espectaculos

Jueves, 18 de julio de 2013

MUSICA › LEE RANALDO PRESENTó BETWEEN THE TIMES AND THE TIDES

La marea que no se detiene

El guitarrista se descubrió a sí mismo como compositor consuetudinario de canciones tras la “pausa” en la que entró Sonic Youth y ahora busca nuevos caminos para su arte. El martes, en Vorterix, adelantó canciones de su próximo disco, Last night on Earth.

 Por Roque Casciero

“Hammer Blows” arranca con Lee Ranaldo acompañándose sólo con su guitarra, pura intimidad, casi como en el disco Between the times and the tides, pero el pulso de The Dust interviene pronto... y de repente todo se carga de insólita electricidad: el guitarrista sale de atrás del micrófono, toma un arco de violín y ataca a su instrumento desde todos los ángulos posibles. Pero, claro, después de esa electricidad avasallante, la canción sigue por su cauce natural. Business as usual para Ranaldo, quien durante treinta años encontró la vuelta para meter al noise en el rock junto a sus compañeros de Sonic Youth. Nunca viene mal recordar que en su primera visita a la Argentina, en 1998, Ranaldo dejó pasmado a medio Cemento cuando, en medio de una performance experimental junto al baterista William Hooker, hizo un “solo” con el cable enchufado al amplificador pero no a la guitarra. Sin embargo, más allá de que los lazos del músico con su pasado reciente son evidentes –y forman parte de su ser–, ha crecido como artista desde que Sonic Youth entró en una “pausa” por el divorcio entre Thurston Moore y Kim Gordon. Eso es notorio tanto en la fluidez con la que compone canciones –en aquella banda aportaba una o dos por álbum– como por las múltiples actividades en las que se desenvuelve, tanto en la música como en las artes plásticas.

Una de las novedades de Ranaldo es la de estar al frente de una banda. Y qué banda. The Dust replica el formato inicial de Sonic Youth e incluso cuenta con el baterista histórico de aquel cuarteto, el enorme Steve Shelley, pero va en camino a constituir su propia personalidad: el guitarrista Alan Litch y el bajista Tim Luntzel (que tocó con remera de Pescado Rabioso) no ofician de reemplazantes de nadie, sino que aportan miradas musicales propias. Y aunque el debut de Ranaldo con un álbum cancionero fue hace poco más de un año (el mencionado The times...), ya grabó un disco acústico todavía inédito y tiene listo uno eléctrico junto a The Dust (Last night on Earth), que aparecerá en octubre. Algunas de las canciones de este álbum fueron adelantadas durante el show del martes (la que le da nombre al disco, “Lecce, leaving” y “Key/hole”), en lo que prefigura un mayor alejamiento del sonido que el guitarrista había desarrollado en Sonic Youth.

Hubo también dos covers, porque Ranaldo prefiere no tomar por asalto el arcón de sus aportes compositivos a SY. Primero anunció una canción de David Crosby, pero se había salteado su propia “Lost” de la lista, entonces después de tocar esta última cambió de idea y fue con “Revolution blues”, de Neil Young. La versión fue electrizante, con las RMP subidas a pleno por Shelley, igual que la de “Thanks for sending me an angel”, de Talking Heads (“una banda muy rara y muy normal a la vez”, dijo el guitarrista). Durante varios pasajes del show, Ranaldo explicó la génesis de algunas canciones: “Xtina as I knew her”, por ejemplo, remite a una chica de su grupo de amigos de la adolescencia a la que no volvió a ver; “Shout” tiene que ver con una foto de unos disturbios en Canadá (la mostró pegada en la parte de atrás de su guitarra) y con el movimiento Occuppy Wall Street. El resto fue rock cancionero, súbitos electroshocks, con grandes momentos en la seguidilla entre “Thanks...” y “Fire island”, en la que el corte de cuerda fue aprovechado por el guitarrista para explorar otros caminos; y en el cierre con la flamante “Lecce, leaving”, en la que el diapasón de su Fender Jazzmaster recibió descargas de un puñado de campanitas.

Si en Sonic Youth se caracterizó por intentar el riesgo y la novedad casi de modo permanente, en su show solista porteño Ranaldo no se quedó atrás. Además de arrancar el concierto con una canción inédita, la única “concesión” a su pasado en el cuarteto fue el cierre con “Genetic”. O sea, con el lado B de un simple. Y fiel al espíritu independiente que guió a su antigua banda hasta que se hizo demasiado grande, anunció que se iba para el puesto de venta de remeras a saludar a quienes quisieran charlar un rato con él. Ranaldo, entonces, navega entre los tiempos y las mareas intentando arribar a nuevas costas, con Sonic Youth como una posibilidad que está lejos de desvelarlo.

8-LEE RANALDO & THE DUST

Músicos: Lee Ranaldo (voz y guitarra), Steve Shelley (batería), Alan Litch (guitarra) y Tim Luntzel (bajo). Banda invitada: Valle de Muñecas.

Lugar: Teatro Vorterix, martes 16 de julio.

Público: 700 personas.

Duración: 1 hora 40 minutos.

Compartir: 

Twitter
 

Además de su próximo álbum eléctrico junto a The Dust, Lee Ranaldo ya grabó otro acústico.
Imagen: Sandra Cartasso
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.