espectaculos

Lunes, 10 de marzo de 2014

SERIES

El personaje

Sam McKinney de Blanco y Negro (Danny Cooksey). Típico ejemplo del efecto “Poochie” que enseñaron Los Simpson. Arnold iba creciendo –perdiendo su encanto, mejor dicho–, mientras que Willis y Kimberly ya estaban en la Universidad –y los actores con problemas reales–. Por lo que la serie sobre la familia de Manhattan necesitaba un empuje. ¿La solución? El hijo de la nueva esposa del Sr. Drummond: un pelirrojo insufrible que tenía a mal traer al personaje de Gary Coleman. Su permanencia coincidió con la cancelación de la serie poco tiempo después.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.