espectaculos

Viernes, 24 de mayo de 2013

MUSICA › CECILIA TODD SE PRESENTA ESTA NOCHE EN BUENOS AIRES

“No tengo ganas de bajarme”

Para la notable cantante venezolana, el escenario es su lugar natural, las canciones su modo de expresión y el cuatro su instrumento esencial. “Me gustaría profundizar la relación cultural entre nuestros países, lograr una conexión cultural estrecha”, dice.

 Por Santiago Giordano

Volver a Buenos Aires, para Cecilia Todd, es una sana y celebrada costumbre. Feliz de llegar una vez más a la ciudad que le conserva amistades y afectos, la cantante venezolana se prepara para presentar En solitario, un espectáculo que la pone, solita junto a su cuatro, frente a ese teatro de bellezas y pasiones que constituyen, más acá o más allá en el tiempo, las canciones tradicionales de su país. Todas las noches, desde hoy y hasta el próximo viernes, a las 21 en Café Vinilo (Gorriti 3780), Todd, una de las voces más cálidas y sentidas de América, dialogará con ese repertorio en el que los nombres de Simón Díaz, Otilio Galíndez y Henry Martínez, por ejemplo, son las señales luminosas de la manera de ser y cantar de un pueblo.

Sola con su cuatro. Podría ser para Todd una manera de volver a las raíces y, acaso, a la niñez, a las primeras canciones. “No lo había visto así, pero es verdad que tocar sola me recuerda a mi niñez, cuando andaba cuatrico en mano cantando por los rincones”, evoca la cantante, y confiesa que nunca imaginó que dedicaría su vida a la música como profesional. “Canté desde siempre por puro placer –explica–, pero no tomé yo la decisión de ser profesional. Simplemente las cosas se fueron orientando en ese sentido y cuando me di cuenta ya estaba en un escenario para siempre. Ya llevo 40 años en esto, y sin ganas de bajarme.”

Con ese acento que baja directamente del color de sus canciones, Todd habla también de Niño Jesús de Merey, su último disco publicado en Argentina. Se trata de un trabajo que tiene que ver con aguinaldos, la música de la tradición navideña venezolana, en el que traza otro mapa posible de la Venezuela musical y reúne además numerosos invitados. “Este disco era una cuenta pendiente que tenía conmigo misma”, dice. “La Navidad en Venezuela se celebra intensamente, hay muchísimas tradiciones, pero la más importante es la musical, que es muy rica. Todos empezamos a cantar de pequeños cantando aguinaldos. Me gusta muchísimo la música navideña, la disfruto intensamente. Como siempre, quise que en este trabajo estuvieran presentes las diferentes zonas de Venezuela, con sus características y, además, muchos músicos amigos compartiendo esta emoción.”

Saldada esta cuenta pendiente, Todd expone otras, que tienen que ver con la necesidad de trazar puentes musicales entre los países de Latinoamérica. “Me gustaría profundizar la relación cultural entre nuestros países, lograr una conexión cultural estrecha entre toda Latinoamérica”, enfatiza. “Lamentablemente estamos muy lejos unos de otros en lo cultural, conocemos muy poco lo que pasa en nuestros países vecinos. En Venezuela no se sabe qué es una chacarera, de México conocemos sólo los mariachis, de Colombia la cumbia comercial. Los tambores nuestros no se conocen en Argentina, por ejemplo. Tendríamos que usar mecanismos como la Unasur, la Celac, que ya los tenemos funcionando maravillosamente bien en otros ámbitos, para unirnos culturalmente también, no sólo a nivel económico o tecnológico.”

–¿Cómo perdura y se proyecta la tradición musical de su país en la complejidad cultural y comercial de estos tiempos?

–En Venezuela se conservan intactas, no sin trabajo, muchas tradiciones, sobre todo en el interior. Es una batalla permanente, porque el aparato comercial es avasallante y hay que estar muy atentos, pues la idea es borrar las raíces de los pueblos y hacer una cultura global, que es justamente lo que están logrando. Tenemos que defender a capa y espada nuestra propia identidad, es la única manera de permanecer en el tiempo con una cultura propia.

–¿De qué manera se siente ligada a esas tradiciones?

–Me siento orgullosamente ligada en todo sentido. Por eso es que sigo cantando nuestros sentires, que son muy ricos y variados. Los defiendo por encima de todo. Estoy muy feliz porque hace un mes el cuatro fue nombrado Patrimonio en Venezuela. Por lo mismo se decretó el 2013 como año del cuatro y en relación con él se han diseñado variadas actividades hasta abril del 2014. También va a ser materia obligatoria en las escuelas y colegios.

Hablando de política cultural, Todd destaca lo que Venezuela logró en años de Revolución Bolivariana. “Una de las fortalezas de este proceso ha sido la cultural”, explica. “Se abrieron para todos las puertas de los teatros que antes habían sido sólo para una elite, se crearon espacios, se recuperaron salas de inmenso valor que estaban abandonadas. También hay una política editorial que brinda libros a precios súper económicos, existe el Sistema de Culturas Populares, se hizo la Villa del Cine para apoyar el cine nacional. Infinidad de cosas que han puesto a la cultura al alcance de todos. Y esta política cultural crece cada día.

–En lo musical, ¿cómo es el presente venezolano? ¿Qué destacaría y qué cambiaría?

–Este es un país riquísimo musicalmente y estamos en un momento estelar para la cultura. Tenemos muchos músicos, cantantes, compositores, haciendo todo tipo de música: desde la tradicional, pasando por el jazz y el hip hop, hasta la académica. En este sentido es muy importante El Cendis (Centro Nacional del Disco), un ente adscrito al Ministerio de Cultura que graba y reproduce a artistas absolutamente gratis. Cualquiera tiene acceso a estos beneficios. Hay una comisión de selección integrada por seis personas, donde me incluyo, que se encarga de evaluar y seleccionar los proyectos que llegan al Cendis. Es una oportunidad maravillosa, que ha estimulado la creación musical. Por otro lado, desde mi punto de vista, se le ha dado un apoyo desproporcionado a lo que llaman el sistema de orquestas infantiles y juveniles. Esto ha dado como resultado que los niños prefieren tocar violín al cuatro. Conocen la música eurocentrista, pero no saben que existe un joropo oriental o unas décimas zulianas. Encontrar un cuatro no es fácil; muchos constructores de instrumentos tradicionales trabajan reparando instrumentos para las orquestas. Como le digo, se están haciendo cosas maravillosas en cuanto a la música tradicional, pero necesitaríamos que el apoyo sea parejo. Para mí es más importante la música que nos identifica que una música globalizada.

–¿Cómo se vive en Venezuela sin Chávez?

–Su muerte fue un golpe muy duro. Se siente su ausencia. Chávez llenaba el espacio diario, no sólo a nivel político, a nivel humano, era un líder en todo el sentido de la palabra. Tenemos que seguir adelante, ya sin él, porque el proceso no se detiene, debe continuar. Tenemos que seguir en la batalla, aunque la situación no está fácil. Es un país con mucho petróleo, lo que significa que nos tienen muchas ganas. Hubo un brote de fascismo preocupante en el que los medios de comunicación, nacionales e internacionales, jugaron un papel importante y negativo. Vivimos una agresión mediática permanente, difamante, mentirosa, provocadora, muy fuerte. Es triste y preocupante que lo que se sepa de Venezuela sea una visión distorsionada, arreglada por intereses de algunos.

Compartir: 

Twitter
 

La cantante presenta En solitario todas las noches desde hoy hasta el viernes, en Café Vinilo.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.