espectaculos

Lunes, 31 de agosto de 2015

SERIES › NUEVA TEMPORADA DE BONES, POR FOX LIFE

Con un cambio en los huesos

La serie que mezcla el policial de procedimiento con humor tiene grandes cambios en su décimo año. La historia de la forense y el agente del FBI reinició con uno de ellos en la cárcel. Los protagonistas desmenuzan las claves del suceso tras una década.

 Por Federico Lisica

En alguna ocasión Kathy Reichs, productora de Bones (se emite por Fox Life, los miércoles, a las 22), señaló que la serie era como una precuela de las novelas de misterio que ella misma había escrito y usado de base para el programa. Reichs había imaginado una antropóloga forense (trabajo que ella misma desempeñó) en sus cuarenta llamada Temperance Brennan. No llama tanto la atención que se rebajen las edades de los personajes al trasladar la historia a la tevé. Sí, en cambio, que una serie cumpla diez años, y justamente por ese motivo la protagonista de Bones (Emily Deschanel) está acercándose a los cuarenta. “Mi personaje también escribe novelas basadas en sus experiencias y su protagonista se llama Kathy Reichs, sólo para confundir las cosas un poco más. Si seguimos a este ritmo voy a alcanzar a la de la novela”, asegura la actriz. Y como en todo policial tipo procedimiento no puede faltar su compañero: Seeley Booth (David Boreanaz), el agente del FBI que fue quien le calzó el apodo de Bones (“huesos”) a esta notable mujer de ciencia. Booth es su contrapartida, el que cree en Dios, el que junto al público descubre el poder de la evidencia y confía en el poder de las balas.

Para ser claros, cuando Bones recién comenzaba, Dr. House y Lost estaban terminando sus primeras temporadas; y el canon para el género al que pertenece respondía a CSI y Law & Order. La entrega, en ese sentido, respira cierto clasicismo, pero para diferenciarse de esas franquicias emblemáticas, a la investigación y su resolución de asesinatos, le sumó inusuales cuotas de humor (a veces liviano y a veces muy negro). Como el chiste de que Bones respondiera con su “no sé lo que eso significa” a cada referencia pop que hiciera su compañero. Y es sólo el comienzo: una antropóloga que quiebra un cráneo dada su torpeza, contar con uno de los barbudos de los ZZ Top como personaje recurrente, asistir a la sala de investigaciones disfrazados, pasos de danza incluidos y más. Todo en función de encontrar un medio tono donde la espesura dramática encuentra sus escapes. A medida que los huesos se fueron apilando, y con asesinos de todo tipo tras las rejas, la dupla acabó casada y con una hija.

Pero al cierre de la novena temporada, los guionistas realizaron un cambio de timón importante. Booth era parte de una conspiración orquestada por el propio FBI y altas esferas gubernamentales que lo llevaron a prisión acusado por la muerte de otros oficiales. En Bones aparecerá un enemigo de un nuevo tipo, no es un asesino serial prototípico y macabro, aunque las respuestas obviamente las encontrarán en un cuerpo exhumado. El primer episodio distó del estilo que habían patentado y se acercó por momentos a la crudeza de Prison Break y la incertidumbre maniática de 24. Según sus creadores no será un problema de rápida solución. “No creo que sea tan oscuro como se está suponiendo”, aseguró Boreanaz. “Los dos primeros episodios tienen ese sentido sombrío pero es por donde está, porque no confía del FBI, porque se vale de sí mismo y Bones tiene que ayudarlo.” El actor aún recordado por su papel en Buffy, la Cazavampiros (entrega desvergonzada con la cual Bones tiene más de un punto de contacto) señaló, además, que le intrigaba saber cómo se las iban a arreglar todos los implicados para resolver el desafío que se habían propuesto. “Ha sido divertido, gratificante y diferente”, sentenció.

Incluso en este cambio de lógica aparecen registros reconocibles. “Claramente sufriste un traumatismo en el trocanter y los ligamentos sacroespinosos”, le dice Bones que visita a su esposo a poco de trompearse con otros internos. La frase es lanzada con cariño, preocupación y cierto aire de comedia deadpan. “Una de las cosas que adoro de este programa es su balance entre comedia y drama, lo pesado con la luz. Lo más desafiante es que a veces sucede en una misma escena. Así es la vida, nos pasan este tipo de cosas todo el tiempo. No podemos cambiar de tono del humor todo el tiempo porque podría parecer irrespetuoso. Pero definitivamente podés encontrar gracia en los momentos más duros. Me gusta que la serie refleje eso”, aseguró Deschanel.

Compartir: 

Twitter
 

Los primeros dos episodios de la nueva temporada adoptaron un clima más sombrío.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.