espectaculos

Sábado, 16 de mayo de 2009

MUSICA › BABASóNICOS ENCABEZA HOY SU PROPIO FESTIVAL EN EL CLUB CIUDAD

“La ética de las ideas no tiene precio”

En un encuentro que incluye a Victoria Mil, El Mató A Un Policía Motorizado, Coco y Travesti, el grupo seguirá buscando en el concierto una renovada intensidad para sus canciones: “Los shows nos dan una segunda visión del disco”.

 Por Luis Paz

Cuando entra al bar, un Diego, Tuñón, pide un café doble pero sólo si es de máquina. Otro Diego, Rodríguez, ingresa con la retirada de su casco y el balanceo de unos rulos que ganan brillo por sus ojeras. En el local de al lado, el Diego final, Castellano, charla con Adrián, que es Dárgelos; con Mariano, que es Roger; y con Carca, que no se sabe qué es. Mucho +, reciente álbum de Babasónicos, es a priori la razón para que un par esté de este lado de la medianera, dando una entrevista; y aquéllos del otro, ensayando para el recital que darán hoy en el Club Ciudad, en lo que será su show (casi) en solitario más convocante en una carrera de veinte años y similar cantidad de ediciones.

Por otra parte, es la segunda entrega de una trilogía inconclusa por la muerte de Gabo Manelli y que pudo haber tenido un Mucho + (todavía) viendo la calidad de los siete inéditos que incluye, de “Para lelos”, una bella balada de dos minutos compuesta por Dárgelos y Miguel Castro (Victoria Mil) a “El pozo”, en la comisura del hit moderno; desde “Parece”, de sus pocas canciones que muestran tintes rioplatenses, hasta un tema que estrenaron con Mucho en el Luna Park: “Todo dicho”, de lo más posiblemente autobiográfico en Dárgelos... y sólo posiblemente.

De yapa, el remix de “Pijamas” (hit fundacional del floggerío) y dos mezclas alternativas (“Nosotros” y “Yo anuncio”) que mucho no suman. En definitiva, un Lado B como la Vedette y el Groncho de hace diez años. Y ahora parecen los únicos que podrían hacer un EP en vinilo que sea disco de oro. Algo que, dada la coyuntura, interesa mucho más.

–Las bandas que, como ustedes, fueron cabezas de festival en esta década se están desmembrando o haciendo mitosis (cuando no mitología), pero ustedes sobreviven a eso. ¿Tan bueno está tocar en Babasónicos?

D. Rodríguez: –La paso muy bien tocando, siento que es la manera en la que crecí, en la que me hice músico, productor, director de cine, cosas que no era. Y me encanta todo lo que viene detrás. Y que ellos me exijan más y yo a ellos, porque parece entonces que hay algo más.

–En principio, el recital en el Club Ciudad...

D. Tuñón: –Siempre está bueno tocar en Buenos Aires, son los shows bisagra donde podemos tener una segunda visión del disco, que para no-sotros consiste en ordenarlo distinto y darle otras intensidades. Porque lo que sucede en Babasónicos pasa en la calle, en los shows.

–Y en el estudio: no se suele reparar en esto, pero ya publicaron más de 180 canciones originales entre Pasto y Mucho + y todo lo demás.

D. T.: –Con los años me di cuenta de que Babasónicos es la performance. Sólo nos permitimos hacer shows con novedad porque nos gusta el juego de incidir sobre ella. Pero nos encanta el estudio y producimos por eso. Ya que de pedo podemos editar nosotros, la idea es usar el sello que tenía los discos independientes (Bultaco) para publicar a otros.

–Ese proyecto de editar debe tener que ver con la convocatoria a Coco, Travesti, Victoria Mil y El Mató A Un Policía Motorizado para hoy.

D. T.: –Estamos muy contentos de haber podido armar ese minifestivalito con estas bandas. Y tiene que ver también con abrir la mente a lo que está sucediendo, porque hace 20 años que estamos en esto y podríamos llegar a creer que las cosas son de una sola manera. Tocar con ellos y ante público de ellos nos va a poner en evidencia. Ya somos gente grande.

–Que inició a una generación en la manifestación grupal del rock, en “el rock de verdad, con amistad”. ¿Se imaginan cansándose de esto?

D. R.: –Yo quiero salir de gira toda la vida, a lugares más chicos, más grandes. Además nos llevamos muy bien de verdad entre nosotros y con nuestro staff, y eso hace que haya muy buena onda para trabajar.

–Entonces el suyo es mejor trabajo que vivir en la isla Hamilton...

D. R.: –Sí, si pensamos en que nos fuimos realizando todos y juntos, como músicos, como pibes, como muchachos, como hombres, como amigos.

–Es difícil no pensar en problemas de ego para el que lee desde un contexto donde los compositores de bandas convocantes se divorcian.

D. R.: –Mariano (Roger) compone cosas hermosas de principio a fin, te trae la melodía de la voz, todo armonizado de una manera que me vuelve loco. Yo hasta Mucho no me sabía ningún tema para tocarlo “de fogón”.

–Pero baila mejor...

D. R.: –A eso voy, a que cada uno puede desarrollar su talento y los demás lo alientan. No competimos y nadie cobra uno y medio y el otro uno.

–¿Ya piensan en revalidar esa unidad en un próximo disco?

D. T.: –Siempre. A veces me gustaría hacer discos más colgados y a la vez no, y preferiría hacer uno que no te dé ganas de skipear. Tratamos de convertir el cuelgue en una canción pop. Si precisáramos un single nuevo lo tendríamos, podríamos sacar cuatro y después llenar el disco.

D. R.: –Pero no nos lo permitimos porque para qué nos sirvió sino el tiempo que pasó entre una obra y otra, ¿no aprendimos nada nuevo?

D. T.: –Se trata de ser éticos, primero que nada con nosotros mismos. Por eso vemos que cualquier tema de Mucho podría haber sido un corte.

–Momento, ¿ustedes no eran los mismos de “la música no tiene moral”?

D. T.: –La ética de las ideas no tiene precio. Tenemos la ética de generar contenidos y a la vez tenemos una fiebre por estar juntos y tocar.

–¿Entonces están seguros de no separarse? Hay paranoia, entiendan...

D. T.: –El día que digamos que nos separamos es porque no queda otra opción pero eso sería mentira hoy, porque por ahí hablamos de entrar a grabar a fin de año. No nos va a dar siempre el cuero para hacer 150 shows por año, pero estamos viendo de volver a tener el estudio propio, de generar música de películas y el tiempo entre discos se va a reducir.

–Como se vienen reduciendo los tiempos intradisco. Ante cada nuevo álbum suyo, la pregunta es si la síntesis puede ser más compleja aún.

D. R.: –Hay gente con talento para las cosas complejas y otros que hacen un desarrollo y tal vez sacan una porquería, como que el virtuosismo los vuelve más pedorros. El virtuosismo no es talento, es destreza. Sí, nosotros tratamos de hacer una síntesis más compleja, tal cual. Y para eso lo que hacemos es estar al servicio de la canción, ayudarla.

D. T.: –Si nos quedáramos quietos y quisiéramos mantener este status, podríamos hacerlo con el pasado y no ser éticos o separarnos y volver.

–Para esa ocasión, entonces, el River solos, lo único que les queda...

D. R.: –No convencemos a tantos, no somos una banda para River.

* Babasónicos toca hoy a las 21.30 en el Club Ciudad, en el marco del Babafest del que participan Travesti (19), Coco (19.30), El Mató A Un Policía Motorizado (20) y Victoria Mil (20.40).

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.