espectaculos

Martes, 19 de enero de 2016

SERIES › COWBOY BEBOP, CéLEBRE ANIMé QUE AHORA PUEDE VERSE POR I-SAT

Al encuentro de un western espacial

A 17 años de su primera emisión y con apenas 26 capítulos sigue siendo un referente de la animación mundial. Policial negro, ciencia ficción, espíritu de Lejano Oeste y jazz para disfrutar.

 Por Andrés Valenzuela

Algunas series tienen todo y es demasiado. Se exceden, como si en 25 minutos pudieran encerrar el mundo. Está bien, quizás lo logran, hasta lo reflejan tan caótico como es. Pero en narrativa el caos no necesariamente funciona. Por eso es tan llamativo el caso de Cowboy Bebop, que a 17 años de su primera emisión y con apenas 26 capítulos sigue siendo un clásico de la animación mundial y uno de los mejores animes de la historia. En Argentina se emitió entre 2001 y 2004 por el extinto Locomotion y ahora I-Sat recupera la serie para nuevos y viejos espectadores. Lo hace en el bloque de animación Adult Swim los viernes a las 22 (con repeticiones sábados a las 5 y 22, domingos 4.50, lunes 4.35, martes 4.10, y miércoles 4.20). La versión que emite I-Sat es la que cuenta con las voces en inglés y el subtitulado en español.

Del mismo modo que Occidente está fascinado con la cultura japonesa, los nipones lanzan constantemente productos que recuerdan que ellos también se embelezan con los brillos de este lado del mundo. Cowboy Bebop (dirigida por Shinishiro Watanabe) es claramente uno de esos productos, combinando en un entorno espacial con cazarrecompensas a la literatura policial, el espíritu de frontera del Lejano Oeste y una selección de distintos estilos de jazz que conforman una de las mejores bandas de sonido de estas series.

Más allá del título, que alude al prestigioso estilo jazzero, las referencias al género y a la música en general atraviesan prácticamente todos los capítulos. Desde los capítulos mismos, que se titulan “sessions” o el nombre de la nave (la “Bebop”, justamente), pero también en nombres de personajes o actitudes: Bird Parker anda por ahí en los primeros, una camionera espacial llamada “la Reina del Heavy Metal” recorre las puertas de salto espaciales y algún tiroteo relevante transcurre en una iglesia gótica mientras suena un aria de fondo. Las otras referencias culturales van por el lado de la ciencia ficción, con sus puertas espaciales y sus pasados míticos. Los cinéfilos gustarán particularmente del noveno capítulo, que es una suerte de gran homenaje a 2001: Odisea del espacio.

También hay guiños más bien geográficos. El programa de televisión favorito de los protagonistas es uno dedicado a los prófugos de la semana, conducido por dos vaqueros. Y cuando la Bebop y su tripulación vagan por el sistema solar, los asteroides, planetas y bases espaciales toman nombres del oeste y el sur norteamericanos: Tijuana y Las Vegas aparecen muy rápidamente junto a Calisto, Titán, Plutón, Venus o Marte. A veces la nave va incluso más allá.

¿De qué trata la cosa? Spike y Jet son cazarrecompensas que van por la galaxia capturando prófugos. Pertenecen a esa mítica raza de mercenarios con escrúpulos, de cazadores de cabezas con sentimientos y dos por tres eso los deja con poca comida en el plato. Con el correr de los capítulos se les suma una gitana (Faye), una niña hacker (Ed) y un perro (Ein). Aunque cada capítulo es autoconclusivo, todos avanzan en una trama general que se centra principalmente en la influencia del pasado en cada uno de los tripulantes.

La animación, que hoy puede parecer ligeramente fuera de época en lo técnico, sigue viéndose buena y los diseños son impecables. El dibujo de los personajes es estilizado y se adapta perfectamente a las –escasas– escenas de pelea, que además van acompañadas por frenéticos momentos de jazz. Y el diseño de las naves es muy interesante, pues propone un acercamiento muy mecánico a los procedimientos de despegue en lugar de las tecnologías indescifrables que a veces ofrece este tipo de series. El ritmo narrativo, en tanto, es tremendamente musical y aunque atrae en sus crescendos, también se sostiene en sus silencios.

Hay pocas series japonesas que puedan encantar por igual a públicos muy diversos y que además demuestran la calidad y solvencia de Cowboy Bebop. Es un clásico y con muy buenos motivos. Tiene todo.

Compartir: 

Twitter
 

Cowboy Bebop se emite en el bloque de animación Adult Swim.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.