espectaculos

Lunes, 15 de febrero de 2016

SERIES › QUANTICO, UN ESTRENO DE LA SEñAL AXN

¿Y quién será el culpable?

La serie tiene conexiones con varias ficciones conspiranoicas de la actualidad. Una agente recién salida del FBI debe averiguar cuál de sus compañeros perpetró el mayor atentado terrorista tras el 11-S. Propuesta grandilocuente pero de ritmo seguro y entretenido.

 Por Federico Lisica

Que yo sea paranoico no significa que los demás no estén haciendo una ficción de tevé sobre el tema. Quantico (estrena hoy por AXN, irá los lunes a las 22) se acopla a esta norma de la tevé actual con exponentes tan diversos como Blindspot, Homeland, Mr. Robot y The X-Files. Este producto, original de la ABC, se desmarca con un tono ligero, elenco joven y multiétnico, y modernización del siempre eficaz “Whodunit” (“Quién lo hizo”). Hay que averiguar quién es el culpable del “mayor atentado terrorista perpetrado en los Estados Unidos tras el 11-S”, dicen en más de una ocasión del piloto. Con esa premisa bastante rumiada arranca esta serie que logró una repercusión importante en su país de origen. Una detonación en plena estación central de Nueva York dejó una sola sobreviviente: la agente Alex Parrish (Priyanka Chopra). La mujer, por otra parte, sería la única con la expertise y vivencia para esclarecer el crimen. ¿Cómo? Debe recordar su entrenamiento en la base que le da nombre a la serie y lo que hizo cada uno de sus compañeros. Las pruebas indican que uno de esos cincuenta reclutas es el responsable, incluso ella está en la mira, obligada a demostrar su inocencia.

Tras ese comienzo bombástico, la entrega recurre al flashback para presentar a varios de los “nuevos agentes de entrenamiento” (NAT). La chica hindú con un historial de defensa de género; el judío homosexual “demasiado” interesado en cuestiones musulmanas; la seguidora del Islam brillante en todas las calificaciones; el macho alfa; la rubia ideal; un mormón pecaminoso y la lista continúa. Todo el episodio está montado sobre un montaje paralelo, con la pesquisa tras el incidente y lo que fue el entrenamiento intensivo nueve meses antes en el FBI. Uno de los primeros ejercicios para los novatos será el de descubrir los trapitos sucios que quieren esconder sus colegas. De esa primera pesquisa, aparentemente sencilla, dos se irán a la fuerza de Quantico (uno adentro de una bolsa negra de plástico). Cuando la serie retuerce sus nudos dramáticos (el recuerdo permanente a lo acontecido en el 2001, por ejemplo) pierde fuerza, pero cuando apela a la clave detectivesca símil Agatha Christie modernizada, logra su objetivo de entretener. El look de los NAT, por otro lado, está más cerca del de Derek Zoolander que el de Clarice Starling. La verosimilitud no es la mejor carta de Quantico, sino su gracia y ritmo desvergonzados.

La mirada del espectador es la misma que la de Alex, interpretada por una ex Miss Mundo, cantante y estrella de Bollywood. Para desconocimiento de la propia protagonista, al televidente se le dan algunas pistas más. También es de tener en cuenta a Nimah Amin (Yasmine Al Massri), una musulmana ortodoxa que debe cargar con el prejuicio permanente de terrorista aunque ella misma tenga sus “dobles” secretos. Con el atentado consumado los medios señalarán a ISIS o a revolucionaros ucranianos, pero los indicios apuntan al corazón mismo del bureau. Alex se ha convertido en la “perejila” de turno y deberá limpiar su nombre. Cuando la protagonista reflexiona frente a un panel con la foto de los sospechosos, parece estar a punto de jugar. Como en los tableros del “Quién es Quién” en el que uno debía acertar el personaje escondido. “¿Es pelado?, ¿tiene bigotes?, ¿guarda una bomba en su chaqueta? ¡Es Philip!”. Hay veintidós episodios para dar con la ficha correcta.

Compartir: 

Twitter
 

La producción apuesta por un elenco multiétnico con una protagonista india.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.