espectaculos

Lunes, 10 de marzo de 2014

SERIES › SERIES COMIENZA LA SEGUNDA TEMPORADA DE HANNIBAL POR AXN

Más Chianti y carne, por favor

La serie de Bryan Fuller debutó en 2013 y venció los prejuicios que suponía tomar un clásico altamente revisitado. Mads Mikkelsen revitaliza de forma magistral al “villano más entrañable de la cultura pop”. Pero, ¿fue sólo el aperitivo?

 Por Federico Lisica

El aperitivo estuvo delicioso. Eso debe haber pensado Bryan Fuller, creador de la Hannibal (AXN emite hoy a las 23 el primer capítulo de su nueva temporada), cuando se confirmó que su reinterpretación de la obra literaria de Thomas Harris tendría un segundo plato gracias al éxito de crítica y público. Su idea es que la serie sea una heptalogía, así que a no empacharse con tantas copas de Chianti, carne humana, psicoanálisis, asesinos seriales y FBI. “Ha-nnibal Lecter es el villano más entrañable de la cultura pop. Esto no es un trabajo. Es nuestra responsabilidad rendirle honor a la mitología que ha movilizado a un montón de personas por razones diferentes y aún sigue resonando en ellos”, le dijo recientemente Fuller (quien además concibió Pushing Daisies) a la Indie Wire.

La mayor dificultad era, sin dudas, borrar en la mente del espectador la imagen de un maléfico Anthony Hopkins sorbiendo detrás de unos barrotes. Para eso era necesario un actor como Mads Mikkelsen, dueño de un método que concentra la dureza facial de Chuck Norris y la expresividad minimalista del teatro Kabuki. El danés de aspecto imperturbable, belleza inquietante y voz doliente ya le había dado vida a uno de los criminales más verosímiles de la saga Bond en Casino Royale y demostrado que puede acarrear grandes dilemas morales con apenas un pestañeo o movimiento de labios (Después de la boda, La Cacería). ¿Qué le agrega Mikkelsen al más célebre de los psiquiatras caníbales ficcionales? A la delicadeza, erudición y bestialidad de su criatura le añade una debilidad inesperada. El doctor será un asesino, un amante de la haute cuisine, un manipulador perverso, pero también alguien que necesita la amistad de Will Graham (Hugh Dancy), investigador del FBI especialista en asesinos seriales y personaje central de la saga. El resto del elenco también es clase A. Cabe resaltar a Laurence Fishburne (Matrix) como el jefe de Graham y a Gillian Anderson (The X-Files) interpretando a la psiquiatra del adicto a los banquetes de carne humana.

Hasta aquí, la serie se basó libremente en Red Dragon (que ya tuvo dos adaptaciones en el cine), a partir de la relación establecida entre Lecter y quien finalmente será su cazador. Graham, el profesor de la academia del FBI que tiene la capacidad de adentrarse en la mente de los criminales más guarangos y vanidosos, cuya deducción tiene bastante de alucinatorio, y que debía recurrir a un analista para seguir en el ruedo. Juntos resolvían casos y se obsesionaban el uno con el otro (¿hasta un nivel sexual?), mientras Lecter lo iba encerrando con sus juegos mentales. De hecho, el final de la primera temporada terminaba con Graham apresado en el manicomio de Baltimore, señalado como principal sospechoso de los crímenes perpetrados por Lecter. Graham ya sabe quién es el ciervo negro homicida que ve en sus sueños, pero está confinado y nadie cree en su inocencia.

Otro de los logros de esta versión es ofrecer un nuevo partido con el resultado puesto, sin ceñirse demasiado a lo ya visto, pero con los mismos jugadores y escenarios. De hecho, la celda de Graham es la misma a la que acudiera Clarice Starling/Jodie Foster en El silencio de los inocentes; aparecen locos despreciables y conocidos como Buffalo Bill (aquí obsesionado con la piel de afroamericanos y ya no con chicas rollizas blancas), y el poster de presentación de esta temporada muestra a Graham con una mascarilla sobre su boca. La apuesta visual, por otra parte, no olvida el corte operístico y barroco de la Hannibal de Ridley Scott, aunque sin tanto manierismo y con un timing más televisivo. Ok, puede que las visiones de Graham no sean demasiado novedosas, pero los planos microscópicos de cortes sanguinolentos logran el estupor buscado.

Del capítulo que se verá hoy sólo se dirá que Lecter nunca peleó tan bien en una cocina munido de cuchillos, trapos y hasta usando una heladera como arma. Mikkelsen tiene una respuesta sobre la atracción que despierta Lecter: “Nos gusta porque en las películas hay otro monstruo que odiamos más y también porque Anthony Hopkins es súper encantador y divertido. Pero creo que Hannibal Lecter es lo más cerca que se puede llegar al diablo, a Satanás. El es el ángel caído. Sus motivos no son razones banales, como el abuso de la infancia o tener padres drogadictos. Está en sus genes. Encuentra que la vida es más bella en el umbral de la muerte, y eso es algo que está mucho más cerca del ángel caído de lo que es un psicópata. Es mucho más que un psicópata, y hay una fascinación. No podemos entenderlo, pero queremos entenderlo”, le dijo el actor a la Entertainment Weekly.

Compartir: 

Twitter
 

En la serie, Hannibal Lecter es Mads Mikkelsen, el danés de aspecto imperturbable y voz doliente.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.