espectaculos

Domingo, 27 de febrero de 2011

MUSICA › EL TEATRO COLON PRESENTO SU TEMPORADA MUSICAL PARA ESTE AÑO

Grandes planes, certezas chicas

Con problemas gremiales sin resolver y el comienzo de las actividades artísticas en la nebulosa, la dirección del teatro prescindió de las ceremonias para dar a conocer sus planes para 2011. Entre los platos fuertes están Jarrett y La Fura dels Baus.

 Por Diego Fischerman

La noticia se divide en dos: la presentación de la temporada 2011 del Teatro Colón y la duda cierta acerca de su viabilidad. La contradicción aparece dramatizada, además, en la naturaleza del anuncio. Lo que iba a ser una conferencia de prensa, pública y en el remozado Salón Dorado de la sala, debió ser suspendida, según la comunicación oficial, en virtud de que aún se encuentra sin solución la situación gremial que llevó al cese de actividades decretado por un sector de los trabajadores. La programación llegó entonces, sin fastos, por correo electrónico. Por un lado, se ven las muestras del buen criterio del director artístico del Teatro Colón, con una programación que muestra puntos altísimos, imaginación y hasta cierto espíritu de riesgo. Por el otro, son visibles las fallas en la conducción política y las dificultades para el diálogo del director general del teatro. El único problema es que ambos directores son el mismo: Pedro Pablo García Caffi.

Más allá del conflicto con los representados por los delegados de ATE –uno de los dos gremios con peso en el Colón– y de la discusión bizantina acerca de su real representatividad, ya que, en los hechos, son capaces de hacer interrumpir las actividades artísticas del teatro, y al mismo tiempo en que otro minisainete sacudía la opinión pública cuando un cartonero encontraba partituras del archivo del teatro en un container destinado a la basura, la dirección de la sala anunció la temporada. Si se olvida por un momento que podría no llevarse a cabo en absoluto, hay en ella un salto cualitativo digno de mención, sobre todo si se la compara con la palidez conseguida hasta ahora en el Colón por la actual gestión de gobierno, empezando con la parálisis que había generado el primer director elegido por Macri, el indefinible melómano Horacio Sanguinetti. Y en ese sentido, ya la apertura, con una de las grandes óperas del siglo XX, El gran macabro, de György Ligeti, y con puesta de La Fura dels Baus, sienta el precedente. La obra, compuesta en la década de 1970 y reescrita a fines de los ’90, en que fue presentada en el Festival de Salzburgo, subirá a escena el 29 de marzo y contará con dirección escénica de Valentina Carrasco, dirección musical de Baldur Brönninmann, diseño escenográfico de Alfons Flores y concepción visual de Alex Ollé. Y el otro plato fuerte –fuertísimo, podría decirse– será el que abra el Abono Centenario. Tal como este diario había anticipado, el 12 de abril estará, en el escenario del Teatro Colón, el genial pianista Keith Jarrett, que ha hecho de sus conciertos solistas, ya desde aquellos fundantes en Köln, Bremen y Lausanne hasta los más recientes en la Opera de París, en Musikverein de Viena o en La Scala de Milán, un género en sí mismo. La música, o en todo caso la puesta en escena de la improvisación más radical, como viaje impredecible a través del sonido.

El segundo título del año, con estreno previsto para el 10 de mayo, será La flauta mágica, de Wolfgang Amadeus Mozart, con puesta de Sergio Renán, diseño de escenografía de Juan Pedro de Gaspar, dirección musical de Frédeéric Chaslin y con Patrick Henckens, Lyuba Petrova y Laura Belli como intérpretes principales. El 7 de julio subirá a escena El Tríptico, de Puccini, dirigido musicalmente por Richard Buckley y con puesta en escena de Stefano Poda. La puesta de Olivia Fuchs de Pelléas et Melisande, de Debussy, se estrenará el 9 de agosto, conducida musicalmente por Emmanuel Villaume, y la régie de Lohengrin, de Wagner, realizada por Roberto Oswald, será estrenada el 20 de septiembre. El compositor residente del teatro, el veterano Mario Perusso, estrenará su Fedra el 18 de octubre y el 29 de noviembre llegará una opereta, La viuda alegre, de Franz Lehár, dirigida musicalmente por Gregor Bühl. O sea, una temporada operística sin estrellas del canto pero concebida con equilibrio.

La Filarmónica, que sigue con Arturo Diemecke como su director musical, presentará algunas obras y solistas interesantes aunque su criterio de programación dista de sorprender. Con una mayoría de títulos que responden a los aniversarios redondos del nacimiento o muerte de sus compositores, abunda en la repetición de ciertas estéticas y la omisión de otras insistiendo, además, en titular a cada concierto con fórmulas cuya ingenuidad bordea el involuntario humorismo, de las que “Sutilezas del arte”, “Ecos celestiales”, “Música para pensar” o “Sabidurías del Este” (no se refiere al Uruguay) son apenas una muestra. Entre lo interesante estará la excelente Lucrecia Jancsa haciendo el Concierto para arpa de Ginastera, Antoni Wit dirigiendo la Sinfonía No. 2 de Szymanovski, el estreno de Last Round, de Golijov, y Joshua Bell en el Concierto para violín de Brahms. Tanto aquí como en el terreno de la ópera sigue siendo notoria, en todo caso, la asignatura pendiente más importante de esta gestión: la falta de una política de estímulo a creadores menores de cuarenta años (una edad en la que los grandes maestros actuales, empezando por Gandini, Etkin y Kropfl, ya tenían una carrera de peso). Es en el Abono Bicentenario donde aparecen las luminarias de mayor peso. Además de Jarrett allí estarán el pianista Nelson Goerner, el dúo de las pianistas Katya y Marielle Labèque y la notable cantante argentina Verónica Cangemi, que se presentará con una orquesta barroca conformada con los mejores instrumentistas locales dentro de las corrientes historicistas. Por el lado del CETC, resultan remarcables el taller que dirigirá Alejandro Tantanian, el encargo de una ópera a Lucas Fagin y las presencias del Ensemble Laborintus y del compositor argentino radicado en Francia Luis Naón.

Compartir: 

Twitter
 

La muñeca de La Fura dels Baus será uno de los atractivos de la puesta en la ópera de Ligeti.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.