espectaculos

Lunes, 2 de noviembre de 2015

SERIES › MR. ROBOT, SEGUN SU CREADOR Y SUS PROTAGONISTAS

“Hay que agradecer y disfrutar”

La serie que hoy estrena Space viene de tener una notable recepción tanto en el público como en la crítica estadounidense. Su creador Sam Esmail y los actores Christian Slater y Rami Malek destacan el modo no convencional en que encara la temática hacker.

 Por Roque Casciero

Página/12 En Estados Unidos

Desde Nueva York

Lo primero que el espectador sabe sobre Elliot Alderson es que sufre de paranoia. Y lleva menos de un minuto del piloto de Mr. Robot enterarse. De inmediato, un flashback a la noche anterior pone en conocimiento de otro rasgo distintivo de ese frágil joven interpretado por Rami Malek: es un hacker de alto vuelo. Pero no queda ahí la cosa, porque durante el episodio inicial de la serie que hoy estrena Space se descubrirá que trabaja para una compañía de seguridad informática –lo que le genera enormes contradicciones–, que tiene serios problemas para relacionarse con las demás personas –todo lo contrario de lo que le sucede con la tecnología–, que mitiga su soledad con una dosis exacta de morfina y que no deja de cruzarse con un tipo (Edward, o Mr. Robot, interpretado por Christian Slater) que finalmente le propondrá incorporarse a un grupo de hackers. La trama de la serie no se queda ahí, pero aunque la temporada inicial terminó hace rato en Estados Unidos, no es la intención de esta nota repartir spoilers como si fueran virus informáticos.

La notable recepción que tuvo Mr. Robot tanto en el público como en la crítica estadounidenses fue una sorpresa absoluta para Sam Esmail, el creador de la serie. “No me esperaba esto”, le dijo a Página/12 durante una rueda de prensa en Comic Con Nueva York. “Es un programa raro sobre personajes extraños: pensé que íbamos a ser una serie de culto, que no íbamos a salir de ahí. Así que este éxito es un impacto total”. Malek recuerda que tras el estreno, su compañero Slater, más veterano en las lides del showbiz, le mostró la tapa de la sección Artes del New York Times. “Estaban nuestras caras ahí, con una crítica muy positiva, y él me dijo: ‘Rami, esto es único’”, cuenta el actor. Y Slater lo corrobora: “Es inusual, y hay que agradecerlo y disfrutarlo. Es sorprendente, porque cuando leés el piloto, podés pensar que es interesante, pero nunca sabés cómo la gente puede llegar a identificarse con el programa o si va a ser remotamente relevante. Muchas de las cosas que sucedieron después del piloto lo hicieron más relevante, como el hackeo a Sony y otras cosas que uno lee en las noticias. Son cosas muy buenas para un programa como este, aunque al mismo tiempo sean atemorizantes para el mundo y para todos los que vivimos en él”.

–¿Pero no había nada en el guión que les indicara que el programa iba a ser exitoso?

Christian Slater: –Nunca pienso en esos términos, siempre trato de atemperar mis expectativas todo lo que puedo. Prefiero tener una perspectiva más saludable: me gusta trabajar, lo disfruto y trato de estar lo mejor preparado posible. Prefiero que esas expectativas las tenga gente que maneja otro nivel, no sé cómo funciona eso. Pero inicialmente me sentí intrigado por mi personaje, me pareció que tenía una cualidad misteriosa que no aparecía en las páginas.

Una de las claves del éxito de Mr. Robot –a la que un crítico definió apropiadamente como un cruce entre Matrix y El club de la pelea– radica en contar con un guión sólido, en el que el mundo de los hackers por una vez no aparece retratado como caricatura. Otra virtud es su elenco. El rostro de Malek (que se hizo conocido por Una noche en el museo) transmite tanto la orfandad y el desconcierto de un inepto social como la seguridad sin resquicios frente a una computadora. Cuando su personaje se droga, la cámara no lo glamoriza ni lo condena, sino que lo muestra como algo inevitable en un sujeto como él. Slater también se luce en su papel (en principio) misterioso, rebosante de seguridad y cancherismo. También encajan a la perfección Portia Doubleday, Carly Chaikin y Martin Walstrom. La primera encarna a Angela Moss, amiga de la infancia de Elliot y compañera suya en la empresa Allsafe; la segunda interpreta a Darlene, una avezada hacker que es parte del colectivo “fsociety”. El joven actor, en tanto, le da (gélida) vida a Tyrell Wellick, vicepresidente de tecnología de la corporación a la que Elliot está encargado de defender de ataques cibernéticos.

Las perturbaciones mentales de los protagonistas tienen un lugar relevante en Mr. Robot, y los actores aseguran haberse informado tanto sobre ese tema como acerca de la cultura hacker. “Leí un par de libros muy buenos y hablé con varios psicólogos”, asegura Malek. “A uno lo llamaba cuando tenía alguna pregunta respecto a algún diagnóstico y lo hacía tan seguido que hablé con los productores y terminaron contratándolo como consultor, para que nos ayudara con el programa. El tema es que si estamos técnicamente acertados con todo el asunto de las computadoras, igual queremos estarlo con el aspecto psicológico, sobre las enfermedades y las emociones que surgen”. “Y manejarlo con respeto”, completa Slater. El actor, que se hizo conocido con la película Suban el volumen, afirma que una de las responsabilidades de la televisión es “intentar que la gente no tenga la sensación de estar sola: cuando un programa expone un problema, aquel que lo sufre siente que no es un bicho raro, que otros también pasan por eso”.

Seguramente Esmail, el creador de la serie, sabe bastante sobre sentirse un bicho raro. “Buena parte de que imaginara Mr. Robot tuvo que ver con el hecho de que cuando crecía era un geek tremendo”, confiesa. “Mis amigos eran hackers y yo lo intenté, pero era terrible. Y quería hacer un programa sobre esa cultura, que me parece pobremente representada por Hollywood. Cada película o programa de tevé que hay sobre el tema es bastante soso, así que quería hacer mi versión. Esa fue la génesis, el resto vino luego. Elliot surgió porque tenía la idea de un personaje de una ideología extrema, que se la pasara hablando sobre cómo debía cambiar la sociedad, pero quería encontrarle el corazón a eso. Soy egipcio, y cuando sucedió lo de la Primavera Arabe fui para allá y hablé con primos más jóvenes. Y ellos canalizaron su rabia en un cambio positivo. Eso me resultó profundo y conmovedor, y me sirvió como guía”.

Mr. Robot ya tiene una segunda temporada confirmada, que un equipo de guionistas está desarrollando, con la idea de comenzar las grabaciones en marzo de 2016. Y si el éxito de la serie sorprendió a su creador, antes ya le había resultado insólito que una cadena como USA Network no quisiera cambiarle una coma a sus guiones, a priori más apropiados para las señales de cable en Estados Unidos. “Ellos estaban en un proceso de cambio y el programa les sentó perfecto”, explica. “La libertad que me dieron nos ayudó a ambos. Yo estaba impactado... Ellos habían visto el piloto, pero al ser una cadena, estaba seguro de que iban a pedirme que sacara algunas cosas y nunca lo hicieron”.

* Los diez episodios de la primera temporada de Mr. Robot serán emitidos por Space de lunes a viernes a las 22 (y a la medianoche en HD), con maratones los fines de semana para ponerse al día.

Compartir: 

Twitter
 

Malek y Slater, protagonistas de Mr. Robot, cuyos diez episodios se verán de lunes a viernes a las 22.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared