espectaculos

Sábado, 8 de noviembre de 2008

MUSICA › BELA FLECK & THE FLECKTONES EN EL TEATRO GRAN REX

Las infinitas posibilidades del banjo

 Por Santiago Giordano

Con un instrumento que viene de la tradición del folk americano y una música que en su inmensa mezcla tiene que ver con los amplios márgenes del jazz, su figura despierta en el público el fervor propio de un artista de rock. Bela Fleck es un músico poco común, como lo es su grupo, The Flecktones. El martes, en la primera de sus dos presentaciones en el Gran Rex, Fleck, Victor Wooten, Jeff Coffin y Future Man sacudieron a un público enfervorizado, que durante dos horas escuchó, vibró, aplaudió y capturó imágenes digitales con la misma intensidad emocional.

Tras la resumida y oportuna presentación de PWR3, el trío formado por Machi Rufino (bajo), Lito Epumer (guitarra) y Cristian Judurcha (batería) –teloneros a la altura de las circunstancias–, el concierto de The Flecktones comenzó con los músicos entrando a escena, cada uno tocando su instrumento. El primero en aparecer fue Wooten –uno de los más aplaudidos de la noche, con fans propios–, que llegó marcando un riff con el bajo; vestido de pirata pobre y con su synthax drumitar –un modelo de batería electrónica diseñada por él mismo, que se cuelga como si fuera una guitarra–, enseguida se sumó Future Man y poco después hizo lo propio Coffin, con el saxo tenor. Con la entrada del banjista neoyorquino al escenario se completó el cuarteto, mientras sonaba el poderoso “Heart Jam” del disco Outbound (2000). Sin casi haber calentado motores, el clima llegó enseguida al punto de intensidad que sería el rasgo distintivo de la noche. De entrada, Wooten dio muestras prodigiosas de su personal slapping, Coffin culminó vistosamente un solo magníficamente delineado tocando saxo alto y tenor al mismo tiempo, Future Man marcó con precisión con la izquierda sobre el drumitar y con la derecha sobre la batería y Fleck entraba y salía del vigor rítmico de la base ensanchando la dinámica bluegrass y el vuelo melódico del banjo eléctrico.

Potencia instrumental podría ser un término apropiado para definir a Fleck y sus músicos, sólidos en lo colectivo y arrolladores en lo individual. Sin demasiadas sutilezas ni ideas particularmente elaboradas, el cuarteto llevó al extremo las posibilidades expresivas de cada instrumento y cuando fue necesario se sirvió de la electrónica, elemento que, además de abrir nuevas perspectivas y ampliar posibilidades, reveló una decidida actitud hacia el aquí y ahora del modernismo, que no es un dato secundario en la relación con su público.

Con una intensidad expresiva y un despliegue instrumental poco común, el programa avanzó sobre varios temas de Hidden Land –“Rococó”, “Kaleidoscope”, “Chennai”–, el disco que el mismo cuarteto presentó en su primera aparición en Argentina, hace dos años, y con el que ganó un Grammy, entre otros. De Jingle All The Way, el trabajo recientemente editado en Argentina en base a canciones navideñas, se escuchó solamente algo que en sus orígenes debe haber sido la cándida y serena “Noche de paz”.

Pero The Flecktones no es un repertorio sino una manera de abordarlo, y en esa variedad hubo también espacio para el lucimiento solista: Wooten jugó con el delay de su frondosa pedalera, Future Man desintegró varias baquetas de batería y, en el final del concierto, Fleck comenzó un largo solo, en el que terminaría desplegando un lenguaje instrumental único, jugando con algo bastante parecido a un tango.

Más que romper con los géneros, The Flecktones los asimila. Si la mezcla de funky, rock, bluegrass, Bach y otras circunstancias muestra a la música del cuarteto como inclasificable para la pereza de los parámetros corrientes, el desparpajo instrumental y el amplio respiro de las improvisaciones los coloca en sintonía con la práctica del jazz. Al final, por sobre las clasificaciones se impuso el disfrute, con un público que mientras la noche terminaba con “The Sinister Minister”, del primer disco del grupo, pedía más aplaudiendo de pie. Y capturando imágenes que ayuden a recordar.

8-BELA FLECK & THE FLECKSTONES

Músicos: Bela Fleck (banjo), Víctor Wooten (bajo), Jeff Coffin (saxos y flauta) y Future Man (percusión).

Banda invitada: PWR3.

Público: 5600 en total.

Duración: 120 minutos.

Martes 4 y miércoles 5, Teatro Gran Rex.

Compartir: 

Twitter
 

El banjista neoyorquino se lució con su banda.
Imagen: Jorge Larrosa
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.