espectaculos

Lunes, 6 de febrero de 2012

MUSICA › FESTIVAL DE LA SALAMANCA, CINCO NOCHES A PURO FOLKLORE

La gran fiesta de los santiagueños

Desde los locales Peteco Carabajal y Raly Barrionuevo hasta los “extranjeros” Bruno Arias, Chaqueño Palavecino y Jorge Rojas, animaron la legendaria celebración que convocó a unas 30 mil personas por noche.

 Por Pablo Donadio

Desde La Banda, Santiago del Estero

Dicen que el diablo salamanquero no sólo habita el monte. Aquí parece estar escondido en las caritas risueñas de las santiagueñas, en las mudanzas de zapateadores, en los rasguidos de chacareras y repiques de legüeros. Esa magia se enciende estos días sobre todo, cuando los patios de tierra familiares ceden la posta a un encuentro que revitaliza lo popular, en torno de su identidad. Ya van cuatro noches de la edición 21 del Festival de la Salamanca, que ha convocado a un promedio de 30 mil personas por jornada, con mate, fernet y reposera para seguir de fiesta hasta que el sol derrite ideas sobre la cancha del club Sarmiento. ¿El motivo? La gran cartelera que año a año instala esta fiesta entre las mejores del país: los locales Peteco Carabajal, Raly Barrionuevo, Horacio Banegas y los dúos Coplanacu y Orellana-Lucca se enriquecieron con la llegada federal de los cuyanos Orozco-Barrientos, los jujeños Coroico y Bruno Arias, el salteño Chaqueño Palavecino, el riojano Sergio Galleguillo, el neuquino-salteño Jorge Rojas y otros destacados del género como Mavi Díaz, Franco Luciani, Fabricio Rodríguez y Abel Pintos. Asimismo, bandas prometedoras como La Brasa, Don Argañaraz y Ultravioleta van siguiendo el camino del legendario Jacinto Piedra, de Pablo Raúl Trullenque y don Sixto Palavecino. Sumado a ello, el “imán festivalero” se puso en acción con artistas consagrados en lo pop melódico, como Alejandro Lerner y Axel, uno de los encargados del cierre de hoy, que junto a Marcelo Mitre, los históricos Manseros Santiagueños y el guarachero Marcelo Veliz, pondrán llave hasta 2013.

Música y conciencia

Baile y música se complementaron con ferias y productos locales, haciendo gala de arropes de tuna y chañar, licores de mistol o budines de algarroba, elaboraciones criollas y de neta tradición quechua. Sosteniendo la memoria lugareña, interesante movida fue la de los hermanos Lugones, músicos locales que armaron una juntada en el Parque Aguirre a la que Peteco Carabajal, Orellana-Lucca y La Pesada Santiagueña, entre otros, dieron entidad. Ante más de mil personas, dejaron claro que la preocupación por la contaminación creciente del Miski Mayu no sólo es problema de los santiagueños, sino de las provincias vecinas. Allí se exhibieron estudios de dos universidades que aseguran que tal es la contaminación del río, que los residuos y partes orgánicas recibidas se corresponden a una ciudad con más de 50 millones de habitantes. Otro evento destacado y concatenado con el festival fue La Siesta Salamanquera, en el patio de la abuela Carabajal, al estilo de las peñas paralelas de Cosquín, La Chaya o el Festival del Chamamé, dejando claro que aquí también se compite en primera. La nostalgia también hizo de las suyas por estos días, ya que para muchos músicos los recuerdos se entreveran con la alegría desbordante de ser representantes en suelos peregrinos. “A veces se exagera al decir si no estás en Buenos Aires no existís, pero es difícil defender lo nuestro sin grandes medios masivos, sin la repercusión y difusión del circuito comercial. Igual tratamos de verlo como un desafío, complejo, pero lindo”, asegura Nicolás, del dúo Don Argañaraz, que junto a su hermano Diego y tras un paso temporal por la capital porteña, han decidido recalar nuevamente en Santiago.

Curiosidades

Mucho se dijo últimamente sobre Raly Barrionuevo, entre otras cosas por la extraña situación que vive aquí en Santiago, y que él mismo, junto al bailarín Juan Saavedra, ha denunciado. Sin embargo, la imagen del santiagueño pareció manoseada por algunos cruzados anti K, y por momentos todo se volvió pan y circo. Causó también curiosidad leer en los principales diarios de la provincia al día siguiente de su presentación, nombrar al Chaqueño Palavecino y a Marcelo Toledo como los destacados de la noche, y ningunear a Barrionuevo al punto de ni siquiera nombrarlo. Nuevo Diario, incluso, publicó que en el escenario se presentaron “Orozco-Barrientos, Coroico, La Pesada Santiagueña, Miel de Palo, Cima, El Perfil, Ramón Alvarez, Tanta, Adela Saavedra, y muchos artistas más”. Página/12 cubre este festival desde el primer día, y puede asegurar que la recepción del oriundo de Frías, que se subió con militantes del Movimiento Campesino de Santiago del Estero (Mocase), fue emocionante. Incluso la comisión organizadora le entregó una mención por su “contribución al crecimiento del festival”. Los ecos por la lucha contra la minería en Famatina y los reclamos por el asesinato del militante Cristian Ferreyra se hicieron sentir en el mismo escenario.

Compartir: 

Twitter
 

Bruno Arias junto al Ballet de Jujuy, en el festival que hoy vivirá su cierre.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.