espectaculos

Lunes, 9 de mayo de 2016

SERIES › EL ESTRENO DE HAP & LEONARD, POR SUNDANCE CHANNEL

Thriller de extraña pareja

James Purefoy, Michael K. Williams y Christina Hendricks protagonizan una comedia negra sobre dos amigos frustrados frente a la posibilidad de hacerse de un botín. Bajo su forma simple aparece un enrarecimiento propio de John Carpenter, los Coen y Thomas Pynchon.

 Por Federico Lisica

A raíz del estreno de Hap & Leonard por Sundance Channel (mañana a las 22, irá todos los martes en ese horario) podría instaurarse una nueva máxima. Una serie cuyo comienzo es con una persecución al ritmo de Creedence (“Up Around the Bend”) tiene que ser buena. Y lo es. En uno de los vehículos escapan unos maleantes con un millón de dólares y acabarán ahogados en un riacho de Texas. Pretexto simple pero eficaz que dará ignición a un thriller oscurísimo y comedia negra de sólo seis capítulos.

¿Quiénes son Hap Collins y Leonard Pine? Dos mejores amigos de toda la vida, interpretados por James Purefoy (The Following) y Michael K. Williams (The Wire) que ofrecen una química deliciosa. El primero es un bonachón al que le vienen saliendo demasiado malas manos y su compañero, un negrazo abiertamente gay dueño de una labia tan viperina como sus puños. La dupla ya pasó de largo los cuarenta, a su alrededor solo hay deudas, y están desempleados. Sólo les queda una sarta de chistes efectivos para maltratarse. Hap en el pasado tuvo una relación con Trudy (Christina Hendricks de Mad Men) quien vuelve a aparecer en su vida para proponerle buscar un tesoro. Exacto. El botín que dejaron en el fondo de un pantano los ladrones con mala estrella dos décadas atrás. Y allí irán, sin trajes de buzo, pero munidos con unas buenas escopetas.

Como dúo, Hap y Leonard están orgullosamente más próximos a Bud Spencer/Terence Hill o Walther Mattheau/Jack Lemmon que a Matthew McConaughey/Woody Harrelson en True Detective. Y la mención de la producción de HBO no es al azar. Hap & Leonard trasunta el mismo espíritu que aquella –hasta las locaciones se perciben similares– pero con gracia y sin derivas metafísicas. Eso sí, cuando todo daría lugar a una de enredos, el ritmo se torna pausado y atmosférico. Se trata de uno de esos programas que aparentan jugar con los géneros pero para pervertirlos completamente. También se perciben los ecos de unos Estados Unidos resacosos como en varias novelas de Thomas Pynchon. ¿Alguien dijo ¿fun noir?

Es 1988. Los personajes viven de los cimbronazos de lo que sucedió dos décadas antes y escupen cinismo. “No te dejes mentir. Los 60 eran la misma porquería que ahora pero con camisetas coloridas”, dirá Leonard, siempre a cargo de buenos remates. Hap pasó por la cárcel por negarse a pelear en Vietnam; Leonard, en cambio, estuvo en combate. Trudy, más que una ex reina del flower power, sigue moviéndose como una auténtica femme fatale. Y por allí aparece otros revolucionarios de cotillón en busca del último de los sueños: dinero. “Estos tipos son como dos ardillas juntas. En principio iba a ser solo Hap pero apareció Leonard que es como su doppelgänger añadido. Toda la serie es un accidente, que ellos estén juntos es un accidente”, planteó el autor de las novelas, Joe R. Lansdale.

La propuesta, hilvanada sobre buenos diálogos, personajes variopintos y esa geografía mentirosamente amigable, hacia el final del piloto ofrece una inquietante pata: unos asesinos a sueldo que los hermanos Coen hubiesen adorado crear. Excéntricos, hiperviolentos, coloridos como un video de la MTV, imponen una veta sintética e inesperada a la John Carpenter. Porque esa chica ciberpunk junto al yuppie morboso se las van a ver con estos dos buenos para nada. “Se los puede ver como héroes, pero eso es un error. Son personas que tratan de ser héroes pero la cagan continuamente. Hap y Leonard siempre intentan algo bueno para ir de mal en peor y peor. Básicamente sus corazones están en el lugar indicados pero son como magneto para los problemas. Y no son de los que corren”, aseguró el creador de la dupla.

Compartir: 

Twitter
 

Hap & Leonard estrena mañana a las 22 e irá todos los martes en ese horario.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.