espectaculos

Viernes, 16 de octubre de 2009

MUSICA › ANTES DEL PERSONAL FEST HABLA CHRIS LOWE, DE PET SHOP BOYS

“La música está por encima de los géneros”

Con el reciente Yes, el dúo inglés retorna al synth pop, con más ganas de hacer bailar al público que de hacer ruido político como cuando un tal George W. estaba en el gobierno. El Pandemonium Show cerrará la primera jornada del festival.

 Por Luis Paz

El pop es un mundo raro, caricaturesco, cuyos superhéroes tienen algunos de los nombres más tontos en la historia de la música. Prince bien podría haber sido el alias de cualquier cantante de reggaeton dominicano. Simply Red suena a eslogan de una marca de rouge con bajo presupuesto para contratar creativos publicitarios. Y bueno, no muchos que hayan pasado los 20 pensarían en armar una banda que se llame Los Chicos de la Tienda de Mascotas. ¿Y quién, a cualquier edad, apostaría a que esa banda vendería 100 millones de discos o que seguiría teniendo el mismo nombre 25 años después? Seguramente nadie, ni siquiera Chris Lowe y Neil Tennant, la dupla de londinenses que hoy desde las 22.20 cerrará la jornada inaugural del Personal Fest 2009 en el Club Ciudad. Pet Shop Boys, por si alguno todavía no cayó en la cuenta.

Dos motivos los traen de vuelta, luego de sus shows del Opera ’96, el Personal Fest ’04 y el Luna Park ’07: su reciente disco Yes, en el que retoman la tendencia más synth del pop, frente al experimento que fue Fundamental (2006), y el tour correspondiente, Pandemonium Show, por el que más bien deberían cambiar su nombre a Toy Store Boys. Así es la cosa y bien lo sabe Lowe: “El pop es sobre ser joven y divertirse, básicamente. Ya se sabe: salir, el baile, las chicas, eso”, le dice a Página/12 a través del teléfono.

–Hace días usted cumplió 50 años. ¿Les queda sólo lo de ser divertidos?

–Sé que suena raro pensar en estar grabando y tocando música pop a esta edad. Sé que es algo inusual en la música y, claro, especialmente en el pop, que es música generalmente relacionada con la juventud. El tema es que nosotros siempre nos vimos como compositores de canciones, más que como intérpretes de pop en sí. Y cuando envejecés, vas sumando experiencia para escribir, escuchás nuevos sonidos y mejorás, sin dudas. Por encima de cualquier género está la música. Y cuanta más información y más experiencia tenés, mejor es tu música. Es así, simple. Es pop. Y lo seguiremos haciendo porque lo amamos. Nos gusta bailar y que bailen, y de verdad estamos disfrutando las giras, tocar, grabar y componer.

Y de ese modo es que dos británicos, uno de 50 y otro de 55, llegarán a Buenos Aires para tocar vestidos de cubos mágicos desmembrados. Para divertirse y hacer divertir. Lo que en definitiva se espera de este tipo de festivales donde tocan David Lebon, Loli Molina, Plastilina Mosh y Genitales Argentinos (¿?). “Cuando hacés un concierto con tu banda, toda la gente va a verte sólo a vos, porque conoce tu música o porque alguien la llevó, pero estás más confiado de que las reacciones que tendrá el público serán mejores. Las probabilidades no serán del 100 por ciento, pero son mucho más altas que durante un festival”, contrapone Chris Sean Lowe.

–Pero, al mismo tiempo, su música calza perfecto en la horma de los festivales. Roskilde, Glastonbury y el Personal Fest 07 lo atestiguan.

–Nosotros tenemos suerte con eso, es como si siempre jugáramos de locales con la gente. Incluso en México, donde tocamos hace poco, también vimos al público disfrutar mucho del show y la música. Los recitales que venimos dando en esta gira mantienen un nivel muy alto y fueron muy disfrutables arriba y abajo del escenario. Y ahora llegamos a Buenos Aires, ciudad que amamos.

–¿Sí?

–Sí, totalmente. Con Neil siempre recordamos la anterior vez que tocamos en este festival en Buenos Aires. Fue increíble, de verdad pasamos un rato bárbaro. Algunos ya se habrán dado cuenta de que volvemos seguido. Bueno, eso es porque amamos la Argentina y nos encanta Buenos Aires. Es una ciudad hermosa, con gente increíble y muy divertida.

Inglés hasta la médula en su cordialidad, Lowe tampoco se despega de esa tradición de etiqueta, buen gusto y elegancia, elementos que sí tiene el disco, aunque no tanto el pulso cinético bailable de temas anteriores como “Domino Dancing” (¡que ya tiene 21 años!). Pero, para delicia de quienes gustan de mover los hombros (porque, ¿de qué otro modo se puede bailar en un festival así?), tampoco se trata de esas variaciones que dejaban en evidencia al desconocedor de los temas de Fundamental. De elegancia y etiqueta se hablaba, y el tecladista se lanza a describir la parte visual del Pandemonium Show: “Aunque tal vez se espera un concierto menos producido que el anterior, porque el disco es más compacto, en verdad pasa lo contrario. Es un show con más despliegue que antes, con más proyecciones, con coreografías y con un vestuario que es genial. Me encantaría ver gente así en la calle”.

–¿Y prepararon una lista de temas de festival o el mismo de los conciertos que hicieron en Europa y el resto de América?

–A esta altura de nuestra carrera siempre intentamos tocar mucho de lo nuevo, pero entendemos que la gente quiera los clásicos. Así que habrá de los dos, y también lados B y algún remix. La lista no varía mucho, aunque en algunos lados tocamos un poco menos o un poco más.

–Al venir del synth pop, ¿también prefieren los shows cortos?

–En realidad, no. La pasamos demasiado bien cuando subimos a un escenario, a cualquiera, y eso hace que nos guste estar ahí más tiempo. Cuando no es arriba, es en las pistas o viendo shows de otros.

–Entre tanto momento genial, ¿nunca se peleó con Tennant? ¿No discuten si alguno salió mejor en la foto o a quién le aplicaron peor el photoshop?

–(Se ríe.) No, nada ha cambiado en nuestra relación. Por supuesto que somos más viejos y tenemos más conocimientos y más paciencia que antes, por eso puede que nos llevemos mejor, pero seguimos componiendo y tocando de la misma manera, con la misma actitud joven. Además, en nuestras vidas personales también nos mantuvimos siempre muy pegados y sinceros. Somos amigos hace mucho tiempo, casi 30 años. Imagine que en ese tiempo conocimos mucha gente, muchos lugares y que hicimos muchos amigos en común. Y, bueno, piense también que tuvimos que consolarnos mutuamente varias veces por vernos cada día más viejos.

–Un juego para que vuelva a su tardía adolescencia: si se le preguntara a aquel Chris de hace 25 años qué imaginaba que sería lo mejor de tocar en Pet Shop Boys con el paso del tiempo, ¿la respuesta sería igual?

–Definitivamente, porque la respuesta es lo que siempre sentí: que lo bueno de Pet Shop Boys es que no es aburrido. Escribir canciones, de por sí, es muy satisfactorio, aunque jamás se las publique ni se las toque. Uno va con sus maquinitas, se mete en la sala sin nada y cuando sale puede tener un disco entero que hace dos horas no existía. Esa magia hace que no me aburra nunca de mi trabajo, porque después de todo es un trabajo, aunque sea genialmente divertido.

–¿Y lo peor de tocar en esta banda? ¿O de verdad no hay de qué quejarse?

–En realidad, sí: es un embole viajar tanto en avión. Pero bueno, es parte de haber elegido salir a mostrarle al mundo lo que hacemos. Siempre que viajo fuera de mi país pienso en que soy un tipo del norte de Inglaterra que está yendo a tocar a la Argentina, por ejemplo. Es fantástico, realmente. Así que nada de quejas, en realidad: Perdón, ésta no será una entrevista equilibrada (se ríe). Tocar con Neil es el mejor trabajo que conozco.

Tampoco es que conozcan tantos otros: Tennant y Lowe siempre estuvieron ligados a la música. Los excusa el hecho de ostentar un record Guinness establecido en 2008 como la dupla más vendedora del pop, con 100 millones de discos. Con eso se podría tapizar el cuadrado desde San Juan hasta Corrientes y desde la 9 de Julio hasta Jujuy, con un mosaico con trece carátulas distintas, once de ellas con una única palabra nombrando al álbum. ¿Curioso? No, ¡pop!

–Ultimamente, cada banda con una trayectoria como la suya que se toma más de tres años para sacar un disco es dada por separada. Sin embargo, ustedes titulan su disco Yes, con un Pet Shop Boys anexado. Es como si dijeran: “Sí, Pet Shop Boys, nuevo álbum, ¿algún problema?”

–¡Acá estamos, 50 años y listos para rockear! ¿Algún problema? (Se ríe.) No, en serio, es que disfrutamos mucho de la música y amamos escribir canciones y grabar. Nunca nos retiramos porque seguimos moviéndonos y aprendiendo. Con Neil vamos a clubes, al cine y a comprar ropa para estar siempre atentos a lo que está pasando. Somos muy afortunados de poder hacer esto y vivir de esto. Sé que es una frase hecha pero es la mayor verdad que puedo decirle.

–Acerca de las verdades, en sus últimos discos habían hecho críticas a las políticas de Bush, Blair y compañía, pero en Yes se desentendieron del mástil de esa bandera. ¿Es porque ven al mundo actual distinto del de hace cinco o diez años?

–Creo que el discurso de Obama es realmente inspirador, pero no basta. Hay muchos problemas en el mundo. Cada vez que en casa veo CNN me pregunto cómo salir de esto. Pero cuando nos vamos de gira y vemos lo que pasa en otras partes del mundo, cuando realmente lo vemos en vivo, son tantos desastres que lo más importante pienso que es ver qué hacer con todos esos problemas: el calentamiento global, el hambre, la guerra. Nos preocupa mucho. El tema es que para este álbum retomamos la línea del pop bailable y teníamos que escribir cosas divertidas.

–Bueno, eso se nota en el disco. con un retorno al synth pop. Para lo otro, de última, tienen las entrevistas y esas cosas.

–Sí, estuvimos grabando un pop bastante simple y a la vez complejo. Nunca es fácil no fallar, y de muchas maneras y en muchos aspectos es jodido hacer algo bueno de escuchar y de ver. Pero tuvimos muy buenas sensaciones mientras hacíamos el álbum y creo que eso se nota en el disco. Haber retomado ahora el synth pop no marca un cambio de dirección en la banda, al menos no necesariamente. Del mismo modo que lo “experimental” que podía haber en Fundamental tampoco marcaba el inicio de otra era.

–Podrían haber terminado como los Spinal Tap haciendo free jazz sin Nigel...

–¡Claro! Y diciendo: “Esta es la nueva dirección de la banda, ojalá que les guste” Pero no, en Pet Shop Boys jamás hubo una dirección determinada, siempre hicimos lo que tuvimos ganas de hacer en el momento en el que quisimos hacerlo. Y creo que esto que le digo tal vez sea la forma más sintética de definir lo que es la música pop.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.