración y la música es un camino importante para salir de allí.” En ese encuentro, el manager Andrew Robinson le había dicho al enviado de este diario que New Order no venía a la Argentina porque aquí la banda no vendía discos. Evidentemente, algo ha cambiado.

Otro embajador de la ciudad inglesa es el “rey de los monos” Ian Brown, que brilló como vocalista de los Stone Roses, banda esencial de fines de los ’80 y principios de los ’90. Fueron los Roses, y en menor medida los Happy Mondays, quienes le cambiaron el nombre a su cuna: Madchester, la Manchester loca que puede verse en la película 24 Hour Party People de Michael Winterbottom. “Fue una escena que definitivamente marcó el curso del rock inglés de la década del 90”, le dijo Brown al NO. “Si bien no había mucho dinero ni tampoco recursos, nacían bandas de la noche a la mañana y de a poco se convirtió en una escena muy fuerte. Todos amábamos la música y lo expresábamos, por eso tocábamos en cualquier parte: en los sótanos, en las calles, en un garaje, en los parques y en los bares. Fueron años muy raros... ¡estábamos todos muy locos! Eramos los locos en el centro del universo, pero no nos dábamos cuenta. Y tenías que tener cuidado de lo que tomabas y de lo que te metías, porque los excesos sobraban.” Entre tanto descontrol y problemas legales, la banda se separó, pero Brown continuó adelante con una carrera solista muy exitosa en su país. Y hasta tuvo una “conexión argentina”: en su disco Golden Greats grabó una canción con música de Babasónicos y le puso al tema el nombre de la banda de Dárgelos. Como para completar el ambiente manchesteriano, en la misma velada harán sets de DJ Andy Rourke (ex bajista de The Smiths), Gaz Wheland (baterista de los reformados Happy Mondays) y Peter Hook (bajista de New Order). Y para completar un menú bien abundante, también habrá shows de The Bravery, Emmanuel Horvilleur, Adicta, Leo García, Juana Molina, Victoria Mil, Supervielle y Proyecto Verona.

Compartir: 

Twitter
 

Madness, próceres del ska que debutan en Argentina.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.